Es noticia
Menú
La vida del león, el gran felino africano
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
fotogramas del planeta A

La vida del león, el gran felino africano

Las principales amenazas que están acabando con los leones son la caza ilegal, las muertes como represalia a los ataques al ganado, la destrucción de su hábitat y la desaparición de sus presas naturales

Foto: León en el desierto del Kalahari. (Andoni Canela)
León en el desierto del Kalahari. (Andoni Canela)

La belleza del atardecer en la sabana es un tópico, pero también una realidad. Veo a un león que se acaba de despertar de la siesta. El sol tiñe de naranja todo lo que encuentra. Para los felinos, la puesta de sol marca la hora de activarse para patrullar su territorio y salir en busca de presas.

Después del tigre, el león es el segundo felino más grande; los machos pueden llegar a los 2 m de longitud y superar los 200 kg. Una de sus características físicas más reconocibles es la melena, solo presente en los machos. El león se adapta a distintos tipos de hábitat dentro del continente africano, exceptuando los bosques tropicales cerrados y las zonas más secas como el desierto del Sáhara. Puede encontrarse a grandes altitudes, por ejemplo, en el monte Kilimanjaro, en la sabana del Serengueti o en las zonas semidesérticas de África del Sur como el Kalahari, siempre y cuando tenga agua y caza al alcance.

placeholder Los leones son los únicos felinos que viven en manadas. (Andoni Canela)
Los leones son los únicos felinos que viven en manadas. (Andoni Canela)

Precisamente, muy cerca del desierto del Kalahari, en Namibia, me encuentro con un viejo león. Herido y famélico. Tiene la mandíbula destrozada y varios dientes rotos. Ya no va con el resto de la manada. Está muy delgado y en mal estado. Las heridas probablemente fueron provocadas por un lance de caza con alguna presa de gran tamaño. La vida es dura en la naturaleza, tanto para los depredadores como para sus presas.

Vida en manada

De todos los felinos, el león es el único que vive en manada. Las manadas están compuestas mayoritariamente por hembras emparentadas, que son las que se encargan de la caza y el cuidado de los cachorros. Uno o dos machos adultos suelen completar la manada. A veces hay más machos, dependiendo del tamaño del grupo, que siempre va en función de las presas disponibles, del hábitat y de la densidad de leones. Puede haber manadas pequeñas con pocos ejemplares y otras llegar a los 30 o 40 leones.

placeholder Una leona tras haber cazado una cebra la noche anterior. (Andoni Canela)
Una leona tras haber cazado una cebra la noche anterior. (Andoni Canela)

Una mañana en la sabana de Masai Mara (Kenia) aparece junto a una pista de tierra un grupo de leones que habían cazado una cebra durante la noche. A primera hora, las leonas de la manada ya estaban saciadas descansando bajo una acacia cercana, pero no perdían de vista a la cebra ni a sus propios cachorros. La muerte de la cebra da vida a los jóvenes leones. Me fijo en los diferentes colores del pelaje de los leones: en sus primeros dos años, algunos son más grises y otros más marrones (algunos con esas manchas "tipo leopardo" típicas de los cachorros), aunque en poco tiempo cambian para ir pareciéndose cada vez más a los adultos.

Amenazados y en declive

El declive de la población de leones africanos es evidente. Quedan menos de cuatro mil leones machos en libertad. En total, se calcula que hay entre veinte y treinta mil leones. Cada año son menos y su territorio se reduce a un ritmo imparable. En el transcurso del siglo XXI ha desaparecido entre el 30% y el 50% del número total de leones africanos.

placeholder Una cría de león escalando un árbol. (Andoni Canela)
Una cría de león escalando un árbol. (Andoni Canela)

Muchas de las poblaciones locales africanas están en peligro de extinción, especialmente fuera de las áreas protegidas de parques nacionales y reservas. El león está catalogado como vulnerable. Las amenazas que están acabando con los leones son la caza ilegal, las muertes como represalia a los ataques al ganado, la destrucción de su hábitat y la desaparición de sus presas. La Lista Roja de la IUCN, confirma que la población de leones continúa en descenso.

La belleza del atardecer en la sabana es un tópico, pero también una realidad. Veo a un león que se acaba de despertar de la siesta. El sol tiñe de naranja todo lo que encuentra. Para los felinos, la puesta de sol marca la hora de activarse para patrullar su territorio y salir en busca de presas.

Naturaleza
El redactor recomienda