Además de fresco, el pescado y marisco mejor certificado
  1. Medioambiente
  2. Soy Eco
por unas fiestas más sostenibles

Además de fresco, el pescado y marisco mejor certificado

La compra de alimentos conlleva el apoyo a las prácticas para producirlas. Al escoger pescado y marisco certificado apostamos porque las próximas navidades sigamos degustándolos sin esquilmar los mares

Foto: El consumo de marisco certificado fomenta la pesca sostenible (EFE/ Cabalar)
El consumo de marisco certificado fomenta la pesca sostenible (EFE/ Cabalar)

Durante los días previos a la Navidad se disparan las ventas de pescado y marisco, por eso es oportuno señalar la importancia de consumir producto certificado con el sello azul que garantiza su orígen sostenible. España cuenta actualmente con siete pesquerías certificadas. La primera lo consiguió en 2013 y se trata de Pesquera Ancora y Velaspex, dos barcos de la Asociación Nacional de Armadores de Buques de Pesca de Bacalao (AGARBA) con sede en Vigo y que pescan bacalao del Mar de Barents, en el Océano Ártico, con un volumen de capturas que ronda las nueve mil toneladas.

La segunda de las pesquerías que se certificó como pesca sostenible por el Marine Stewardship Council (MSC), la organización mundial independiente y sin ánimo de lucro que establece un estándar para la pesca sostenible, fue la de la anchoa del Cantábrico en 2015. Con 93 barcos de País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia, entre 2005 y 2010 la pesquería de la anchoa tuvo que cerrar por sobreexplotación, y tras ese periodo de descanso y la mejora de las prácticas pesqueras, se pudo volver a pescar con garantías y cada año se someten a evaluación para comprobar el buen estado de la especie. Actualmente se pescan 12.466 toneladas al año de anchoa en el sur del Golfo de Vizcaya.

Ya hay opciones para consumir pescado y marisco de temporada y cercanía certificados con el sello azul de pesca sostenible

La cofradía de pescadores de San Martín de Laredo, la más antigua de España, junto con la Federación de Cofradías del País Vasco comenzó el proceso de certificación de la anchoa hace 5 años, y ahora también se han unido las flotas de Castro Urdiales, Colindres, Santoña, San Vicente y Comillas en Cantabria; y las flotas de Santa Eugenia, Aguiño, y Cambados en Galicia.

Pero si hay un plato que está muy presente en las celebraciones navideñas es el pulpo. 33 barcos de las cofradías de Tapia de Casariego, Viavélez, Ortiguera, Puerto de Vega y de Oviñana, Figueras y Luarca (Asturias) consiguieron en 2016 la certificación de sostenibilidad de MSC, y hoy en día han logrado pescar menos, con mejores técnicas para conservar la especie y sin dañar a otras, y revalorizar su precio. Se convirtió en la primera pesquería de pulpo certificada en todo el mundo.

Otros dos productos pesqueros muy demandados en España y que cuentan con pesquerías certificadas son la sardina con 91 barcos de País Vasco, Cantabria y Galicia que capturan cada año 7.213 toneladas y el bonito del norte con 167 barcos de País Vasco, Cantabria y Asturias que pescan 11.266 toneladas anuales.

Pero el pescado más demandado en España, tanto fresco como en conserva, es el atún y de ahí la importancia de que no sólo las cofradías que pescan en aguas españolas cuenten con buenas prácticas, sino que los buques de bandera española que trabajan lejos de nuestras costas también sean sostenibles. En 2018 los seis barcos de Echabastar, la atunera de Bermeo (País Vasco), lograron el sello de certificación para la pesca de atún en el Índico, donde capturan cada año 30.682 toneladas de atún listado.También cuentan con la certificación de pesca sostenible, dos barcos de Sant Yago TF, AGAC y ocho barcos de ATUNSA y PEVASA que pescan atún rabil en el océano Atlántico y Pacífico oriental.

Foto: La sobreexplotación de los océanos ha llegado a su límite (EFE)

Para lograr la certificación de pesca sostenible, “lo primero es hacer un análisis del impacto de su pesca respecto a 28 indicadores basados en ciencia, que analizan desde cómo está la población de peces hasta cuáles son los impactos del arte de pesca, tanto en esa especie como en otras, sobre todo si hay especies vulnerables, amenazadas o protegidas en la zona" explica a Planeta A Laura Rodríguez, directora de MSC España y Portugal. Asimismo se tiene en cuenta "el impacto en el fondo marino, el impacto en las aves, y por último se analiza cuál es la gestión del caladero, es decir, cómo se toman las decisiones desde el ámbito nacional al internacional ya que hay especies altamente migratorias, como el bonito”,

placeholder La ventas de pescado y marisco se disparan en Navidad (EFE S. Sas)
La ventas de pescado y marisco se disparan en Navidad (EFE S. Sas)

Toda esa información es analizada por evaluadores independientes, se puntúa cada indicador, y en muchos casos se certifican, pero con condiciones y aspectos a mejorar. “A lo largo de auditorías anuales se va viendo si han cumplido estas condiciones, y en el caso de que no sea así, se suspende la certificación”, advierte Rodríguez. Y año a año tienen que seguir demostrando que cumplen con el estándar. Para lograr la certificación hay una media de 18 meses de trabajos.

Foto: Pescadores de atún (Reuters/ G. Thande)

Uno de los impactos que se está comprobando ya en las pesquerías y que afecta a la distribución de los peces es el cambio climático. Por ejemplo, en el Atlántico norte se pescaba tradicionalmente la caballa, pero ahora está desplazándose hacia otras aguas y otros países se quieren sumar a su pesca. “Cada país está tomando decisiones unilaterales y no están siguiendo las recomendaciones científicas y hay un conflicto entre la Unión Europea, Islandia, Noruega y las Islas Feroe”, explica Rodríguez.

La dieta más sostenible es la biodiversa. “No siempre hay que consumir lo mismo, es importante mantener una dieta variada, saludable, accesible y que pueda reducir el impacto en los ecosistemas y en las emisiones”, añade la directora de MSC para España y Portugal. Finalmente, cuando preparemos las comidas y cenas navideñas calculemos bien las cantidades para evitar el desperdicio alimentarioy aprovechar las sobras para innovar con nuevos platos.

Mundo sostenible
El redactor recomienda