El avistamiento de un grupo de búhos nivales desata la locura en Asturias
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Especie amenazada

El avistamiento de un grupo de búhos nivales desata la locura en Asturias

La inicial respuesta de asombro ha dado paso a una auténtica peregrinación de aficionados a la ornitología y la fotografía de naturaleza, lo que esta provocando una situación de acoso a estas aves

Foto: Búho nival en el Cabo de Peñas, Asturias (EFE Eloy Alonso)
Búho nival en el Cabo de Peñas, Asturias (EFE Eloy Alonso)

El sorprendente avistamiento de tres ejemplares de búho nival (Bubo scandicus) en puntos de Cantabria y Asturias ha causado un enorme revuelo entre los aficionados a la ornitología y a la fotografía de naturaleza de toda España. Hasta el punto de que, lo que empezó como curiosidad ha acabado convistiéndose en una situación de acoso a estas rapaces nocturnas, pertenecientes a una especie protegida a nivel mundial y clasificada como vulnerable.

La notícia ha provocado la afluencia de aficionados desde toda España para tratar de observar a esta singular especie

Con una altura de unos sesenta centímetros y una envergadura (que es la distancia de punta a punta de ala) de hasta metro y medio, esta espectacular ave, emparentada con nuestro búho real, muestra una librea completamente blanca, para mimetizarse con la nieve, y habita los territorios al norte del Círculo Polar Ártico y amplias regiones del norte de América y Eurasia, dónde mantiene unos hábitos eminentemente sedentarios, aunque puede realizar cortos desplazamientos en invierno hacia el sur.

Foto: Los sonidos de las aves nocturnas españolas son muy variados. (Unsplash)

De ese modo, los búhos nivales que habitan Escandinavia, Rusia y otro territorios del norte de Europa pueden dejarse ver muy ocasionalmente en países como Alemania, Holanda o incluso el norte de Francia, pero no se dan avistamientos en la Península Ibérica, tal y como declaraba a la Agencia EFE estos días el ornitólogo Juan Carlos Vázquez, presidente del Grupu d'Ornitoloxía Mavea de Asturias

Como informaba este experto, el primero de los ejemplares fue avistado hace dos semanas en la comunidad autónoma de Cantabria, donde fue recogido por el mal estado que presentaba, al parecer por deshidratación, para trasladarlo a un centro de recuperación, donde falleció a las pocas horas. Luego fue fotografiado otro en la zona del Cabo de Peñas, el punto más septentrional de la costa asturiana, y un tercero sobre el tejado de una caseta de campo a unos kilómetros.

Respecto a las causas que han podido motivar la presencia de estas aves nórdicas en una latitud tan baja respecto a su área de cría se barajan varias hipótesis, entre ellas la de que puedan haber llegado tras posarse en un barco durante una tormenta o que la especie esté empezando a mostrar alteraciones en su área de distribución motivadas por el cambio climático.

placeholder Las redes sociales dan cuenta del fenómeno (Twitter)
Las redes sociales dan cuenta del fenómeno (Twitter)

En cualquier caso, y tras dejar de ser avistados, en los últimos días se ha vuelto a localizar a uno de los ejemplares de nuevo en la zona de Cabo Peñas, lo que provocado la movilización de una multitud de aficionados llegados desde diferentes puntos de España para tratar de observar a esta especie de la que se han dado escasas citas en nuestro país.

placeholder Un grupo de aficionados observando a la rapaz (EFE/E. Alonso )
Un grupo de aficionados observando a la rapaz (EFE/E. Alonso )

Y lo que en un principio surgió como una sorprendente movilización, demostración del ‘gancho’ que tiene la afición por la ornitología y la fotografía de naturaleza en nuestro país, ha desembocado en auténticas aglomeraciones para ver a estas aves que, exhaustas, estarían intentando recuperar fuerzas para afrontar la difícil misión de retornar a sus alejados territorios de cría.

Asturias Naturaleza
El redactor recomienda