Guepardos: los más rápidos felinos (y también los más amenazados)
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Fotogramas de planeta A

Guepardos: los más rápidos felinos (y también los más amenazados)

Los guepardos pueden adaptarse a distintos hábitats; sin embargo, se sienten más a gusto en zonas desérticas como el Kalahari. Allí aprovechan los momentos en que sus potenciales presas se acercan a las charcas para beber

Foto: Un guepardo, el sexto felino más grande. (Andoni Canela)
Un guepardo, el sexto felino más grande. (Andoni Canela)

Después de más de cuatro años buscando grandes felinos por el mundo para realizar Panteras, hay momentos memorables. Uno de ellos fue observar a un par de guepardos subidos en las dunas rojas del desierto del Kalahari, en el sur de África. Recuerdo el momento que el sol hace hacía un bello contraste entre el rojo de la arena y el amarillo de su pelaje. Los felinos parecía que fueran vigías en un faro ante un océano de tierra y hierba amarillenta.

Los guepardos pueden adaptarse a distintos hábitats; sin embargo, se sienten más a gusto en zonas desérticas como el Kalahari. Allí y en otras partes donde el agua es un bien escaso (también hay presencia de guepardos, por ejemplo, en Arabia) aprovechan los momentos en que sus potenciales presas se acercan a las charcas para beber. Al contrario que otros felinos con los que comparten hábitat, suelen moverse más durante el día.

placeholder Un guepardo tras la caza de un impala. (Andoni Canela)
Un guepardo tras la caza de un impala. (Andoni Canela)

Eso tiene una explicación lógica: a causa de su menor envergadura (es el sexto felino en tamaño después del tigre, el león, el jaguar, el leopardo y el puma), puede convertirse en víctima de leones y leopardos e incluso hienas. De esta manera, saliendo a cazar de día, tiene menos posibilidades de coincidir con los felinos más robustos. De hecho, se considera que las características franjas negras que le atraviesan la cara verticalmente tienen la función de proteger los ojos de los intensos rayos solares que lucen durante las horas diurnas en los lugares donde vive.

El más rápido

El guepardo, único superviviente de su género (Acinonyx), es famoso por considerarse el animal terrestre más veloz del planeta. Es capaz de alcanzar velocidades que superan los 100 km/h. Todo su cuerpo está diseñado con ese propósito: posee una figura aerodinámica, unas esbeltas patas traseras, que funcionan como si tuvieran un resorte que las impulsa, y unos órganos internos especializados. Al contrario que sus parientes de la familia 'Felidae', no tiene uñas retráctiles. Este hecho responde a la necesidad agarrase mejor al suelo mientras corre a altas velocidades.

placeholder Un guepardo vigilando desde unas dunas. (Andoni Canela)
Un guepardo vigilando desde unas dunas. (Andoni Canela)

Es uno de los felinos más amenazados y quedan menos de 7.000 ejemplares en libertad.

Cazador especializado

Su característico pelaje moteado también tiene una causa clara: poder mimetizarse con el entorno y, así, acercarse a sus presas más fácilmente. La piel de los guepardos está salpicada por miles de pequeñas manchas negras. Pueden llegar a tener más de 2.000 y que les permite mimetizarse con el paisaje en el que viven. Gracias a ellas pasan más desapercibidos al acercarse a sus presas. El guepardo sobre todo está presente en el este y el sur de África, y allí elige presas medianas, entre las cuales se encuentran antílopes característicos de estos parajes como las gacelas de Thomson o las gacelas saltarinas.

placeholder Un guepardo echando de su territorio a un gato montés. (Andoni Canela)
Un guepardo echando de su territorio a un gato montés. (Andoni Canela)

Pero, en estos últimos viajes tuvimos la ocasión de presenciar una extraordinaria persecución e intento de cazar a un gato salvaje africano. Es curioso ver que, a pesar de cazar en grupo (a veces algunos machos se juntan en coaliciones para optimizar las cacerías), el potente guepardo tiene que rendirse para no salir perjudicado por la amenaza que suponen las zarpas de otro felino (estas sí, ¡retráctiles!).

Desde los egipcios

La caza furtiva de este animal ha sido siempre uno de sus principales problemas. Aunque todavía está presente en algunos lugares del norte de África y algunos puntos de Asia, en estas zonas ha ido desapareciendo hasta considerarse en peligro crítico de extinción. Y, en muchos sitios del continente africano, se le sigue persiguiendo porque se le responsabiliza de algunos ataques a animales domésticos.

placeholder Las gacelas son una de las grandes presas de los guepardos. (Andoni Canela)
Las gacelas son una de las grandes presas de los guepardos. (Andoni Canela)

En la antigüedad, los egipcios los capturaban para convertirlos en mascotas y ayudantes de caza. Sus pieles, igual que las de los leopardos, eran un bien preciado. A lo largo de la historia, se ha probado que el guepardo es uno de los felinos menos agresivos y el que menos perjudica al ganado de las áreas donde vive.

Caza
El redactor recomienda