Es noticia
Audio | avalanchas bajo la arboleda tras una nevada
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Sábados de Campo

Audio | avalanchas bajo la arboleda tras una nevada

La nieve acumulada se desengancha y cae en grandes montoneras, con estrépito. Bajo las copas nieva dos veces: estrellas de hielo y masas apelmazadas

Foto: Un pinzón vulgar en la nieve. (Carlos de Hita)
Un pinzón vulgar en la nieve. (Carlos de Hita)

Ventiscas aparte, se puede definir una nevada como ese momento en que todo se mueve y casi nada suena. Los copos blandos caen con suavidad y se amontonan, unos con otros, en un susurro inaudible.

Pero incluso entonces por el bosque corren otros ruidos, arrastres de pequeñas avalanchas de nieve acumulada que, sumando fuerzas, llegan a provocar grandes estrépitos.

Audio/Vídeo: Carlos de Hita

Nieva intensamente en una arboleda mixta del valle del Eresma, en Valsaín. Una tórtola turca aguanta, estoica, el nevazo. Cerca, un mirlo reclama inquieto. Se escuchan las notas simples de un pico picapinos, un pájaro carpintero que salta de tronco en tronco. Pero tras el picapinos saltan también los demás pájaros que buscan cobijo entre las ramas desnudas. Zumban los herrerillos y los carboneros comunes.

Foto: Carboneros alimentándose en un comedero. (Carlos de Hita)

Al escapar, el mirlo negro deja tras de sí un derrumbe y la estela de un grito de alarma. Y la nieve acumulada empieza a caer desde las copas. ¿Efecto mariposa? ¿El aleteo de un pájaro produce los desprendimientos? Seguramente no. La atmósfera templa y una brisa, suave, pero de más entidad que el aleteo de los pájaros, mece las ramas. La nieve acumulada se desengancha y entonces sí, cae en grandes montoneras, con estrépito. Bajo las copas nieva dos veces: estrellas de hielo y masas apelmazadas.

Un pinzón vulgar ahueca su abrigo de plumas mientras a su alrededor el suelo del bosque retumba como un enorme tambor.

Naturaleza
El redactor recomienda