Es noticia
Menú
La ONCE se encomienda a Gallardón: pide que le recalifiquen unos terrenos en el lujoso Paseo de La Habana para construir viviendas
  1. Mercados

La ONCE se encomienda a Gallardón: pide que le recalifiquen unos terrenos en el lujoso Paseo de La Habana para construir viviendas

La institución de ciegos sigue buscando fórmulas para conseguir un dinero extra que mejore sus maltrechas cuentas financieras. En 2005 perdió 39,4 millones de euros que

Foto: La ONCE se encomienda a Gallardón: pide que le recalifiquen unos terrenos en el lujoso Paseo de La Habana para construir viviendas
La ONCE se encomienda a Gallardón: pide que le recalifiquen unos terrenos en el lujoso Paseo de La Habana para construir viviendas

La institución de ciegos sigue buscando fórmulas para conseguir un dinero extra que mejore sus maltrechas cuentas financieras. En 2005 perdió 39,4 millones de euros que han tenido que rembolsar el Gobierno vía Loterías y Apuestas del Estado (LAE) y la previsión para este año es incluso peor: cerca de 100 millones de euros.

Por eso, Miguel Carballeda, presidente de la ONCE, busca desesperadamente vías alternativas para obtener ingresos. La última incluye una petición al Ayuntamiento de Madrid para que les recalifique los terrenos que poseen en el lujoso Paseo de La Habana de Madrid, donde actualmente está ubicado el Colegio Antonio Vicente Mosquete, para poder construir viviendas. A cambio, la institución cedería los edificios de Quevedo y de la Carrera de San Jerónimo para uso municipal.

Todo arranca de un convenio firmado en marzo de 2003 entre la ONCE y el Ayuntamiento de la capital. Según este acuerdo, el consistorio le cede gratuitamente durante 75 años unos terrenos en el barrio de Moratalaz para trasladar allí el colegio del Paseo de La Habana. En esos terrenos, que quedarían libres, la institución levantaría sus oficinas centrales. Según ha sabido este periódico, representantes de la ONCE ya han explicado a los tres partidos políticos con presencia en el Ayuntamiento estos planes, que pasan por la citada recalificación donde, además de construir las oficinas, también se podría levantar una promoción de viviendas.

Según el grupo opositor interno, Puedo, liderado por el ex director general Miguel Durán, “esto es una simple operación especulativa porque el nuevo colegio no va a ser mejor que el que ya existe”. Los tres partidos están decidiendo si aceptan o no la propuesta de Carballeda, aunque bastaría con el apoyo del PP, pues tiene mayoría absoluta. Si sale adelante, la ONCE obtendría unos jugosos beneficios: el complejo educativo tiene 40.000 metros cuadrados, aunque hay que descontar el pequeño palacete Duque de Pastrana, que no se puede modificar pues es Patrimonio Histórico. Actualmente, el precio del metro cuadrado en este barrio de Madrid ronda los 9.000 euros.

Esta operación es calcada a la que la ONCE ha cerrado en Pontevedra con el colegio Santiago Apóstol, en Campolongo: cesión de terrenos al Ayuntamiento, traslado del colegio, recalificación posterior y construcción de viviendas. Por esta operación, la ONCE prevé ingresar entre seis y ocho millones de euros.

A la nueva lotería se le acaba el fuelle

La razón última de todo este baile inmobiliario es la continua bajada de las ventas de los juegos que comercializa la ONCE. El rasca-rasca, la lotería instantánea que sacó al mercado el 15 de mayo de 2006, ya se ha desinflado. Aunque en los 15 días de mayo facturaron 35,1 millones de euros y en junio 46,62 millones, en octubre las ventas han descendido a 15,2 millones. Eso significa que, mientras en mayo cada vendedor ingresaba de media 149 euros al día, el mes pasado sólo sumó 43 euros.

Lo más curioso es que, pese a estos negativos datos, las ventas van a ser superiores a lo presupuestado, lo que deja bien claro que las sucesivas declaraciones del presidente de la ONCE, Miguel Carballeda, situando a la lotería instantánea como la salvación de la crisis del cupón, eran un brindis al sol. Incluso él pensaba que iban a ir peor. La previsión era de 152 millones de euros y hasta octubre ya han facturado 164 millones. En el acumulado del año, las ventas totales han aumentado un 7,4% que, sin el rasca-rasca, hubiesen descendido en un 5%.

La institución de ciegos sigue buscando fórmulas para conseguir un dinero extra que mejore sus maltrechas cuentas financieras. En 2005 perdió 39,4 millones de euros que han tenido que rembolsar el Gobierno vía Loterías y Apuestas del Estado (LAE) y la previsión para este año es incluso peor: cerca de 100 millones de euros.