Es noticia
Menú
RSC-Oceana aplaude la destrucción del buque pirata de la empresa Vidal Armadores Viarsa 1 por autoridades australiana
  1. Mercados

RSC-Oceana aplaude la destrucción del buque pirata de la empresa Vidal Armadores Viarsa 1 por autoridades australiana

Este es el final de un largo proceso judicial que comenzó en 2003 con la pesca ilegal de bacalao polar en aguas de la Antártida

Este es el final de un largo proceso judicial que comenzó en 2003 con la pesca ilegal de bacalao polar en aguas de la Antártida

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Las autoridades australianas han confirmado que el pasado mes de diciembre se puso fin a uno de los buques pirata "más tristemente conocidos", según la organización de defensa del mar Oceana: el palangrero "Viarsa 1", vinculado a la empresa de armadores gallega Vidal Armadores S.A., que fue desguazado en un astillero de Bombai (India), y ante lo que Oceana se muestra satisfecha.

Este desgüace da por finalizado un largo proceso judicial contra esta embarcación, que comenzó en 2003 por desarrollar actividades de pesca ilegal no declarada y no reglamentada ("IUU fishing" en inglés), más comúnmente conocida como "pesca pirata", en aguas de la Antártida.

En palabras del director de Oceana para Europa, Xavier Pastor, "tras un largo proceso, las medidas emprendidas por el Gobierno australiano han llegado a buen puerto, aunque este barco es sólo uno más de una larga lista de embarcaciones que, bajo banderas de conveniencia, esquilman ilegalmente los caladeros de bacalao polar de la Antártida".

LOS HECHOS.

El "Viarsa 1" fue detectado por las patrulleras australianas en 2003 pescando ilegalmente bacalao polar en la Zona Económica Exclusiva de Australia, cerca de las islas McDonald. La persecución que tuvo lugar, considerada la más larga de la historia marítima, duró 21 días con un recorrido de 3.900 millas náuticas, para concluir con la detención del "buque pirata" en aguas del Atlántico sur, próximas a Sudáfrica.

El bacalao polar o merluza negra es una especie de profundidad y de lento crecimiento que alcanza un elevado valor comercial en los mercados mundiales. Las licencias de pesca y las capturas están reguladas por la Comisión para la Protección de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR), pero un gran número de embarcaciones desarrollan "pesca pirata" en el área, de forma que un elevado porcentaje de las capturas se efectúa ilegalmente, según Oceana.

Pastor apunta a empresas españolas como beneficiarias de estas actividades ilegales, que controlan estos buques pirata, como en el caso de Vidal Armadores, vinculada al "Viarsa I", el "Hammer", o el "Magnus", bien como propietarios o como operadores a través de empresas subsidiarias en países como Uruguay o Islas Mauricio.

"El verano pasado el "Magnus", bajo el nombre de "Ina Maka" y con pabellón surcoreano, fue detenido y multado en Sudáfrica por utilizar redes ilegales. Estas prácticas son frecuentes y, en la mayoría de los casos, transcurren con total impunidad", afirma Pastor.

Por su parte, Antonio Vidal Pego, --hijo de Antonio Vidal, propietario de Vidal Armadores S.A-- figuraba como apoderado de empresas uruguayas involucradas en "pesca pirata" de bacalao polar y fue condenado en 2006 a una multa de 400.000 dólares por un tribunal de Miami por importación ilegal de esta misma especie, falsificación de documentos y obstrucción a la justicia.

La empresa uruguaya implicada, Fadilur S.A., fue condenada a pagar una multa y al cese de su actividad y Antonio Vidal Pego se encuentra en la actualidad en libertad condicional, condenado por Estados Unidos al cese de cualquier relación, directa o indirecta, con la pesca y comercialización de merluza negra.

Pero la lucha contra la pesca ilegal continúa. Recientemente, la Comisión Europea ha presentado una propuesta de Reglamento contra esta actividad que, de ser aprobada, podría implicar la obligación de los Estados miembros de controlar y sancionar a las empresas que estén involucradas en esta pesca , e impediría que embarcaciones que hayan estado implicadas reciban licencias o permisos de pesca especiales, entre otras medidas. El texto se debatirá en la UE en los próximos meses.

Este es el final de un largo proceso judicial que comenzó en 2003 con la pesca ilegal de bacalao polar en aguas de la Antártida