motivos para la incertidumbre

Los cinco exámenes que pondrán a prueba a los mercados en septiembre

En la dura cuesta de septiembre, que obliga a darse de bruces con la realidad, mercado bursátil tendrá que hacer frente a cinco complejos exámenes

Foto: Los mercados mundiales se enfrentan a una dura cuesta de septiembre.
Los mercados mundiales se enfrentan a una dura cuesta de septiembre.

Un día. Un solo día es suficiente para que los mercados destruyan todo lo construido durante un mes. Eso ocurrió ayer, cuando en apenas ocho horas y media el Ibex 35 vio esfumarse todos sus logros de las últimas cuatro semanas.

¿Exceso de corrección? Parece que no. Más bien, vuelta al realismo y, sobre todo, al conservadurismo que caracteriza al siempre cobarde dinero tras las alegrías estivales. Es la dura cuesta de septiembre, que obliga a darse de bruces con la realidad.

Especialmente este año, anodino desde que comenzó la crisis, ya que su tranquilidad choca de frente con los deberes pendientes que deberán sortear los inversores en septiembre y que pueden resumirse en cinco exámenes claves:

1-. Inestabilidad política: El terremoto desatado por Silvio Berlusconi, que amenaza con forzar unos nuevos comicios en el siempre convulso parlamento italiano, es el principal foco de tensiones políticas en los países mediterráneos, pero no el único.

España y Portugal también han visto moverse la tierra bajo los pies de sus Gobiernos en el último mes. El Ejecutivo de Mariano Rajoy se ha enfrentado al escándalo de la presunta financiación ilegal del PP, mientras que Passos Coelho ha superado in extremis una moción de censura hace apenas diez días.

Además, ninguno puede respirar en paz, porque el primero todavía tiene por delante todo el culebrón Bárcenas, mientras que sobre la cabeza del segundo sigue pendiendo la espada de Damocles y a la mínima podría verse sometido a otro examen por parte de la oposición lusa.

2-. Sobrevaloración de la bolsa estadounidense: Los máximos históricos marcados por Wall Street este verano necesitan ser refrendados con el arranque del nuevo curso, ya que son muchos los expertos que advierten de una sobrevaloración y de que los resultados de las compañías estadounidenses no se corresponden con la algarabía de los inversores.

Desde comienzos de mayo, el Dow Jones ha estado casi todas las sesiones por encima de los históricos 15.000 puntos, que nunca antes había conseguido romper; e incluso llegó a sobrepasar durante 20 días los 15.500 enteros. “La bolsa estadounidense no hace más que subir desde hace un año y las expectativas de resultados empresariales no parecen respaldar esta fuerte subida”, señala José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi, quien no descarta una fuerte corrección de las bolsas.

3-. Tensión en Siria: La escalada de la tensión que vive el régimen de Bashar al Assad marcó ayer máximos cuando el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, afirmó que es “innegable” el uso de armas químicas, toda una invitación a que los mercados empiecen a especular con las consecuencias de un conflicto bélico.

Según apunta Soledad Pellón, de IG, "la repercusión más directa de este nuevo foco de tensiones ha sido el repunte del crudo hasta 113 dólares el barril de Brent. Sin embargo, la onda expansiva va más allá, y son muchos los sectores que se van a ver afectados. De manera más directa, el de aerolíneas y turismo”. 

Pero la cosa no queda ahí. La analista advierte de que si las subidas continúan veremos un encarecimiento del coste del trasporte, lo que a su vez tendrá un efecto inflacionario en los precios y una pérdida de poder adquisitivo en términos generales, lastrando el consumo y la recuperación económica. Tampoco es despreciable el efecto contagio sobre otros muchos sectores, como el de la banca, que pese a no verse afectados directamente son muy sensibles al ciclo.

4-. Techo de gasto en Estados Unidos: Pero Siria no es el único frente que tiene abierto la Administración de Barack Obama. Al contrario, la verdadera prueba de fuego a la que se enfrenta la Casa Blanca es el techo de deuda constitucional que, según reconoció también ayer el secretario del Tesoro estadounidense, Jack Lew, no se alcanzará a finales de este año o comienzos del próximo, como se pensaba, sino a mediados del mes de octubre.

Esto significa que dentro de apenas 50 días sólo quedarán 50.000 millones de dólares de crédito público para cubrir las necesidades de la primera potencia económica mundial, algo a todas luces imposible y que vuelve a poner sobre la mesa la necesidad de un acuerdo entre demócratas y republicanos (otra vez, las tensiones políticas). 

5-. Debilidad de los emergentes: El mapa de incertidumbres amplía sus fronteras hasta los mercados emergentes, que también están dando enormes muestras de inestabilidad, lo que hace que no pueda hablarse de un problema circunscrito a las orillas del Atlántico, sino que su alcance es global.

Como señalaba este fin de semana Daniel Lacalle, gestor del hedge fund Ecofin, “el riesgo de los mercados emergentes no es sólo de crecimiento menor de lo esperado en Brasil, México, India, o China. El gran dilema es lo que en la City se llama el sudden stop. Una parada en seco en el flujo de inversión de capitales”.

Y es que una de las consecuencias de los planes de estímulo monetario de los últimos años ha sido la inflación extrema en los activos de riesgo, algo que ahora puede pasar una dura factura. Dicho de otro modo, la barra libre que ahora amenaza con retirar Estados Unidos ha dopado a los emergentes hasta tales niveles que, ante la posibilidad de que les quiten su droga, padecen sudores fríos y piden que, al menos, les den algo de metadona.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios