El sector oficialista se hace con la presidencia de Central Lechera Asturiana tras un empate técnico
  1. Mercados

El sector oficialista se hace con la presidencia de Central Lechera Asturiana tras un empate técnico

El triunfo de Bertino Velasco, perteneciente al sector oficialista de Central Lechera Asturiana (Clas), se produjo el pasado viernes tras un empate técnico. El fifty-fifty se

placeholder Foto: El sector oficialista se hace con la presidencia de Central Lechera Asturiana tras un empate técnico
El sector oficialista se hace con la presidencia de Central Lechera Asturiana tras un empate técnico

El triunfo de Bertino Velasco, perteneciente al sector oficialista de Central Lechera Asturiana (Clas), se produjo el pasado viernes tras un empate técnico. El fifty-fifty se resolvió gracias a una cláusula estatutaria que considera ganador al socio con mayor antigüedad (dicha posibilidad había sido contemplada por El Confidencial en la víspera electoral). La victoria de Velasco supone la permanencia de Pedro Astals, primer ejecutivo del grupo lácteo. El catalán posiblemente sea el hombre que mejor conozca la empresa, sin embargo su gestión ha sido duramente criticada por el sector crítico.

El empate a 58 votos deja entrever que la voz del accionista está muy dividida. Un corazón partío que podría convertirse en ingobernable. Sobre todo, para dilucidar cuestiones estratégicas como la estructura jurídico-societaria, la filosofía de crecimiento o los derechos del accionista. Tensiones internas que se agudizan ante el dilema de los socios excedentes.

Velasco, un ganadero de Tineo que hasta ahora ocupaba el cargo de vicepresidente de Clas, tendrá que lidiar estos retos como mandatario de la primera empresa láctea de España. El nuevo número uno es socio de la cooperativa desde hace 21 años, frente a los tres de su oponente, Ramón Fernández, representante del sector crítico y la ‘tercera vía’ (una escisión del sector oficial). De está forma se produce el relevo del fundador Jesús Sáenz de Miera quien a los 86 años de edad, y tras casi cuatro décadas de gobierno, se jubila por mandato estatutario. Sáenz de Miera ejerció en su juventud de policía secreta y destacó por su labor sindicalista en el régimen franquista. El fundador ha sido condecorado y admirado por todos los socios, así como por el gobierno regional asturiano.

Pese a la igualdad de votos, la nueva junta rectora estará controlada por el sector oficial con siete miembros (el presidente y seis vocales), frente a cuatro de los críticos y la ‘tercera vía’. El órgano de dirección se reunirá antes de 15 días para elegir al vicepresidente y al secretario. Posiblemente dichos cargos sean propuestos por el propio presidente para formar un equipo rector que actúe coordinado.

De todas formas, en las votaciones hubo un cuádruple empate a 58 votos para los miembros de la junta (resuelto igualmente por antigüedad); lo cual supuso la eliminación de una de las ganaderías con más prestigio en la región representada por José Ramón Badiola. En los corrillos ganaderos se comenta que Badiola merece la vicepresidencia y que intentarán que acceda a la junta cuando la asamblea elija al sustituto a vocal que queda vacante.

¿Cómo se resolverá la situación de los durmientes?

El nuevo equipo de dirección tendrá que enfrentarse al desafío de buscar una solución sobre la legalización de los más de 6.000 socios inactivos (durmientes que ya no suministran leche pero conservan beneficios económicos y ciertos derechos políticos).

El reto ha sido analizado en un informe encargado por la empresa al jurista Pedro de Silva (ex presidente del Principado) y al economista Álvaro Cuervo. En dicho estudio se busca una salida a los socios excedentes y según el dictamen de los expertos: “Su situación es incompatible con las reglas de las sociedades agrarias de transformación”. Ahí comienzan las dudas sobre la situación jurídico-societaria futura y sobre el temor a que desaparezca el modelo cooperativista.