Colony Capital, el paradigma del oportunismo en private equity

Se da más entre los hedge funds pero también hay fondos de private equity que sacan tajada en el mercado de las distress securities, es decir,

Foto: Colony Capital, el paradigma del oportunismo en private equity
Colony Capital, el paradigma del oportunismo en private equity

Se da más entre los hedge funds pero también hay fondos de private equity que sacan tajada en el mercado de las distress securities, es decir, activos con grandes descuentos por encontrarse en una elevada probabilidad de incurrir en impago. Esto es precisamente lo que hace Colony Capital, que en estos días ha vuelto a estar en el epicentro de la polémica después de salir ‘al rescate’ de la afamada fotógrafa Annie Leibovitz.

Los movimientos que realiza este fondo dedicado a la inversión alternativa no dejan de estar exentos de suspicacias. Se dice que Colony Capital, al igual que otros fondos conocidos también como buitres, abusa de la desesperada situación de empresas o personas en su propio beneficio.

En el último caso que le compete, ha acudido al rescate de Leibovitz -autora de imágenes que han marcado una época como la portada de la revista Rolling Stone con John Lenon en posición fetal junto a Yoko Ono- cuya deuda con Art Capital ascendía a los 17,65 millones de euros. De esta manera, Colony se ha convertido en socio y acreedor de la fotógrafa que, al menos de momento, ha logrado salvar sus derechos sobre su obra.

“El objetivo de Colony es hacer inversiones que a largo plazo creen valor. Estamos encantados en convertirnos en socios de Leibovitz en una relación de negocios que permitirá a la artista seguir floreciendo y a nosotros buscar juntos nuevas fórmulas para multiplicar el valor del magnífico legado creado a lo largo de los últimos 40 años”, aseguró Tom Barrack, presidente del fondo.

Y es que la fotógrafa ha estado a punto de perder, no sólo los derechos de autor presentes y futuros de sus obras, sino dos mansiones neoyorquinas que también tenía como aval, en total un patrimonio valorado en 50 millones de dólares.

Pero no ha sido la única operación de este fondo de private equity rodeada de polémica. Su más sonada actuación fue su intervención en el caso de Neverland para evitar que los acreedores de Michael Jackson se quedaran con la propiedad. En noviembre de 2008 el Rey del Pop llegó a un acuerdo con Colony Capital para formar una joint venture que gestionara la finca. De esta forma, Jackson se logró embolsar 35 millones de dólares y conservar el rancho.

Tras la muerte de Michael Jackson, el fondo está sacando la rentabilidad deseada a su inversión. Tiene en su poder la gallina de los huevos de oro: el rancho de Neverland se ha convertido en destino de peregrinación obligada para todos los fans del cantante. “Neverland en sí es ahora un santuario mítico de Michael”, aseguró Barrack en un comunicado. “Estamos haciendo todo lo posible para acomodar a las multitudes de la prensa mundial y a los fanáticos que llegan allí para expresar su dolor”.

En cualquier caso, el plato fuerte del fondo es la inversión en el mercado inmobiliario. En sus fondos se encuentran multitud de compañías del sector, edificios de oficinas, hoteles, grupos de venta minorista como Carrefour e incluso el propietaria del equipo de futbol francés el Paris St. Germain.

En España, Colony Capital es conocida, ante todo, por encontrarse entre los acreedores de Inmobiliaria Colonial y donde ha tomado parte importante en el proceso de refinanciación de su deuda.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios