Es noticia
Menú
El espectacular oryx del cabo: uno de los mayores antílopes
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Fotogramas del Planeta A

El espectacular oryx del cabo: uno de los mayores antílopes

Los machos de esta especie superan los 250 kilos de peso. Sus impresionantes cuernos alcanzan casi un metro de longitud: hace años, se vendían en Europa como si fueran los del mítico unicornio

Foto: Una pareja de oryx del cabo en el desierto africano del Kalahari. (Andoni Canela)
Una pareja de oryx del cabo en el desierto africano del Kalahari. (Andoni Canela)

Entre los lugares del planeta que más me apasionan destaco el desierto del Kalahari. Se sitúa en el sur de África, entre Botsuana, Namibia y Sudáfrica, y esta es la crónica fotográfica de mi viaje recorriendo su gran área desértica: entre la reserva de Central Kalahari y el Parque Nacional de Kgalagadi.

De las especies que habitan el Kalahari me llama especialmente la atención el oryx (órice) del cabo ('Oryx gazella'), uno de los antílopes más grandes del mundo. Los machos superan los 250 kilos de peso y sus cuernos llegan casi al metro de longitud. Suelen vivir en manadas que varían de los 20 a 40 individuos dependiendo de las posibilidades de alimento de la zona. Pueden pasarse semanas sin beber agua y la extraen de la hierba, brotes y frutos de los que se alimentan.

placeholder Un oryx paseando entre otros antílopes. (A. C.)
Un oryx paseando entre otros antílopes. (A. C.)

Amanezco en la tienda de campaña en una mañana fría de invierno en el desierto del Kalahari, en Botsuana. Las dunas rojizas contrastan con el azul intenso del cielo. Ni una sola nube. En invierno, en este lugar las noches y las mañanas son muy frías, en contraste con el resto del día, por eso nuestros sacos de dormir son gruesos. Como los lagartos que se solean por estas latitudes, espero a los primeros rayos de sol para calentarme un poco el cuerpo.

placeholder La figura del oryx es inconfundible. (A. C.)
La figura del oryx es inconfundible. (A. C.)

En este desierto, la lluvia es escasa y hay muy pocos árboles. El cielo habitualmente está sin nubes, y es de azul intenso, sobre todo en la época seca. Eso permite mirar al horizonte y descubrir la idílica imagen de postal con la que se suele asociar a África. El Kalahari destaca en algunos de sus enclaves por unas dunas de color rojizo. La vegetación es escasísima: apenas unos arbustos y unas acacias enanas.

placeholder Un oryx pasa bajo la atenta mirada de una leona. (A. C.)
Un oryx pasa bajo la atenta mirada de una leona. (A. C.)

En la época seca, las gacelas saltarinas, los ñus y los órices del cabo se reúnen en centenares alrededor de los puntos de agua. Aquí no hay ríos. Los pequeños pozos creados durante las últimas lluvias son el lugar más concurrido del desierto, y tanto herbívoros como depredadores acuden allí.

Además de ser uno de los de mayor tamaño, el oryx del cabo figura entre los antílopes más bellos que existen. Su atlético cuerpo se distingue a kilómetros de distancia. Sus cuernos, largos y puntiagudos, se vendían antaño en Europa como si fueran de unicornio. Estos antílopes son una de las presas habituales de los leones que campean por la zona.

placeholder Un nutrido grupo de oryx en el Kalahari. (A. C.)
Un nutrido grupo de oryx en el Kalahari. (A. C.)

Una tarde sin viento especialmente calurosa, escucho a lo lejos el chillido agudo de un águila marcial. Cuando voy a alzar la mirada para observarla, distingo a un órice caminando a paso lento en dirección a una charca de agua. Observo un grupo de leones que descansan perezosos encima de una pequeña duna. Veo también una avutarda kori caminando entre el paisaje desértico. Un halcón peregrino come los restos de una tórtola del cabo que ha cazado junto a la charca. Escenas de vida salvaje que son la esencia de este gran desierto africano: Kalahari 100%.

Entre los lugares del planeta que más me apasionan destaco el desierto del Kalahari. Se sitúa en el sur de África, entre Botsuana, Namibia y Sudáfrica, y esta es la crónica fotográfica de mi viaje recorriendo su gran área desértica: entre la reserva de Central Kalahari y el Parque Nacional de Kgalagadi.

Noticias de África Naturaleza Animales
El redactor recomienda