Es noticia
Menú
Mezclar hidrógeno con el gas natural dispararía (aún más) la factura
  1. Medioambiente
  2. Energía
Transición energética

Mezclar hidrógeno con el gas natural dispararía (aún más) la factura

Un nuevo informe ha evaluado la viabilidad técnica, el ahorro de emisiones y los costes económicos que tendría para el consumidor añadir hidrógeno en la red europea de abastecimiento de gas natural

Foto: Tuberías de transporte de gas natural. (EFE/P. Palamarchuk)
Tuberías de transporte de gas natural. (EFE/P. Palamarchuk)

La incorporación de un 20% de hidrógeno a la red de gas natural podría provocar un aumento de los precios del 43% para los consumidores industriales y de hasta un 16% en el caso de los consumidores domésticos, un sobrecoste que elevaría aún más el espectacular encarecimiento que viene experimentando esta fuente de energía fósil.

Así lo destaca un nuevo informe del instituto de investigación alemán Fraunhofer (IEE) sobre gestión y tecnología de sistemas de energía, en el que se demuestra que cuanto más hidrógeno se incorpore a la red, mayor será el coste del suministro para los consumidores dado que, pese a todo, este combustible sigue siendo significativamente más caro que el gas natural.

Según el estudio, la propuesta supondría desperdiciar una energía limpia y renovable cuando existen opciones mucho más eficaces

Desde un punto de vista medioambiental la medida también es descartable por ineficiente, pues la mezcla de un 20% de hidrógeno en la red de gas solo ahorraría un 7% de emisiones de gases con efecto invernadero (GEI), mientras que el uso directo de esta energía renovable en los sectores de alta prioridad puede llegar a generar un recorte de casi un tercio de dichas emisiones.

Foto: El hidrógeno es la gran apuesta de las industrias de consumo intensivo de energía con el fin de descarbonizar.

Los planes de la Comisión Europea de permitir la mezcla del 5% de hidrógeno en la red de gas natural supondrían destinar a tal uso más de un tercio de todo el hidrógeno verde que se espera esté disponible en Europa hacia 2030.

Según este informe, autorizar el 'blending' del hidrógeno con el gas que circula por las redes de abastecimiento, una opción que las empresas gasistas defienden como 'de transición', solo supondría en realidad dar continuidad a un modelo energético basado en las fósiles y 'desperdiciar' este combustible limpio y renovable directamente en sectores como el de la calefacción doméstica, donde ya existen soluciones más eficaces para el ahorro de emisiones de GEI y la lucha contra el cambio climático, como las bombas de calor.

placeholder Camiones impulsados por motor de hidrógeno. (Reuters/D. Balibouse)
Camiones impulsados por motor de hidrógeno. (Reuters/D. Balibouse)

Las conclusiones del estudio arrojan serias dudas sobre la consideración de la UE de permitir la mezcla de hasta un 5% de hidrógeno en redes de gas, con la revisión del Reglamento del Mercado del Gas de la UE y el Reglamento de las Redes Transeuropeas de Energía. También ponen en duda los argumentos expresados por representantes de las empresas y asociaciones del gas sobre las posibilidades de llegar a mezclar hasta un 20% de hidrógeno en las redes que abastecen actualmente nuestros hogares.

Foto: Las calderas de biomasa son más limpias y sostenibles. (EFE)

En opinión de Jochen Bard, coautor del informe y Director de la División de Tecnología de Procesos Energéticos de Fraunhofer IEE, "La mezcla de hidrógeno en la red de gas solo conduce a reducciones limitadas de las emisiones de GEI. Podrían conseguirse mayores reducciones reservando este recurso escaso para fines industriales, donde el hidrógeno gris, fabricado a partir de combustibles fósiles, sigue siendo muy contaminante hoy en día".

Por su parte, Monique Goyens, directora general de la Organización Europea de Consumidores (BEUC), ha declarado su preocupación ante las actuales propuestas políticas de la UE, ya que en su opinión “amenazan con elevar aún más la factura del gas en un momento en que los costes de la energía están en máximos históricos en toda Europa”. Algo que en su opinión no tiene sentido, dado que "existen alternativas más baratas y eficientes".

La incorporación de un 20% de hidrógeno a la red de gas natural podría provocar un aumento de los precios del 43% para los consumidores industriales y de hasta un 16% en el caso de los consumidores domésticos, un sobrecoste que elevaría aún más el espectacular encarecimiento que viene experimentando esta fuente de energía fósil.

Gas natural Comisión Europea Efecto invernadero
El redactor recomienda