Alfonso Díez y Cayetana, amor a prueba de calcetines

Eduardo Verbo - 11/12/2010Alfonso Díez, amor a prueba de calcetines Alfonso Díez cada día gana más adeptos. Ya son menos los que piensan que tiene más

Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    Eduardo Verbo - 11/12/2010

    Alfonso Díez, amor a prueba de calcetines

    Alfonso Díez cada día gana más adeptos. Ya son menos los que piensan que tiene más interés en la colección de tapices de la duquesa que en la propia Cayetana. Las demostraciones de amor alrededor del mundo, cual Willy Fog y Romy, han generado en la opinión pública un sentimiento de afecto y cariño hacia el funcionario similar al que le profesan a la mamá de la duquesa de Montoro. ¡Qué mona Cayetana con ese estilismo a lo Doña Rogelia! Pero, el súmmum ha sido observar cómo Alfonso y la Duquesa utilizan la misma marca de calcetín – Nisupa, de “ni su padre la conoce”, en este caso-, aunque no el mismo color. Eso sí que es amor y lo demás son tonterías. Bien es cierto que este tipo de acciones son las que suelen conquistar a una mujer de tradiciones firmes, como la Duquesa. Esperemos que Díez no falte a la tradicional Misa del Gallo en el Palacio de Liria. Por menos, Gonzalo Miró se fue escarmentado de la casa familiar.

     Ana Obregón nunca cumple sus promesas

    Lleva amenazando con abandonar el país tantos años como los que le ha costado a Paquirrín reconducir su vida. Pero nunca lo ha hecho. No es que le falte valor, porque ella, sea leyenda o no, ya le cocinó una paellita valenciana al mismo Steven Spielberg y compartió plano con Fénix, Hannibal, M.A. y el Loco Aullador. Al parecer, el síndrome del nido vacío, ya que su hijo se ha marchado a los States a vivir, le está causando muchos más estragos que aquella legendaria aparición de Antonia Dell"Atte en el programa de Julián Lago. Y esa sensación está ocasionando que a sus años se replantee dar el salto al charco e instalarse en Miami: la ciudad de los sueños. Sea cierto o no, la polifacética artista ha aprovechado el buen tiempo del trópico y se ha marcado todo un posado promocional para uno de sus tantos hipotéticos proyectos televisivos. Por lo menos, Anita le echa imaginación y fantasía. Otros, en cambio, posan con el morro tuerto.

     

    Los Bosé son una "extraña familia"

    No es extravagancia ni peculiaridad: los Bosé, definitivamente, son una especie rarita, de las que no se encuentran con facilidad en la cola del súper o de la panadería. Sin entrar en los verdaderos motivos de los estilismos del tío Miguel, las pintas de la piccola Bimba o el color klein del cabello de la nonna Lucía, hay cosas que, por mucho que se quieran someter a la luz del raciocinio, no tienen explicación posible. ¿Acaso alguien sabe por qué Ana Obregón se empeña en parecer una eterna korai? No. Ahora resulta que si todos pensaban que Olfo era el único prudente de la familia-menos el nombre-, tampoco se puede decir que lo sea. La última que se le ha ocurrido a la ‘extraña familia’ es montar un ritual, de lo que harían las delicias de Lévis-Strauss, en el que Olfo, que se prepara para ser torero, ha sido adoptado por su abuela en presencia de su propia madre. Una ceremonia que parece de todo menos lorquiana. Tal vez sea la mejor forma de promocionarse, ya que el hijo putativo de la matriarca de los Bosé Dominguín ni canta ni baila ni tampoco pinta angelitos, en vez de negros que diría Machín, azules, por lo menos. Esos que tanto le gustan a su madre-abuela. Vaya lío...

    Mercados
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios