Kerviel pone a Société Générale contra las cuerdas: "Mis superiores me ayudaron a hacerlo"

Quedan dos semanas para que comience el juicio contra Jerôme Kerviel, el trader de Société Generale que dejó en la entidad un agujero de 4.900 millones

Foto: Kerviel pone a Société Générale contra las cuerdas: Mis superiores me ayudaron a hacerlo
Kerviel pone a Société Générale contra las cuerdas: "Mis superiores me ayudaron a hacerlo"

Quedan dos semanas para que comience el juicio contra Jerôme Kerviel, el trader de Société Generale que dejó en la entidad un agujero de 4.900 millones después de tomar posiciones excepcionalmente grandes en derivados estándar (plain vanilla) sobre índices europeos sin cubrirlas. Dos años y medio después, el mundo entero va a estar pendiente de este hombre, que no ganaba más de 100.000 euros al año, bonus incluidos, y que hizo tambalearse a los mercados de tal forma que hay quien considera que dio el pistoletazo definitivo a la peor crisis financiera desde la Gran Depresión.

El próximo 8 de junio, la corte de París abrirá sus puertas para uno de los juicios más esperados de la crisis después del proceso contra el inversor Bernard Madoff. A Kerviel se le acusa de abuso de confianza, falsificación de documentos y hackear los ordenadores de la entidad, por lo que se enfrenta a cinco años de prisión. Además, los abogados del banco también reclamarán una indemnización de 4.900 millones de euros “en reparación de los constes financieros de las operaciones fraudulentas, así como los costes de recapitalización” –Société Génélare tuvo que llevar a cabo una ampliación de capital de 5.500 millones de euros-.

Ahora, Kerviel no sólo mantiene su inocencia, como ha defendido desde el primer momento, sino que ahora da otra vuelta de tuerca y va a luchar por demostrar que la dirección del banco no sólo sabían lo que estaba haciendo, sino que le “ayudaron” a llevar a cabo las apuestas a futuro.

Así lo ha expresado en una entrevista concedida a Bloomberg Televisión a la salida de la oficina de los abogados en la capital francesa. “Quiero probar a todo el mundo que mis superiores sabían lo que estaba haciendo y me ayudaron a hacerlo, para ganar más dinero para el banco”, ha afirmado Kerviel.

“Cuanto más dinero conseguías para el banco, más se preocupaba el banco por ti. Mi único objetivo era hacer dinero para el banco”, ha asegurado.

En cualquier caso, el juicio de Kerviel no es sólo una cuestión de buscar culpables o inocentes en un asunto puntual de fraude para una entidad, va a volver a exponer al debate de la sociedad a todo el sector bancario y las prácticas de los traders después de que hayan sido éstas las que han provocado una profunda crisis en todo el mundo de la que la población todavía continúa pagando las consecuencias.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios