actas de la reunión de octubre

La Fed frenará los estímulos "en una de las próximas reuniones"... si los datos lo toleran

El banco central estadounidense deja entrever que quiere empezar a reducir los estímulos pronto... pero que todo dependerá de la evolución de la economía

Foto: El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke
El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke

La Reserva Federal (Fed) propone. Pero es la economía la que dispone. Mientras la segunda no afiance su recuperación, la primera no reducirá sus estímulos monetarios anticrisis. Así lo confirman las actas de la reunión de política monetaria que el banco central de Estados Unidos celebró a finales de octubre. Este documento desliza la sensación de impotencia que trasluce la institución presidida por Ben Bernanke. Porque da la impresiòn de que quiere frenar el ritmo de su tercer programa de compras de deuda (QE3), pero que no puede porque la recuperación todavía no es lo bastante sólida para hacerlo. 

"Muchos miembros acentuaron la naturaleza dato-dependiente del actual programa de compras y algunos subrayaron que, si las condiciones económicas lo permiten, [la Fed] podría decidir la reducción del paso de las compras en una de las próximas reuniones", detallan las actas. El problema para los intereses de Bernanke en su intención de salvaguardar la credibilidad de la Fed es que este mensaje suena ya a viejo; es decir, que pierde fuerza por parecer poco creíble a fuerza de ser repetido. Eso sí, para un mercado enganchado a los extraordinarios estímulos del banco central estadounidense ese recordatorio fue recibido con decepción, de ahí los números rojos con los que Wall Street digirió las actas este miércoles

Más que nada, suena repetitivo porque Bernanke ya mostró un calendario tentativo con unas intenciones similares a mediados de junio. En ese momento, anunció que la voluntad de la Fed consistía en comenzar a reducir el QE3 (una maniobra conocida como tapering) "a finales de 2013", para retirarlo por completo "a mediados de 2014". Las actas certifican que el deseo de la Fed no ha cambiado, que sigue queriendo aminorar las compras del QE3, con el que viene dedicando 85.000 millones de dólares mensuales a la adquisición de deuda pública e hipotecaria desde diciembre de 2012, pero que la evolución de la economía se lo impide

Si la Fed continúa sin verlo claro se debe, fundamentalmente, a la lenta recuperación del mercado laboral. Aunque el desempleo ha caído desde el 10% al que escaló en 2009 hasta el 7,3% actual, la institución reconoce que continúa siendo una cota "elevada". Como muestra, la media del último medio siglo se limita al 6,1%. 

Pero Bernanke no sólo tiene ojos para el empleo. Tampoco se olvida de los precios, porque Estados Unidos tampoco se despoja de los temores deflacionistas que se respiran en buena parte de los países desarrollados. Tras caer de forma inesperada una décima mensual en octubre, la inflación arrojó el mes pasado una tasa interanual del 1%, la más reducida desde 2009. 

El banco central estadounidense no tiene demasiado tiempo para reunir más datos que le convenzan de la conveniencia de frenar el QE3 en 2013. Por delante sólo le queda una cita, la de los días 17 y 18 de diciembre, para tomar esa decisión. Hasta entonces, las cifras de empleo de noviembre, que se publicarán el 6 de diciembre, resultarán determinantes para intuir la decisión que adoptará en esa reunión. 

Primera criba para Yellen 

Con los inversores diseccionando aún el contenido de las actas, el foco seguirá pegado a la Fed, cuya actividad no cesa. Este jueves, el Comité de Asuntos Bancarios del Senado someterá a votación la candidatura oficial de Janet Yellen para sustituir a Bernanke en la presidencia de la Fed desde febrero de 2014. Los 22 miembros de este organismo se reunirán a partir de las cuatro de la tarde -hora española- y anunciarán su veredicto durante la tarde. 

Como 12 de esos 22 miembros son del Partido Demócrata y ha sido uno de los suyos, Barack Obama, quien propuso la nominación de Yellen a comienzos de octubre, no se esperan sorpresas y todo indica que el Comité ratificará su candidatura. Ahora bien, el mercado seguirá con atención el respaldo que consigue. En la reelección de Bernanke en 2010, esa votación mostró una importante disensión, puesto que logró 16 adhesiones, pero se encontró con 7 votos en contra. 

Si supera esta cribra, a Yellen sólo le quedará una más antes de convertirse en la primera mujer en presidir la Fed en su centenaria historia. Consistirá en otra votación, en la que esta vez participarán todos los senadores, que todavía no cuenta con fecha oficial. 

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios