el senado debate su nombramiento

La candidata Yellen defiende hoy sus credenciales para presidir la Reserva Federal

La hora de la verdad definitiva para Janet Yellen ya ha llegado. Hoy acudirá al Senado en su carrera final para convertirse en la primera mujer en presidir la Fed

Foto: Yellen, Obama y Bernanke, en la presentación de la primera como candidata oficial para ser la próxima presidenta de la Fed
Yellen, Obama y Bernanke, en la presentación de la primera como candidata oficial para ser la próxima presidenta de la Fed

La cuenta atrás definitiva para elegir al sustituto de Ben Bernanke al frente de la Reserva Federal (Fed), el banco central de EEUU, comienza hoy. La candidata oficial, Janet Yellen, defenderá sus credenciales ante el Comité de Asuntos Bancarios, Residenciales y Urbanos del Senado a partir de las cuatro de la tarde -hora española-. Será la primera criba. En caso de superarla, en las próximas semanas su nominación llegará al Senado, donde se celebrará la votación final para su designación. 

¿Supone la cita de hoy un mero trámite? En apariencia, sí, pero en realidad, no. El Comité de Asuntos Bancarios está formado ahora por 22 miembros, 12 de los cuales pertenecen al Partido Demócrata. Teniendo en cuenta que ha sido Barack Obama el que ha elegido a la candidata, parece que Yellen tiene garantizado el respaldo mayoritario que necesita.

Bernanke fue reelegido en 2010 con la mayor oposición en la historia de la Reserva Federal

Ahora bien, no es lo mismo pasar este corte con poca oposición que con mucha. En la reelección de Bernanke en 2010, la división fue muy evidente en el Comité, puesto que contó con 16 votos a favor y 7 en contra. Este resultado constató la disensión existente en torno a la estrategia anticrisis que estaba siguiendo Fed, una división que quedó confirmada luego en la votación final del Senado. Primero, porque los opositores a Bernanke apuraron el proceso al máximo, puesto que lograron retrasar esa votación hasta el 28 de enero cuando su primer mandato expirada tres días después. Y segundo, porque fue reelegido, pero con el rechazo de 30 de los 100 senadores, el menor apoyo en la historia de la Fed

Tras casi medio año de silencio

Además de descifrar el respaldo con el que contará Yellen, su comparecencia de hoy será relevante porque permitirá conocer de primera mano la posición de la candidata con respecto a la actual política de la Fed. Sobre todo, en lo que se refiere a la tercera ronda de estímulos cuantitativos (QE3), con la que la entidad viene inyectando en el sistema 85.000 millones de dólares al mes con la compra de deuda pública e hipotecaria. Teniendo en cuenta que Yellen ha estado muda durante más de cinco meses -su última comparecencia pública se remonta a comienzos de junio- y que Bernanke ha jugado al gato y al ratón con los inversores y los agentes económicos con respecto a la progresiva retirada (tapering) de los estímulos, la expectación en torno a su comparecencia será máxima. 

Considerada una aliada fundamental de Bernanke en la puesta en marcha de los distintos programas de compra de deuda (QE1, QE2 y QE3) y etiquetada como una paloma, el argot con el que se identifica a los banqueros centrales más blandos, el mercado escrutará cada palabra que pronuncie con respecto al futuro de los estímulos monetarios más extraordinarios. Por el momento, los inversores ya tienen en su poder el alegato que Yellen pronunciará para presentar su candidatura, puesto que la Fed lo publicó ayer por la noche en su página web

Yellen, que recuerda que lleva 36 años al servicio de la Fed, opina que el paro sigue demasiado alto

Tal como se esperaba, en esa intervención inicial, que luego dará paso a las preguntas de los senadores, Yellen muestra una línea continuista con respecto a la política de Bernanke. Tras subrayar que ya lleva 36 años desempeñando distintos cargos en la entidad, defiende que la mejor contribución que puede hacer ahora la Fed es apuntalar la recuperación. "Creo que apoyar la recuperación hoy es el paso más seguro para retornar a una situación más normal de la política monetaria", sostiene. 

Al mismo tiempo, y como ya viene reiterando la institución en sus reuniones, Yellen opina que el paro "es todavía demasiado alto" pese a haber bajado del 10 al 7,3%, con lo que da a entender que, por el momento, es partidaria de mantener los estímulos. También lo es, y asi lo confiesa, de seguir adelante con la política de "apertura y transparencia" protagonizada por la Fed en los últimos años. En este sentido, recuerda que ella desempeñó un papel clave en la incorporación de un objetivo de inflación, algo inaudito en la historia de la entidad, puesto que esa novedad "ha enviado un claro y poderoso mensaje" de los objetivos que persigue el banco central y de su determinación para alcanzarlos. 

El discurso con el que se presenta ante el Comité también destila cautela. Consciente de que lanzar compromisos sobre los estímulos o alterar la estrategia actual puede generar tensiones en el veredicto de esos 22 senadores, la candidata plantea una intervención sin estridencias ni grandes titulares. Y eso también será relevante, porque el mercado analizará igualmente la puesta en escena de Yellen para comprobar cómo se expone a las preguntas de los senadores y qué tal comunica, una cualidad fundamental en los bancos centrales del siglo XXI. 

Fin del culebrón

La elección del sustituto de Bernanke, que ocupará el cargo hasta el próximo 31 de enero, ha sido un culebrón en los últimos meses. Pese a que Bernanke ya había mostrado públicamente en marzo su voluntad de no optar a un tercer mandato, Obama esperó hasta octubre para despejar la incógnita. El silencio del presidente de EEUU alimentó las especulaciones sobre quién iba a ser el nuevo sheriff del banco central.

En esas quinielas comenzó a cobrar ventaja el exsecretario del Tesoro Larry Summers, que parecía ser el preferido de Obama. Sin embargo, y ante el apoyo explícito que buena parte de la comunidad académica manifestó a Yellen, Summers renunció a la sucesión a mediados de septiembre. Esta decisión allanó el camino para la llegada de Yellen, a la que Obama convirtió ya en candidata oficial en octubre. Fue entonces cuando comenzó la cuenta atrás para que se convierta en la primera presidenta en la centenaria historia de la Fed. A partir de hoy, ese proceso entra en su última fase. 

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios