Jorge Morán, el arte de caer de pie en una casa tan complicada como Santander
  1. Mercados

Jorge Morán, el arte de caer de pie en una casa tan complicada como Santander

Jorge Morán, ex Natwest, ex AB Asesores y ex Morgan Stanley, será el número dos de Abbey. “Si hace 10 años hubiera echado un ojo a

Jorge Morán, ex Natwest, ex AB Asesores y ex Morgan Stanley, será el número dos de Abbey. “Si hace 10 años hubiera echado un ojo a los principales nombres de AB Asesores y me hubieran preguntado quién estaría más alto hoy, habría dicho sin duda alguna que Luis de Guindos”. Pero lo cierto es que “Jorge Morán ahora mismo roza el cielo. Ha sabido caer de pie nada menos que en SCH y se ha ganado la confianza de Botín y Sáenz”.

Esto lo dice una personalidad del mundo financiero, muy bien relacionada desde tiempos inmemoriales con la que fue la principal firma financiera española independiente, AB Asesores, hasta que la compró Morgan Stanley en 1999 por una millonada que desató la fiebre compradora en España.

Y si esta fuente no apostaba por Morán no es porque dudara de sus cualidades. Al contrario, en aquellos tiempos “ya se veía que era un profesional capaz de liderar equipos”. Esto lo corroboran antiguos trabajadores que estuvieron en AB: “Cuando Morán se hizo cargo de la dirección de la red, teníamos 50.000 millones de pesetas en activos. Cuando nos compró Morgan, superábamos el billón”.

No todo fue mérito suyo, pero la cifra está ahí y le ayudó a llegar a lo más alto en Morgan Stanley, donde fue nombrado consejero delegado en España. Un puesto aparentemente de campanillas, con despacho en la lujosa sede de la madrileña calle Serrano, en una firma que parecía llamada a comerse el mundo en nuestro país. Pero la euforia duró poco tiempo y la historia no acabó bien.

Los enfrentamientos continuos con Juan Gandarias y Javier Arruti, actuales consejeros delegados de la firma, se tradujeron en una salida pactada de Morán poco antes del verano de 2002. Famosa fue su despedida, en la planta baja de Morgan, ante la casi totalidad de los empleados. “Ese día, algunos trabajadores lloraron”, comenta una fuente presente en aquel acto.

Telefonazo de Gómez Roldán

Y mientras se planteaba qué hacer con su futuro, Morán recibió una llamada de Gómez Roldán, con quien mantenía una relación especialmente buena, para incorporarse a Santander Gestión, donde ocupó el puesto de consejero delegado.

A partir de ahí, no tardó en hacerse con las riendas de todo el área de gestión del banco, dejando a Inés Serrano, antigua Argentaria y BBVA, como consejera delegada de la gestora, y pasando a tener línea directa con Alfredo Sáenz y Emilio Botín.

Ahora, dejará de lado el asset management, para convertirse en banquero. Habrá que ver si toma definitivamente las riendas del Abbey en breve o si será sólo una solución de paso para el banco, pero, tal como comenta otra fuente cercana a los tiempos de AB, “Jorge se posiciona muy bien en las organizaciones y, a su vez, hace que lo hagan sus equipos. Seguro que se rodeará de la gente que supla la posible falta de conocimiento que pueda tener sobre el negocio bancario”.

A sus poco más de 40 años, tiene un porvenir que se antoja inmejorable: joven, con experiencia, con la confianza de Botín... Mientras tanto, desde la distancia, Salvador García Atance, Pedro Guerrero e Ignacio Garralda, fundadores de AB, tienen que ver, con una mezcla de orgullo y perplejidad, lo que ha dado de sí su vieja firma, fundada en 1984: políticos de envergadura, compra de Morgan Stanley de la que surgieron a continuación otras tres firmas financieras relevantes y que están en pleno crecimiento, (Abante, Nmas1, Atlas Gestión) y, ahora, un banquero internacional de primera fila.