ROBECO DEFIENDE LAS TENDENCIAS DE CONSUMO

"Hemos reducido la exposición a China porque no tiene mucha población joven"

En un escenario cada vez más complicado para los inversores, se hace imprescindible identificar las tendencias que van a marcar el mercado.

Foto: Ed Verstappen, gestor de Robeco
Ed Verstappen, gestor de Robeco

En un escenario cada vez más complicado para los inversores, se hace imprescindible identificar las tendencias que van a marcar el mercado en los próximos años y, en este sentido, el consumo es la clave para las economías desarrolladas y está siendo fundamental para el avance de los países emergentes. Al menos eso es lo que defienden desde la gestora Robeco y lo cierto es que a su fondo Global Consumer Trends no le ha ido nada mal, con una rentabilidad media anual del 19,65% en los últimos cinco años, frente al 8,7% del MSCI World. En este sentido, Ed Verstappen, gestor de la cartera de clientes de Global Consumer Trends, defiende que siempre hay un sector, hasta en una economía ralentizada, que crece.

P- ¿Por qué basarse en tendencias de consumo en lugar de tendencias de mercados a la hora de elaborar una cartera?

R- Probablemente las dos son buenas. Pero, desde un punto de vista de consumo, las tendencias son importantes porque, en general, el gasto de los consumidores no ha crecido muy rápidamente en el mundo desarrollado, Europa y Estados Unidos, como consecuencia de una economía ralentizada. Si quieres obtener buenas rentabilidades necesitas focalizarte en una tendencia específica que te muestre este crecimiento, incluso, aunque en términos generales la macro no sea fuerte.

Nos centramos en el consumo porque los segmentos de este ámbito son muy relevantes en la economía global. En EEUU representan el 70% y aunque haya regiones, como los mercados emergentes, en los que el consumo sea inferior, precisamente ahí está la clave, porque por ese motivo se puede encontrar crecimiento.

Por otro lado, preferimos compañías que tengan un buen crecimiento y muestren calidad y, en general, éstas suelen ser compañías de consumo.

P- ¿Diferencian entre sectores?

R- Realmente no diferenciamos entre sectores, porque no somos un fondo sectorial. Creemos que muchas compañías diferentes, incluso no siendo directamente empresas de consumo, tienen gran exposición a los consumidores. Por ejemplo, MasterCard es oficialmente una empresa de tarjetas de crédito y si un fondo está estrictamente enfocado en el sector consumo no puede invertir en esta compañía, aunque este tipo de empresas dependan realmente de los consumidores.

Por lo tanto, si miramos el universo de empresas en las que podemos invertir, podemos hacerlo en todos los sectores, en todas las regiones. La manera de tener más oportunidades es no teniendo restricciones en lo que las firmas de análisis consideran oficialmente un activo del sector consumo. Casi todo el mundo considera Mastercard un valor financiero, pero muchos consumidores utilizan una Mastercard para sus gastos y nosotros estamos interesados en el gasto en consumo.

P- ¿A la hora de realizar sus análisis tienen en cuenta factores como pueda ser la inflación, que puede afectar al consumo?

R- La primera cosa que hacemos en el proceso es identificar las fortalezas. Consideramos el consumo de los países emergentes y la importancia de la marca -que son dos factores más defensivos- y el consumo digital. Entonces buscamos compañías que encajen dentro de estas tres tendencias. Por ejemplo, no invertimos en segmentos como los periódicos tradicionales porque no vemos crecimiento ahí.

Estoy de acuerdo en que la inflación puede ser un punto a tener en cuenta. Si una empresa no muestra un sólido crecimiento y unos márgenes elevados puede verse afectada por algún factor de este tipo y esas compañías tendrán problemas a la hora de defender su posición. Pero si miramos a los consumidores en general, con la ralentización económica, hay empresas muy consolidadas que continúan vendiendo sus productos y eso va a seguir ocurriendo incluso con un incremento de los precios. Por ejemplo, Starbucks no es barata para ir a tomarse un café y, sin embargo, la gente continúa yendo.

P- ¿Discriminan entre países o simplemente entre mercados emergentes y países desarrollados?

R- En general estas tendencias son muy globales. Tienes compañías occidentales que invierten directamente en mercados emergentes como Coca Cola. Nosotros, por lo tanto, no distinguimos entre países, sino entre tendencias, y entonces compramos las mejores compañías dentro de las tendencias. Como resultado de ello puedes tener más peso en Japón o en EEUU, no porque nos guste especialmente el país, sino porque nos gusta el mundo digital y aunque empresas como Google, LinkedIn o Facebook son estadounidenses, las compramos porque son globales y buenas compañías.

Ésta es la razón por la que nuestro fondo se está comportando muy bien, porque nos centramos en fuertes tendencias globales, como la digitalización.

P-Pero ahora con la crisis, marcas tradicionalmente fuertes como Volkswagen o Peogeut están teniendo problemas con sus ventas y marcas nuevas, como Hyundai o Kia, están irrumpiendo con fuerza en el mercado. ¿Ha cambiado esto vuestra consideración sobre lo que son marcas consolidadas?

R- Si, así es. Compañías como Peugeot o Renault está teniendo muchísimas dificultades, principalmente porque se basan en el consumo europeo, donde la economía se encuentra muy ralentizada y la gente no compra demasiados coches. Sin embargo, sí estamos invirtiendo en Volkswagen, no porque nos guste su exposición europea, sino por las tendencias del consumo emergente. Sus beneficios crecen considerablemente, especialmente en China, donde la gente compra muchos Audis o VW, y no compran el modelo barato, sino los caros. Aparte, hemos tenido Hyundai y Kia, porque si vas a los mercados emergentes verás muchos de estos vehículos. Lo que está claro es que la compañía que está en el medio de ambas tendencias es la que está sufriendo, como en este caso las francesas.

P- ¿Tienen en cuenta el enfriamiento de los países emergentes, especialmente el aterrizaje de la economía China?

R- A largo plazo, no. Y a corto plazo no nos centramos demasiado en eso porque pensamos que el sentimiento sobre China cambia prácticamente de un mes para otro. Y esto es así dada la influencia de los políticos en el país, que todavía es muy elevada. Lo que nos gusta en China es que se está empezando a fomentar el consumo. Es lo que tienen que hacer si quieren estabilizar la economía. Por eso se han planteado tener un menor crecimiento, un 7% es más que suficiente, pero sostenible. Para ello la clave está en mejorar la calidad de la economía, no sólo con los números, sino incentivando el consumo.

Dicho esto, nosotros hemos reducido nuestra exposición a China en favor de otros países como India, Indonesia o Brasil, porque a largo plazo la economía china no va a ser tan interesante como ahora, ya que no hay demasiada gente joven en el país.

P- ¿Y África?

R- En África hay muchas influencias que no queremos que afecten a nuestra cartera, como el riesgo que supone su dependencia de las materias primas, que es un sector muy cíclico. Por eso nuestra exposición a África es limitada. De hecho, han sufrido mucho en esta crisis de las commodities.

P- ¿Ven oportunidades en la recuperación? Hay países como España o Portugal, donde la crisis ha dañado enormemente el consumo y si se produce una mejora de la economía es posible que se produzca un fuerte repunte del mismo…

R- Realmente el consumo no está parado, incluso en países como España, Portugal o hasta Grecia. Un ejemplo es que se siguen comprando productos digitales. Mucha gente, no sólo niños o adolescentes, sino también adultos, están comprando tabletas y smathphones. Es verdad que el consumo se ha ralentizado y España es un ejemplo, pero siempre hay un segmento, y en esta ocasión puede ser el digital, que crece hasta en una economía ralentizada.

P- ¿Cómo se puede seleccionar la compañía correcta en un sector tan amplio como es el consumo?

R- Nos basamos en los fundamentales. En identificar qué hace una compañía mejor que sus competidores. Por ejemplo, las ventas de Inditex son mejores en cada uno de sus productos y su capacidad de reacción es mucho más eficiente que la de otras empresas, en las que si un producto no funciona tardan seis meses en retirarlo y pierden mucho dinero. Inditex es más flexible. Por lo tanto, compramos compañías que pensamos que son las mejores en lo que hacen, no miramos si está cara o está barata en bolsa. Nokia está muy barata, Apple no está tan barata… ¿cuál es mejor?

P- ¿Para qué plazos encaja esta filosofía de inversión?

R- De tres a cinco años. Las tendencias suelen ser interesantes dentro de estos plazos y hay que esperar ese tiempo para conseguir rentabilidades, aunque los clientes no suelen tener tanta paciencia y se asustan con los movimientos de la bolsa. No obstante, si una acción sube muy rápidamente, como por ejemplo ha ocurrido con LinkedIn, entonces vendemos una parte de lo que tenemos en cartera porque, aunque nos siga gustando la compañía, no está mal tomar algo de beneficios. Esto ocurre especialmente en el sector tecnológico, porque los nuevos desarrollos suelen ir muy rápido.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios