El biogás, una oportunidad para la transición energética del mundo rural
  1. Medioambiente
  2. Energía
Evitando el impacto ambiental

El biogás, una oportunidad para la transición energética del mundo rural

Lejos de la amenaza de las macrogranjas, el aprovechamiento sostenible de esta fuente de energía puede contribuir al impulso de la economía local y a la lucha contra el despoblamiento de las zonas rurales

Foto: Planta de biogás en Noruega. (Reuters/Biokraft)
Planta de biogás en Noruega. (Reuters/Biokraft)

La España rural, tantas veces denostada y olvidada por las políticas industriales o de transporte, tiene un nuevo aliado para aumentar su autosuficiencia energética. Aprovechando los diversos tipos de residuos orgánicos, sometiéndolos a un proceso de digestión anaeróbica —sin presencia de oxígeno—, se puede obtener biogás. Supone un recurso energético interesante, además de renovable, por sus múltiples posibilidades de autogeneración y potencial en zonas rurales. Así mismo, otorga un valor económico añadido y promueve el ahorro energético al unirse la generación al consumo.

El biogás sigue siendo un recurso renovable poco aprovechado, escasamente conocido y con un potencial infrautilizado

El biogás no es nada más allá que metano, junto con otros elementos como el dióxido de carbono (en función del residuo), que tiene un poder calorífico superior al 50% del que posee el gas natural. Su obtención es su gran virtud; permite reutilizar residuos ganaderos, agroindustriales, lodos de depuradora y residuos domésticos para obtener energía, evitando su desecho, de manera local y asequible.

Foto: Planta de biogás de Salamanca. (Enusa)

Europa conoce las ventajas. Por este motivo, según el análisis de la Asociación Europea del Biogás, en 2019 contábamos en la Unión Europea con 18.943 instalaciones de producción de biogás (193 TWh, un 4% más que el año previo). El uso podría ser cualquiera; generación propia de electricidad o energía térmica para calefacción. Todo ello con desechos que en muchas ocasiones no se aprovechan al pensar que son inanes, enmarcándose la importancia del biogás como una estrategia más dentro del desarrollo e implantación de la economía circular.

España abre la llave al biogás

En nuestro país, con los datos de 2020 en la mano del Registro administrativo de instalaciones de producción de energía eléctrica (Pretor), poseemos 146 instalaciones de biogás, donde 129 emplean y aprovechan este recurso. Del total, 46 son plantas asociadas a vertederos, 34 a estaciones de depuración de aguas residuales (EDAR) y 13 en el sector agropecuario, entre otros. Su producción estimada fue de 2,74 TWh, donde 2,45 TWh son utilizados como combustible para generar electricidad en grandes centrales.

placeholder Los residuos agrícolas pueden convertirse en fuente de energía. (EFE/C. Zinn)
Los residuos agrícolas pueden convertirse en fuente de energía. (EFE/C. Zinn)

A sabiendas de las múltiples ventajas, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima incorporó entre sus páginas trabajar en estrategias específicas para potenciar e impulsar este recurso energético renovable. Ya en julio de 2021, el Ministerio de Transición Energética y Reto Demográfico sacó a consulta pública la Hoja de Ruta del Biogás, finalizando el pasado septiembre. Siendo un recurso renovable actualmente poco aprovechado, escasamente conocido y con un potencial infrautilizado, se procura impulsarlo y hacerle hueco en la transición energética.

Para 2030 buscan producir 10,41 TWh anuales (3,8 veces más el consumo actual), definiendo que el destino de ese consumo sea directo en un 45% para uso térmico o generación de electricidad. El resto, convertido en biometano, se derivará a desplazar al gas natural de sus usos frecuentes hoy en día.

Foto: Las plataformas vecinales y los hosteleros de Cuenca estallan contra Incarlopsa. (EFE)

Otro foco donde se centra su potencial es en el transporte. Se pretende obtener un 28% de penetración de energías renovables en este sector, perseverando en el objetivo de biocombustibles avanzados de la Directiva Europea de Energías Renovables II: 0,2 % en 2022, al menos del 1 % en 2025 y al menos del 3,5 % en 2030. En el global de las propuestas, se prevén reducir las emisiones de 2,1 Mton de CO₂ equivalente a la atmósfera.

España, boom de macrogranjas y purines

Pero el problema no proviene de la gestión y la utilización del residuo como recurso energético, sino del control previo a la producción. Sobre todo, de los purines de origen ganadero. Es de sobra conocido que España tiene un problema con las grandes instalaciones de ganadería industrial (macrogranjas), en algunos casos carentes de control y gestión con criterios racionales y de bienestar animal. Sin desdeñar a otras actividades, con datos del propio Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), el sector porcino se lleva la palma siendo el 29% de la producción final ganadera.

placeholder Protesta en Palencia contra la instalación de macrogranjas de cerdos. (EFE/A. Álvarez)
Protesta en Palencia contra la instalación de macrogranjas de cerdos. (EFE/A. Álvarez)

La migración del modelo de ganadería extensiva a intensiva está derivando en graves problemas ambientales. En la actualidad, se consideran granjas grandes a aquellas que tienen más de 2.000 cerdos de cebo para engorde o 750 madres. En un año cada cerdo de cebo consume más de 5.000 litros de agua y genera 2.150 litros de purines. Solo en los últimos cinco años, Castilla y León ha dado su aprobación ambiental para instalar 156 explotaciones ganaderas de porcino.

Durante 2020, la producción —en toneladas— creció en torno al 8,2% y el número de cabezas un 6,2%, una tendencia que se mantiene respecto a los años anteriores. Producimos el 21,8% de toda la carne de porcino de la UE, solo por detrás de Alemania (22%). Estos índices nos hacen generar 56 millones de metros cúbicos de purines al año, unos valores exorbitados de los que el 90% se emplean directamente como abono agrícola. Este “boom” ha provocado las quejas para controlar, racionalizar y disminuir esta expansión desenfrenada de macrogranjas desde organizaciones ecologistas como Ecologistas en Acción, Greenpeace y Fundación Renovables.

Foto: Un pastor con su rebaño de ovejas. (EFE/M. Bruque)

También es un grave problema si se analiza con lupa en el subsuelo. Por ejemplo, en Cataluña más del 40% de los acuíferos están contaminados. Esto ha provocado el endurecimiento de las aprobaciones de vertidos y, por tanto, el desplazamiento de las instalaciones hacia otras regiones con normativas más laxas.

Si se atajan estos problemas de manera coordinada, con solvencia y resolución, se obtiene una oportunidad para: potenciar la utilización de biogás renovable en innumerables instalaciones que permitan disminuir la dependencia de combustibles fósiles, desarrollar la economía circular, vertebrar el territorio, mejorar los usos del suelo y potenciar el desarrollo económico de las zonas rurales.

Energía Agricultura
El redactor recomienda