El MARF aspira a quitarse la sombra del MAB para ser una auténtica alternativa
  1. Mercados
inauguración oficial del mercado

El MARF aspira a quitarse la sombra del MAB para ser una auténtica alternativa

Las comparaciones son odiosas. Pero resultan inevitables. Y contra ellas luchará la nueva plataforma de renta fija si pretende servir de ayuda a las pymes

Foto: El ministro de Economía, Luis de Guindos, y el presidente de BME, Antonio Zoido. (Enrique Villarino)
El ministro de Economía, Luis de Guindos, y el presidente de BME, Antonio Zoido. (Enrique Villarino)

Las comparaciones son odiosas. Pero, aunque no gusten, resultan inevitables. Por eso, cuando ayer se inauguró oficialmente el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) en la Bolsa de Madrid, una pregunta, a modo de sospecha, latía en el ambiente: ¿tendrá más suerte que el Mercado Alternativo Bursátil (MAB)?

Lanzado en 2006 para las sociedades de inversión de capital variable (sicav),en 2008 el MAB amplió sus fronteras para actuar como una nueva plataforma de financiación para las empresas en crecimiento.En concreto, se presentó como "un mercado dedicado a empresas de reducida capitalización que buscan expandirse, con una regulación a medida, diseñada específicamente para ellas y unos costes y procesos adaptados a sus características". En ese momento, yya con la crisis y la contracción del crédito en marcha, sevendióelMAB como una tabla de salvación para las pequeñas y medianas empresas (pymes), que iban a encontrar en este segmento la financiación negada en el tradicional circuito bancario.

Cinco años después, el balance es menosexultante de lo previsto. Conpoco más de una veintena de compañías cotizando en el MAB, hayhistorias de éxito, pero también otras menos favorables. Y así, con una dimensión más limitadade lo esperado, apenas ha paliado los problemas de financiación de las pymes y se encuentra lejos de las expectativas.De ahí que ayer, cuando el presidente de Bolsas y Mercados Españoles (BME), Antonio Zoido, y el ministro de Economía, Luis de Guindos, actuaron como padrinos oficiales del MARF, la comparación estuviera presente."Ya está en marcha. Lo que hace falta es que tenga más fortuna que el MAB", afirmaba uno de los asistentes al acto.

No es lo mismo

Esas conexiones encuentran su fundamento en el hecho de que el MARF también nace conla pretensión de abrir un nuevo cauce de financiación para las pymes, en este caso mediante la emisión de títulos de renta fija. Aunque, sobre esta base, las comparaciones sonlógicas,entre el MAB y el MARF existen diferencias. Principalmente una. "No es lo mismo emitir deuda que emitir capital. Las distancias son evidentes y van desde su diferente consideración enel orden de prelación hasta el hecho de que con la emisión de deuda no se está cediendo la propiedad", asegura un asesor financiero.

Hay más lazos. Como en el caso del MAB, el MARF surge con "cambios normativos que afectan tanto a los emisores como a los inversores". A los primeros se les han suavizado las condiciones para que puedan acceder con más facilidad al mercado que si se trataran de grandes corporaciones."Seha eliminado el límite al apalancamiento a través de bonos de las sociedades anónimas siempre que dichas emisiones vayan a inversores sofisticados y se han flexibilizado las obligaciones de escritura pública, inscripción en el Registro Mercantil, publicidad y alta en el registro de anotaciones en cuenta", precisa BME.

Para los inversores "se hamodificado la normativa de seguros privados y fondos de pensiones de manera que puedan invertir en este tipo de mercados y que esasinversiones sean aptas para la cobertura de provisiones técnicas en el caso de los seguros". También se han introducido cambios en elReglamento del Impuesto de Sociedades para "equiparar el tratamiento fiscal de las rentas obtenidas en el MARF al que reciben los inversores de los mercados secundarios oficiales, cuyas rentas están exentas de retención".Es decir, con la norma anterior, los intereses que paguen las pymes tendrían que haber sufrido retención -algo que no sucede en la deuda cotizada en el mercado AIAF-, algo que de deriva de la polémica forma elegida por el nuevo mercado, el sistema multilateral de negociación. Al menos, con esta modificación quedan en igualdad de condiciones los bonos de las grandes y de las pequeñas empresas.

Pero estas novedades pueden resultar insuficientes. El nuevo mercado ha sido impulsado porLuis de Guindos. Primero, porque así lo requería el Memorándum de Entendimiento (MoU), que exigía la creación de alternativas de financiación para reducir la excesiva dependencia del crédito bancario.Y segundo, parasortear la caída de crédito provocada por las medidas de provisiones y recapitalización exigidas por Bruselas y por su propio departamento. Pero ha chocado con su enemigohabitual dentro del Consejo de Ministros:Cristóbal Montoro. El titular de Haciendase hanegado a conceder a este mercado mayores ventajas fiscales,algo que los expertos consideran imprescindible para su éxito. "Si voy a pagar los mismos impuestos, elijo un bono de Telefónica o Santander al de una pyme; si queremos que este mercado funcione, debe tener incentivos fiscales", señala un experto en la materia. Sin embargo, Montoro no está dispuesto a conceder nada que pueda alejar aún más el déficit público español del objetivo fijado por la UE para este año.

Liquidez y regulación

Junto a los aspectos fiscales, los inversores potenciales del MARF subrayan dos claves adicionales. La primera, la liquidez con la que contará esta plataforma una vez lleguen las primeras emisiones. De la facilidad para comprar y vender los títulos dependerá en gran medida que los inversores institucionales puedan adaptar su desembarco en este mercado con sus reglamentos de inversión. En este sentido, el Ministerio de Economía respaldará la actividad en el MARF con unalínea específica dentro del ICO, de entre 1.000 y 3.000 millones de euros, para apoyar la compra de bonos y pagarés de empresas de este mercado.Y la segunda, la regulación. Una normativa más sensible hacia la inversión en la deuda del MARF facilitaría que los inversores institucionales centraran su punto de mira en él. Esta posibilidad podría incluirse en la nueva ley financiera que, precisamente, anunció ayer Luis de Guindos para facilitar la financiación a las empresas.

Luis de Guindos Mercados Antonio Zoido Renta fija Bolsas y Mercados Españoles (BME) Inversores Mercado alternativo Pymes Inversiones