Alcaudón, alzacola o aguilucho cenizo: ¿quién será el ave del año 2022?
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Se abre el plazo de votación

Alcaudón, alzacola o aguilucho cenizo: ¿quién será el ave del año 2022?

Esta campaña anual quiere llamar la atención sobre el estado de conservación en el que se encuentran las especies más amenazadas de nuestra avifauna, para reclamar su protección y la de sus hábitats

Foto: El alcaudón común, candidato a Ave del Año 2022 (EFE/Beldad)
El alcaudón común, candidato a Ave del Año 2022 (EFE/Beldad)

Un año más, la organización conservacionista SEO/BirdLife, que centra su acción en el estudio y la conservación de las aves silvestres y sus hábitats, ha abierto el concurso popular para elegir al Ave del Año 2022

La elección del ave del año tiene por principal objetivo llamar la atención sobre la delicada situación que atraviesan algunas de las especies más amenazadas de la avifauna española. Con esta acción divulgativa, que viene celebrándose desde 1988 (cuando se elegió a la ganga ortega), se pretende poner en conocimiento de la ciudadanía la necesidad de proteger los hábitats que las acogen y reclamar a la administraciones e instituciones que se apliquen las medidas oportunas para garantizar su conservación.

Las tres especies han sido incluidas en el Libro Rojo de las Aves de España ante su declive poblacional y las amenazas de extinción

Y para este año 2022 la oenegé propone como candidatos al aguilucho cenizo, el alcaudón común y el alzacola rojizo, tres especies ligadas al medio agrario que presentan una importante disminución en sus poblaciones debido principalmente a la pérdida de elementos naturales en el paisaje agrario, el uso de generalizado de plaguicidas y las cosechas más tempranas.

Foto: El urogallo es una de las especies más amenazadas (SEO/Birdlife)

Para Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, la elección del ave del año no solo responde a su carácter tradicional y su valor simbólico: “estamos en un momento crucial para lograr detener la crisis ecológica a la que nos enfrentamos, y las aves nos dan claras señales de alarma sobre los principales problemas ambientales que debemos atender, protegiéndolas a ellas nos estamos cuidando a nosotros mismos" porque "solo protegiendo nuestro patrimonio natural podremos garantizar un futuro sano y de calidad para todos”.

placeholder Aguilucho cenizo (Vitaly Ilyasov/ Shutterstock)
Aguilucho cenizo (Vitaly Ilyasov/ Shutterstock)

En ese sentido la elección de los tres candidatos también ha tenido en cuenta aspectos que van más allá de su situación específica y del declive poblacional que está poniendo en riesgo su supervivencia.

Así, en el caso del aguilucho cenizo se ha pretendido resaltar la singularidad y el valor ecológico de los ambientes agrarios cerealistas donde habita. Pocas rapaces hay tan ligadas a las actividades humanas como el grácil aguilucho cenizo, una especie que, en nuestro territorio, depende estrechamente de las grandes extensiones cultivadas de cereal. A través de esta especie se podrá concienciar a la sociedad, a los políticos y a los agricultores para buscar soluciones conjuntas que eviten la destrucción de nidos durante la época de siega y el mantenimiento de sistemas de explotación agrícola más respetuosos con el buen estado de la biodiversidad.

placeholder Una pareja de alcaudones comunes fotografíada en la provincia de Ciudad Real (EFE/Beldad)
Una pareja de alcaudones comunes fotografíada en la provincia de Ciudad Real (EFE/Beldad)

El alcaudón común es una especie migratoria que se distribuye principalmente por la región mediterránea muy ligada a encinares, dehesas y todo tipo de cultivos arbóreos, tanto de regadío como de secano, así como pinares abiertos y matorrales con árboles dispersos. El mantenimiento de los linderos entre las diferentes tierras de cultivo resulta clave par su conservación, tanto como lugares de nidificación como para la captura de presas. Se trata de una de las cuatro especies de alcaudones presentes en España y su caída poblacional demuestra la progresiva desaparición de los hábitats silvestres en el medio agrario y el lento pero inexorable declive de los insectos.

placeholder Alzacola rojizo (Salvador Solis/SEO Birdlife)
Alzacola rojizo (Salvador Solis/SEO Birdlife)

Por último, el alzacola rojizo es una especie muy ligada al viñedo y el olivar tradicional que mantiene sus últimos territorios de cría en Andalucía, Extremadura y algunos enclaves aislados de Murcia y Alicante. Se trata de un ave migratoria que solo aparece en España durante la época reproductora, cuando se establece preferentemente en cultivos leñosos de la mitad sur del país, en áreas de clima seco y cálido. A través de esta especie se podrá difundir y dar a conocer la importancia de conservar esos hábitats tradicionales y promover unas prácticas agrícolas más sostenibles y en armonía con la naturaleza, que permitan conservar la biodiversidad y favorecer su recuperación.

Naturaleza
El redactor recomienda