REUNIÓN DEL BANCO CENTRAL EUROPEO

La deflación no puede esperar: Draghi baja los tipos al 0,25% y prolonga la 'barra libre'

Los precios preocupan. Y el BCE ha reaccionado de forma inmediata, con una rebaja del precio del dinero hasta el mínimo histórico del 0,25%

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi
El presidente del BCE, Mario Draghi

Acción: el pasado jueves se conoció que la inflación provisional de octubre en la Eurozona reculó hasta el 0,7%, el nivel más bajo desde 2009. Reacción: una semana después, el Banco Central Europeo (BCE) rebaja los tipos de interés en un cuarto de punto, hasta el mínimo histórico del 0,25%. Así, sin la necesidad de esperar más tiempo o de recabar más estadísticas, la entidad presidida por Mario Draghi ha dado un paso al frente para abaratar el precio del dinero y luchar contra la desaceleración de los precios. 

Porque esta prisa demuestra que sí le preocupa la moderación de la inflación y que va a tomar cartas en el asunto para evitar que desemboque en deflación –caída general y continuada de los precios-, el mal contra el que Japón lleva luchando durante más de 10 años. Como las comparaciones son odiosas, y en este caso lo son más por las dificultades que está encontrando el país asiático para dejar atrás las presiones deflacionistas, el presidente del BCE ha separado la realidad europea de la japonesa. "No creo que la situación de Europa sea similar a la de Japón". 

Eso sí, Draghi ha reconocido que la Eurozona se enfrenta "un prolongado periodo de baja inflación", y para hacer frente a esta situación se ha comprometido a mantener la actual estrategia monetaria "tanto tiempo como sea necesario". Draghi ha precisado que el recorte se ha ejecutado porque "una gran mayoría del Consejo ha visto necesario actuar". "Los superbajos datos de inflación recientes han ayudado probablemente a convencer a algunos de los miembros más duros del Consejo", Tanguy Le Saout, director de renta fija europea de Pioneer Investments.

En paralelo, también ha reducido el interés de la facilidad marginal de crédito en un cuarto de punto, hasta el 0,75%, mientras que ha dejado en el 0% el interés de la facilidad de depósito. De este modo, rompe la simetría que siempre ha existido en el corredor entre los tipos oficiales y las otras dos herramientas monetarias. Aunque puede haber más novedades en el futuro para restaurar esa simetría. ¿Cómo? Situando los intereses de la facilidad de depósito en terreno negativo. "El BCE está definitivamente preparado para mover los tipos de la facilidad de depósito", ha reconocido Draghi. 

Este descenso de los intereses es el quinto que el BCE emprende bajo la batuta de Draghi. Y sobre todo constata cómo ha mudado la piel de la institución monetaria desde su llegada a la presidencia en noviembre de 2011. De hecho, en su primera reunión como máximo mandatario ya abarató el precio del dinero por sorpresa. Marcó así que empezaba un nuevo tiempo, la Era Draghi, en el BCE. Una época de mayor sensibilidad con respecto a la situación financiera, económica y soberana de la región. Con la rebaja anunciada hoy ratifica esa impresión por la celeridad con la que ha reaccionado a los débiles datos de inflación conocidos la semana pasada. 

También ha influido la reciente fortaleza del euro, aunque Draghi haya afirmado que el asunto cambiario ni siquiera ha formado parte de los debates. "Los riesgos deflacionistas y un euro más fuerte parecen haber motivo el movimiento del BCE", apuntan desde ING CB. 

Y puede haber más

Pero no se ha quedado ahí. Draghi ha anunciado en la rueda de prensa que la entidad prolongará la barra libre de liquidez, mediante la que viene prestando a los bancos tanto dinero como le piden y a un interés definido en las operaciones periódicas de financiación que realiza, hasta julio de 2015. Es decir, la mantendrá durante un año más de lo previsto hasta ahora. 

El banquero italiano también ha precisado que esta reducción de los intereses no modifica la hoja de ruta sobre los tipos de interés que el BCE ya venía manejando desde julio. De este modo, ha ratificado que "los tipos continuarán al nivel actual o más bajos durante un largo periodo de tiempo". Draghi ha precisado que en el seno de la entidad hay "unanimidad" con respecto a esta guía futura sobre los tipos. "Pese al recorte de los tipos, el BCE todavía mantiene su sesgo bajista sobre los intereses. Por tanto, no cierra la puerta a más reducciones", refrendan desde Morgan Stanley. 

Con respecto a la situación económica, además de las alusiones a los precios, ha reiterado el mensaje de que "los riesgos sobre el crecimiento siguen siendo a la baja". O lo que es lo mismo, que aún existen riesgos de que la actividad se debilite. 

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios