Nacen 44 tortugas bobas en Calafell: la mayoría ya viajan hacia el mar
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
casi dos meses de vigilancia

Nacen 44 tortugas bobas en Calafell: la mayoría ya viajan hacia el mar

Los huevos estuvieron bajo custodia de voluntarios del GEPEC-EdC desde el pasado mes de junio, y aún quedan otros 41 huevos que, si no hay nacimiento natural, se abrirán

placeholder Foto: Una cría de tortuga boba en San Pedro del Pinatar (Murcia)
Una cría de tortuga boba en San Pedro del Pinatar (Murcia)

El Mediterráneo cuenta desde hoy con más de una treintena de nuevas tortugas bobas, después de que el Grup d'Estudi i Protecció dels Ecosistemes Catalans -Ecologistes de Catalunya (GEDEC-EdC) haya liberado a la mayoría de los 44 ejemplares recién nacidos en Calafell (Tarragona) la noche del jueves. "Después de 65 días y noches de vigilancia continua del nido de tortugas de la playa de Calafell, por fin han nacido sanas y fuertes las pequeñas tortugas marinas", han señalado desde GEDEC-EdC, anunciando el nacimiento de las primeras.

Todavía quedan 41 huevos en el nido, que custodia el Grupo desde el pasado 19 de junio, y si no nacen de manera natural los voluntarios abrirán el nido. Tal y como señala el 'Diari Més', en junio detectaron el nido y después de casi dos meses de vigilancia, en la que participan casi 600 voluntarios, a las 22:00 del jueves 12 de agosto comenzaron a nacer los primeros ejemplares. De las 44 crías, 34 ya están de camino hacia el mar, mientras que las otras diez se han trasladado al Centro de Recuperación de Animales Marinos (CRAM) del Prat de Llobregat para que cojan peso y tamaño antes de ser liberadas también.

En 2021 esta especie de tortuga marina ha hecho un total de cinco nidos en el litoral catalán, una cifra elevada si se compara con los últimos años. La tortuga boba, careta o tortuga cabezona, es la especie más común del Mediterráneo. Aunque puede llegar a medir 120 centímetros y pesar 120 kilos, se trata de una de las especies de tortugas más pequeñas. Una vez en el mar, suelen emigrar hacia las zonas del Alborán y el Adriático, desovando en las costas griegas. En España se las conoce como tortugas boba porque, en ocasiones, cuando sube a tomar el aire se queda adormilada en la superficie tomando el sol, por lo que es fácil de capturar.

El año pasado se liberaron más de una veintena de ejemplares en la playa de Cap Blanc en Cullera (Valencia): fue la primera vez que existía un registro de tortuga boba poniendo huevos en la playa de Cullera. Una vez localizado el nido, éste fue trasladado y soterrado en la playa de la Punta del Parque Natural de la Albufera, de acceso restringido, donde permaneció en torno a dos meses. Durante los últimos días se montaron guardias para salvaguardar el nido hasta que, finalmente los huevos eclosionaron y las tortugas fueron liberadas.

Mediterráneo Animales
El redactor recomienda