El berrendo, el mamífero más rápido de América
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Crónicas de la vida salvaje

El berrendo, el mamífero más rápido de América

Estos veloces parientes de los okapis africanos campan por las grandes llanuras estadounidenses, pero no a sus anchas, dado que carreteras y vallas para el ganado delimitan cada día más su hábitat

placeholder Foto: Una grupo de berrendos ('Antilocapra americana'). (Foto: Andoni Canela)
Una grupo de berrendos ('Antilocapra americana'). (Foto: Andoni Canela)

Viajo hasta el centro de los Estados Unidos, a los estados de Wyoming y Dakota del Sur. Allí, mi intención es recorrer las zonas protegidas de Seedskadee Wildlife Refuge, Wind Cave National Park y Badlands National Park. Conduzco durante horas a través de carreteras rodeadas de llanuras donde mi mirada se pierde en horizontes infinitos. Aquí, en la gran pradera norteamericana, vive el berrendo.

El berrendo ('Antilocapra americana') es especialmente conocido por su velocidad. De los mamíferos terrestres que había en el continente americano, el berrendo es el más rápido. Puede llegar a superar los 90 kilómetros por hora. Le llaman 'antílope americano' y realmente parece un antílope, pero no es uno de ellos. Pertenece a otra familia, a la Antilocapridae, y su pariente más cercano es el okapi africano.

placeholder Manada de berrendos. Algunas de ellas pueden ser migratorias. (Foto: Andoni Canela)
Manada de berrendos. Algunas de ellas pueden ser migratorias. (Foto: Andoni Canela)

Al caer la noche llego a Wind Cave, donde dormiré en la tienda de campaña. Antes del crepúsculo diviso a lo lejos los primeros berrendos. Confío en que sigan allí al día siguiente. El cielo estrellado anuncia que será una mañana soleada. A primera hora salgo a dar un paseo y apenas media hora después me encuentro con la manada de berrendos. Es un grupo de machos y hembras con varias crías a las que les empiezan a salir los cuernos.

El sol del amanecer pinta de tonos dorados el pelaje de los berrendos y realza el contraste con las manchas blancas de su cara, pecho, costado y partes traseras. También destacan sus patas muy largas y los cuernos, más grandes en los machos y más pequeños en las hembras. Son también característicos sus oscuros ojos protegidos por grandes pestañas, que les proporcionan una visión panorámica de más de 180 grados.

placeholder Un berrendo al que ya le han salido los cuernos. (Foto: Andoni Canela)
Un berrendo al que ya le han salido los cuernos. (Foto: Andoni Canela)

La hierba seca de comienzos de primavera (aquí el verde llega muy tarde) da a todo un color uniforme. Observo el paisaje mientras marcho por estas llanuras que parecen no tener fin. A los berrendos les gustan los espacios abiertos, aunque también pueden encontrarse en áreas desérticas, la montaña baja y los valles fluviales. Los berrendos son herbívoros y se alimentan principalmente de hierba. También comen arbustos, flores de varias especies e incluso de cactus. Al habitar en zonas tan pobres o escasas de agua obtienen el agua de las plantas que ingieren.

En el salvaje oeste

Estoy en pleno territorio de los nativos Lakota, en las grandes praderas. En los mismos escenarios donde se filmó 'Bailando con lobos', una de mis películas favoritas, disfruto de una escena extraordinaria. Me recuerda a la película y a esos tiempos, como si los hubiera vivido. Allí veo en primer término a unos perritos de las praderas, a su lado unos berrendos y detrás un grupo de bisontes de llanura.

Es el salvaje oeste en estado puro, pero sin pistolas ni flechas. Aquí los berrendos comparten hábitat con otros mamíferos, aparte de los perritos y los bisontes, como el ciervo mulo, el ciervo de cola blanca, el uapití, el coyote y el puma. Es un lugar de clima muy extremo, típicamente continental: frío, viento y nieve en invierno, y mucho calor en verano. La escasez de precipitaciones explica la pobreza de árboles en la mayor parte del territorio. Algunas manadas de berrendos son migratorias y en otoño suelen viajar largas distancias desde el norte, más frío, a zonas del sur para pasar el invierno. Con la primavera avanzada, cuando los pastos crecen en el norte, regresan a esas zonas donde crían.

placeholder Las carreteras y las vallas de ganado han delimitado su hábitat, pues a pesar de ser rápidos, no son buenos saltadores. (Foto: Andoni Canela)
Las carreteras y las vallas de ganado han delimitado su hábitat, pues a pesar de ser rápidos, no son buenos saltadores. (Foto: Andoni Canela)

La construcción de grandes infraestructuras y carreteras junto a las cercas ganaderas fragmentó totalmente el territorio de los berrendos. Eso les puso en peligro de desaparición a finales del siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX. A pesar de su velocidad, no son grandes saltadores. Por esto uno de sus mayores problemas de conservación son las cercas de ganado.

No saltan bien y, a veces, se bloquean o quedan atrapados al intentar superarlas. La caza furtiva es otra de las mayores amenazas. Los berrendos están protegidos tanto en Estados Unidos como en Canadá y México. Existen dos subespecies de berrendos en peligro de extinción: el berrendo peninsular en Baja California y el berrendo sonorense en Arizona.

Mamífero California Primavera
El redactor recomienda