LAS OPERACIONES SE INCREMENTAN UN 88%

El crecimiento de la negociación bursátil catapulta a BME hasta máximos de 2010

Tras repuntar un 30% en lo que va de año, Bolsas y Mercados Españoles se mueve en niveles de enero de 2010. Y el entorno cada vez es más favorable

Foto: El presidente de  Bolsas y Mercados Españoles (BME), Antonio Zoido / EFE
El presidente de Bolsas y Mercados Españoles (BME), Antonio Zoido / EFE

Niveles de enero de 2010. Ese es el terreno al que han vuelto esta semana las acciones de Bolsas y Mercados Españoles (BME). La subida ha sido lenta, pero sin pausa. Los números hablan de un repunte en lo que va de año del 30% y el entorno cada vez es más favorable. Las buenas perspectivas en torno al mercado español invitan a pensar en un escenario más propicio para la negociación bursátil.

Así lo confirman los últimos datos ofrecidos por la compañía. Según BME, la bolsa española negoció en septiembre 48.277 millones de euros, una cuantía apenas un 1% inferior que en el mismo mes del pasado año. Pero lo que resulta más reseñable es el crecimiento del número de operaciones. El pasado mes superó los 4,7 millones, lo que supone un crecimiento respecto al mismo periodo del año anterior del 88%.

Los analistas coinciden a la hora de resaltar que la estabilización del negocio está en marcha, si bien la recuperación sigue siendo lenta… pero constante. "El fuerte incremento del número de operaciones y los datos de volumen, por debajo del año anterior, demuestran que se han producido operaciones dentro de las compañías de pequeño y mediano tamaño con precios más bajos como Vértice, Zeltia o Grupo Prisa. El volumen de dinero no ha superado la referencia del año anterior, pero sí lo ha hecho el volumen”, apunta Virginia Pérez, analista de Tressis.

Estos analistas resaltan también la negociación que han tenido los fondos cotizados (ETF), que se han situado en 350 millones de euros, un 28% más que en septiembre de 2012. “Es una excelente noticia, dados los pocos fondos cotizados en España, que también pone de relevancia la recuperación del negocio”, añaden.

Ahora la gran incógnita reside en si esta estabilización del volumen y el crecimiento de las negociaciones se proyectará en la cotización del valor. Desde Self Bank, la analista Victoria Torre distingue entre varias fortalezas y debilidades que condicionarán el comportamiento de BME en el corto plazo. Entre las primeras destaca el escaso impacto que ha tenido la salida de BBVA del capital de la compañía.

El pasado mes de julio, la entidad vasca rebajó su paquete accionarial desde el 6,61% al 4,09% y la pasada semana se desprendió de otro 1,5% valorado en 25 millones de euros (hasta quedarse con un 2,53%). Fuentes del mercado apuntan a que la salida del banco reduce el riesgo de que haya más movimientos de calado en el capital de BME, ya que BBVA era la única entidad que mantenía un paquete de más del 5%. “Esto podría ayudar a que el valor encare con garantías el nivel de los 30 euros con vistas a principios del próximo año, lo que representaría un potencial alcista de casi el 30%”, subrayan.

Entre los puntos más débiles, Torre cree que el valor "acabará viéndose penalizado por entrada de nuevos competidores en el sector y por cotizar por encima de su precio objetivo". Actualmente, BME se mueve en los 23,5 euros, mientras que el consenso de mercado le otorga un precio objetivo a doce meses vista de 19,8 euros. Dicho de otra forma, sólo dos de las firmas que siguen al valor en Bloomberg -NMAS1 y Day by Day- sitúan sus estimaciones en 24,95 y 25,4 euros, respectivamente, por encima de los niveles que marca a día de hoy pero lejos de los 31 euros a los que empezó a cotizar.

Tambores de OPA

Otro de los mantras recurrentes que se vuelven a repetir cuando se hincha la cotización de BME apunta al hecho de que la compañía sea una firme candidata para ser opada. "Es algo que se viene repitiendo hasta la saciedad desde que la compañía desembarcó en el mercado, pero nunca termina de materializarse. Es una hipótesis que ha ido perdiendo fuerza, aunque las salidas del capital de entidades como BBVA podrían resultar reveladoras", señalan desde Tressis.

En opinión del analista Alberto Roldán, "los niveles actuales no justifican una operación así. En los 23 euros se pagaría una prima demasiado elevada. El momento de mercado idóneo para que se produjera una operación corporativa de ese calado debería darse con los títulos cotizando en precios de 18 o 20 euros por acción".

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios