Correr por la montaña sí, pero sin perjudicar a la naturaleza
  1. Medioambiente
  2. Soy Eco
Un deporte en auge

Correr por la montaña sí, pero sin perjudicar a la naturaleza

No se trata de prohibir las carreras de montaña, sino de apelar a la responsabilidad de los organizadores y participantes para evitar su impacto ambiental, como las masificaciones y el abandono de residuos, entre otros

placeholder Foto: Las carreras de montaña deben respetar la naturaleza (EFE)
Las carreras de montaña deben respetar la naturaleza (EFE)

No hay nada más descorazonador para el amante de la naturaleza que pasear por el campo y encontrarse los márgenes de los senderos por donde ha discurrido una carrera de montaña llenos de envoltorios de barritas energéticas, envases de bebidas isotónicas y el resto de plásticos que los corredores han dejado tirados en el suelo.

El auge de este tipo de pruebas o trails está multiplicando la afluencia de deportistas a la naturaleza, algo que sería perfectamente compatible con su conservación si los organizadores y los participantes fueran más responsables con los residuos que se generan durante la prueba.

Hay que ‘estimular’ el respeto a la montaña en aquellos que, concentrados en el crono, se olvidan del lugar por el que transitan

En la mayoría de las ocasiones los recorridos transitan por espacios naturales de alto valor ecológico. Unos ecosistemas con un frágil equilibrio en los que el abandono de basura, la mayoría envases y envoltorios de plástico, puede afectar a la flora y la fauna, entre las que abundan las especies amenazadas y en riesgo de extinción.

Foto: Paisaje de naturaleza (Jose Luis Gallego) Opinión

La solución no puede ser organizar batidas de limpieza tras la celebración de la prueba. Es imposible recoger todos los residuos que el viento esparce por el monte o acaban en los ríos. Tampoco se puede poner un comisario detrás de cada arbusto para amonestar al corredor incívico. Por ello hay que apelar a la responsabilidad individual de cada participante y tomar las medidas necesarias para evitarlo desde la organización.

placeholder La responsabilidad se extiende, por supuesto, a las pruebas ciclistas (EFE)
La responsabilidad se extiende, por supuesto, a las pruebas ciclistas (EFE)

Los itinerarios de las carreras deben habilitar zonas de recogida de residuos, como hacen con las de avituallamiento, y contar con contenedores de recogida selectiva para que los participantes puedan depositar en su interior cada tipo de residuo.

Los corredores por su parte deberían verse obligados por la organización a rotular con su número de dorsal los alimentos que lleven encima, así como los que recojan en lo largo de la prueba, de manera que si se encuentran esparcidos en el monte puedan ser debidamente sancionados.

Foto: Foto: Unsplash/@lucabravo Opinión

En algunos países está triunfando una interesante variedad de carreras de montaña denominada Plogging consistente en recoger la basura abandonada en la naturaleza, la llamada basuraleza, en el transcurso de la prueba. De ese modo el vencedor es, no únicamente quien llega antes, sino quien recoge más residuos.

Aunque no es la solución ideal (que sería simplemente no tirar nada al suelo cuando corres por la montaña) esta modalidad es una manera original de ‘estimular’ los buenos hábitos en la montaña de aquellos que, concentrados en la lucha contra el crono, suelen olvidarse del lugar por el que transitan.

Correr Limpieza Basura Naturaleza
El redactor recomienda