Los osos cantábricos están dejando de hibernar, ¿y ahora qué?
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Ante el aumento de las temperaturas

Los osos cantábricos están dejando de hibernar, ¿y ahora qué?

Los científicos que estudian los cambios fenológicos de los osos respecto al paso de las estaciones vienen reseñando desde hace un tiempo que el cambio climático está alterando su hibernación

Foto: Familia de osos en Asturias. (EFE)
Familia de osos en Asturias. (EFE)

El proyecto Osos con Futuro, cofinanciado por el programa LIFE de la Unión Europea, centrará sus esfuerzos en la mejora de la disponibilidad de alimento para el oso pardo mediante la plantación de pequeños bosquetes de árboles y arbustos autóctonos en escenarios afectados por el cambio climático.

Coordinado por la Fundación Oso Pardo (FOP), durará hasta 2025 y cuenta con la participación de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la Fundación Patrimonio Natural, de la Junta de Castilla y León, y el Gobierno de Asturias. En declaraciones del presidente de la FOP, Guillermo Palomero, a Planeta A, se trata de un proyecto con una triple aportación: conservación de la biodiversidad, mitigación de la crisis climática y apoyo al desarrollo rural.

Se trata de un proyecto con un triple cometido: ayudar a los osos, luchar contra el cambio climático y crear empleo rural

Uno de los aspectos a los que se va a prestar mayor atención es la sensibilización y concienciación de los colectivos que desarrollan actividades invernales en los territorios habitados por el plantígrado ante la perspectiva, ya constatada sobre el terreno, de que de ahora en adelante se produzca una menor hibernación de los osos.

Los científicos que estudian los cambios fenológicos de los osos respecto al paso de las estaciones vienen reseñando desde hace un tiempo que el cambio climático está alterando la hibernación de estos animales.

placeholder El arándano silvestre es una de las bases de alimento de los osos en otoño. (EFE)
El arándano silvestre es una de las bases de alimento de los osos en otoño. (EFE)

Así, ante el aumento de las temperaturas otoñales y la moderación del frío invernal, los osos se ven estimulados a mantenerse activos durante todo el año, lo que deriva en un aumento del consumo de frutos silvestres. Unos frutos silvestres que, como en el caso del arándano (base alimenticia del oso en otoño), están en declive en la montaña cántabra debido a los efectos del calentamiento global. Y lo mismo ocurre con el castaño.

Para compensarlo, el proyecto prevé la plantación, en varias fases, de 150.000 árboles y arbustos autóctonos productores de frutos carnosos en 225 pequeños bosquetes que ocuparán 155 hectáreas. A ellos se sumarán 25.000 castaños injertados con variedades autóctonas en otros 75 pequeños bosquetes que ocuparán 55 hectáreas y que, como los anteriores, se ubicarán en localizaciones donde se está manifestando en mayor medida el cambio climático.

Foto: El deshielo del Ártico esta alterando el clima del planeta (EFE)

Este trabajo, que se ha basado en los estudios llevados a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Oviedo, también contempla la restauración de sotos abandonados de castaños, a los que se aplicará un tratamiento para mejorar la producción de fruto y su resiliencia climática.

"Si los osos van a estar activos durante todo el año —comenta Guillermo Palomero—, habrá que proveerles de alimento, y la mejor manera de conseguirlo es facilitar la abundancia de frutos carnosos ricos en azúcares que les aporten la energía necesaria, como los arándanos o las castañas, entre otros".

placeholder Oso pardo en Somiedo (Asturias). (EFE)
Oso pardo en Somiedo (Asturias). (EFE)

Además de las plantaciones, se realizará un estudio de la vulnerabilidad al cambio climático de las áreas más sensibles para la conservación del oso pardo, que será evaluado para su aplicación futura por dos grupos de trabajo con responsables de las administraciones regionales implicadas.

Empleo rural y acción climática

Estas acciones suponen, además, una oportunidad de promoción del empleo y el desarrollo rurales en las comarcas de montaña. "Nuestro propósito es contratar mano de obra local: desde los responsables de plantar y mantener los cultivos hasta los ingenieros de montes. Queremos que este proyecto contribuya a dinamizar unas zonas castigadas por el abandono rural".

Además, la reforestación con árboles y arbustos autóctonos contribuye a la fijación de carbono y la mitigación del cambio climático, lo que constituye un ejemplo a seguir en toda el área de distribución de esta especie y en otros territorios que se enfrentan a retos similares con especies diferentes.

placeholder Castaño en otoño. (EFE)
Castaño en otoño. (EFE)

La otra gran línea de actuación del proyecto se dirige a informar a los colectivos que desarrollan actividades en los montes oseros durante el invierno, fundamentalmente relacionados con la caza y el ocio al aire libre. Como apunta el presidente de la FOP, "las visitas a los espacios naturales habitados por el oso están aumentando a raíz de la pandemia. La gente quiere salir más al monte para estar en contacto con la naturaleza, especialmente en invierno: salidas con raquetas, turismo rural. Y además coincide con la temporada de caza del jabalí, por lo que las posibilidades de encuentros con osos activos irán en aumento"

Para conseguirlo, se llevará a cabo una intensa campaña de comunicación, que incluye encuentros con más de 100 asociaciones de cazadores y asociaciones de deportes de invierno, para explicar los nuevos escenarios ante el cambio climático y los cambios que se están dando en la actividad de los osos.

Naturaleza Unión Europea
El redactor recomienda