Es noticia
Menú
Y en medio de todo este caos ¿a quién le importa que se extinga el urogallo?
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Su población sigue en caída libre

Y en medio de todo este caos ¿a quién le importa que se extinga el urogallo?

Nuestro gallo salvaje del Cantábrico, una de las especies más emblemáticas de la fauna ibérica, está a punto de desaparecer para siempre ante la indiferencia general

Foto: El urogallo cantábrico está al borde de la extinción (SEO/Birdlife)
El urogallo cantábrico está al borde de la extinción (SEO/Birdlife)

La actualidad política es tan atronadora, nos llega tan recargada de titulares, que apenas queda espacio para cuestiones que se alejen del tumulto, de los codazos y la polvareda de los despachos. Por eso es de agradecer que el lector haya tenido a bien atender esta crónica de la naturaleza: no menos urgente, ni menos trágica. Porque la noticia es que estamos a punto de perder al urogallo cantábrico para siempre.

El área ocupada por el urogallo en la cordillera Cantábrica se ha reducido un 83% desde la década de 1970

El urogallo común (Tetrao urogallus) es una especie forestal circumboreal de la que sólo quedan dos poblaciones en España: una en la cordillera Cantábrica y otra en los Pirineos. Ambos núcleos viene sufriendo un severo declive en los últimos años, especialmente acentuado en el caso de la población cantábrica. Por ello en 2018 se catalogó como 'especie en situación crítica' y se habilitaron medidas especiales para intentar frenar su declive. Sin embrago, nuevos datos científicos confirman que, lejos de remitir, ese declive que se está acelerando, probablemente de manera irreversible.

Foto: Ejemplar de lobo ibérico. (EFE)

Así lo demuestra el último y reciente estudio llevado a cabo por científicos del Grupo de Investigación en Gestión de Recursos Cinegéticos y Fauna Silvestre del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC – CSIC) en colaboración con investigadores y técnicos de gestión de la fauna silvestre de varias instituciones portuguesas, suizas y españolas.

Como bien señalan en la nota que acompaña a la presentación del estudio, para desarrollar planes de gestión de las poblaciones amenazadas de fauna silvestre es necesario disponer de información veraz y actualizada, ya que solo mediante la información obtenida sobre el terreno, con el trabajo de campo, es posible comprender la dinámica poblacional de una especie con el fin de implementar las estrategias de gestión más adecuadas.

placeholder Munielllos, en Asturias, uno de los últimos refugios del urogallo (Foto: Jose Luis Gallego)
Munielllos, en Asturias, uno de los últimos refugios del urogallo (Foto: Jose Luis Gallego)

Y eso es exactamente lo que han hecho los investigadores y técnicos del CIBIO (Portugal), de la Junta de Castilla y León y del Principado de Asturias, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y del Swiss Ornithological Institute (Suiza), quienes han analizado la evolución de la población de urogallos en los últimos 42 años (1978-2019) en 196 cantaderos y territorios de cría de la vertiente sur de la cordillera. Y los resultados no pueden ser más inquietantes.

placeholder Área de distribución del urogallo cantábrico: 1974 (azul) - 2019 (rosa) / CSIC
Área de distribución del urogallo cantábrico: 1974 (azul) - 2019 (rosa) / CSIC

En base a esos datos científicos obtenidos a partir del trabajo de campo se ha podido determinar que el área ocupada por el urogallo en la cordillera Cantábrica se ha reducido un 83% respecto a 1970, mientras que la población se ha desplomado de manera vertiginosa, representando en la actualidad un 10% del tamaño estimado para 1978 lo que dejaría su población total en torno a los 250 ejemplares.

Foto: El urogallo es una de las especies más amenazadas (SEO/Birdlife)

Para el Dr. José Jiménez, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) adscrito al IREC y primer firmante del artículo con las conclusiones del estudio publicado en la revista científica Science of the total environment, “estos parámetros son claramente insuficientes para mantener una población estable” y sugieren la necesidad de sumar esfuerzos y trabajar en equipo para mejorar sus garantías de supervivencia.

Un cóctel de causas en contra

Como coinciden en señalar todos los estudios que se están llevando a cabo sobre la especie (entre los que cabe destacar la labor de SEO/Birdlife) la regresión del urogallo cantábrico se debe a un cóctel de causas entre las que destaca la alteración de su hábitat y la falta de una adecuada planificación forestal. Vinculado estrechamente a los bosques maduros de hoja caduca (hayedos, robledales y abedulares, entre otras arboledas) el urogallo cantábrico se esta mostrando asimismo especialmente sensible a los efectos del cambio climático en la cordillera.

Otras de las causas son el exceso de herbívoros y el aumento de depredadores que diezman las polladas, lo que ha hundido su tasa de reproductividad hasta límites insostenibles, la masificación de las carreras de montaña que atraviesan sus territorios y por supuesto el furtivismo. Y es que, aunque cueste de creer, todavía existen escopeteros (que no cazadores) que, actuando contra las leyes europeas, estatales y comunitarias que protegen y amparan a la especie, siguen disparando a los urogallos.

placeholder Hembra de urogallo cantábrico (Foto: Fundación Biodiversidad)
Hembra de urogallo cantábrico (Foto: Fundación Biodiversidad)

Este nuevo estudio, que destaca por el rigor en el método con el que se ha llevado a cabo y la extensión del muestreo en el trabajo de campo, viene a sumarse al resto de los que se vienen realizando en la cordillera cantábrica en los últimos años, y confirma que la suerte del gallo salvaje puede estar echada, ya que mientras se acumulan las alertas y se activan las alarmas, y a pesar de la creación de un Grupo de Trabajo específico, nadie parece ser capaz de poner en marcha un plan de choque, urgente y eficaz, para que el urogallo cantábrico no siga los pasos del bucardo y abra un nuevo boquete en nuestro patrimonio natural.

Puede consultarse la publicación de este trabajo a través del portal de divulgación científica ‘Science Direct’

La actualidad política es tan atronadora, nos llega tan recargada de titulares, que apenas queda espacio para cuestiones que se alejen del tumulto, de los codazos y la polvareda de los despachos. Por eso es de agradecer que el lector haya tenido a bien atender esta crónica de la naturaleza: no menos urgente, ni menos trágica. Porque la noticia es que estamos a punto de perder al urogallo cantábrico para siempre.

Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Naturaleza
El redactor recomienda