Incentivos y normas estables: qué debe hacer España para impulsar el hidrógeno verde
  1. Medioambiente
  2. Energía
ENCUENTRO EL CONFIDENCIAL-APPLUS+

Incentivos y normas estables: qué debe hacer España para impulsar el hidrógeno verde

España prevé movilizar hasta 8.900 millones de euros del sector público-privado hasta 2030, frente a los 33.000 millones que Alemania invertirá en esta tecnología

Por sus condiciones meteorológicas, posición geográfica y una decidida apuesta desde hace 20 años, España se ha convertido en referente de la producción de energía renovable en un momento clave de la transición energética.

Las enegías renovables produjeron durante el último año el 44% del total de la energía en España y convirtieron 2020 en el año más verde desde que se cuenta con registros a nivel nacional (2007), según el 'Avance del informe del sistema eléctrico español 2020'. Además, España se ha colocado en octava posición en el 'ranking' de países con mayor capacidad renovable en 2021, por detrás de China, EEUU, Brasil, India, Alemania, Japón y Canadá; y superando países como Italia y Rusia, según datos del 'Anuario estadístico de la capacidad renovable' que realiza la Agencia Internacional de Energía Renovable (Irena). El objetivo ahora es replicar esta historia de éxito con una nueva fuente de energía estrechamente ligada al sector de las renovables: el hidrógeno verde.

Para debatir sobre la hoja de ruta a seguir en el despliegue del hidrógeno sostenible en nuestro país, los desafíos de su desarrollo y los proyectos de inversión, El Confidencial y Applus+ organizaron el encuentro ‘Hidrógeno verde en España: impacto en la economía y oportunidad de crecimiento sostenible’. En la mesa redonda participaron representantes de las principales energéticas del sector: Silvia Sanjoaquín, responsable de Desarrollo de Nuevos Negocios de Naturgy; Javier Maceiras, responsable de Desarrollo Hidrógeno Verde Iberia de Endesa; Millán García-Tola, director global de Hidrógeno Verde de Iberdrola; Matilde García, gerente sénior de Desarrollo Industrial en la Dirección de Hidrógeno de Repsol; Antón Martínez, director general de Renovables y Servicios de Enagás, y Sergio Merelo de Barberá, director de Renovables del Grupo Applus+.

placeholder Silvia Sanjoaquín, responsable de Desarrollo de Nuevos Negocios de Naturgy.
Silvia Sanjoaquín, responsable de Desarrollo de Nuevos Negocios de Naturgy.

Durante los primeros años, la fiscalidad y las subastas de energía renovable lograron precios más ajustados para la eólica y solar, mientras que el mercado de compensación de emisiones (EU ETS) supuso ingresos adicionales para los productores de energía limpia. En este sentido, los participantes en el encuentro coincidieron en la necesidad de crear incentivos y subvenciones para ayudar a despegar al hidrógeno verde en España. Igual que en el caso de la energía eólica y la solar, la falta de rentabilidad del hidrógeno verde puede revertirse rápidamente si los mercados, las empresas y las administraciones públicas trabajan juntas. Además del respaldo añadido que supone la inyección de los fondos Next Generation de la Unión Europa, expusieron los expertos.

Fondos públicos por 1.555 millones en tres años

De los 140.000 millones de euros que España recibirá de Bruselas entre 2021 y 2027, cerca de 70.000 millones serán especialmente relevantes porque son a fondo perdido. El sector de la energía es uno de los más beneficiados y podría llegar a acumular hasta el 35% de las inversiones públicas. Está previsto que todo este presupuesto subvencione el desarrollo de tecnologías como el hidrógeno verde, las baterías de almacenamiento, la eólica marina flotante y el biometano y biogás, entre las más relevantes.

Sin embargo, “la partida pública de 1.555 millones de euros para el hidrógeno verde en el periodo 2021-2023 no es suficiente”, dijo Millán García-Tola, director global de Hidrógeno Verde de Iberdrola. Esta cifra contrasta con “los 8.000 millones de euros públicos que Alemania prevé invertir para su desarrollo”, añadió Silvia Sanjoaquín, responsable de Desarrollo de Nuevos Negocios de Naturgy.

placeholder Millán García-Tola, director global de Hidrógeno Verde de Iberdrola.
Millán García-Tola, director global de Hidrógeno Verde de Iberdrola.

La Hoja de Ruta del Hidrógeno Renovable, aprobada por el Gobierno en octubre de 2020 y que se actualizará cada tres años, prevé movilizar 8.900 millones de euros del sector público-privado hasta 2030, frente al conjunto de 33.000 millones que Alemania espera invertir en el hidrógeno verde para descarbonizar su potente industria química y la del acero en este periodo.

Ante la multitud de proyectos presentados, Javier Maceiras, responsable de Desarrollo Hidrógeno Verde Iberia de Endesa, destacó que “es clave saber hacia dónde se van a dirigir los 1.555 millones de euros [de ayudas públicas] y qué sectores serán los más beneficiados” con estas inversiones.

"Es clave saber hacia dónde se van a dirigir los 1.555 millones de euros [de ayudas públicas] y qué sectores serán los más beneficiados" (Maceiras)

Según datos de la Secretaría de Estado de Energía, el número de proyectos contabilizados hasta abril suma un total de 502 muestras de interés (MDI) para el hidrógeno renovable. En el ámbito europeo, España ha presentado 28 proyectos de 26 empresas de proyectos importantes de interés común europeo (IPCEI) a Bruselas para optar a los fondos del mecanismo Connecting Europe Facility (CEF) entre 2021 y 2027. Alemania, con una apuesta mayor, contabiliza cerca de 10.

Consumo en España y en la UE

“El sector energético coincide en el 95% de los temas” sobre el hidrógeno renovable. “Estamos de acuerdo en cómo empezar a desarrollarlo; dónde hay consumo para escalar la tecnología”, dijo Antón Martínez, director general de Renovables y Servicios de Enagás.

Actualmente, el consumo de hidrógeno en España se sitúa en torno a las 500.000 toneladas al año y ocho millones de toneladas anuales en todo el territorio comunitario. Las refinerías (principalmente, las de Huelva, Cartagena, Puertollano y Tarragona) consumen cerca del 70%, mientras que los fabricantes de productos químicos y fertilizantes utilizan otro 25%. En su inmensa mayoría es hidrógeno gris, producido a través de hidrocarburos. El objetivo fijado en la hoja de ruta del Gobierno es sustituir el 25% del hidrógeno gris usado en la actualidad por renovable hasta 2030.

placeholder Sergio Merelo de Barberá, director de Renovables del Grupo Applus+.
Sergio Merelo de Barberá, director de Renovables del Grupo Applus+.

Además de ayudar a descarbonizar estos sectores, el hidrógeno verde puede ser usado por industrias que necesitan grandes fuentes de calor en sus actividades, como las acerías o las plantas de cerámica en Valencia. La hoja de ruta presentada por el Gobierno también identifica otros sectores, como el automóvil, los hogares donde la electrificación no sea la solución más competitiva o las islas, que podrían beneficiarse de una fuente alternativa para su independencia energética.

“Hay dos puntos clave en el desarrollo del hidrógeno verde. El primero es toda la cadena de valor para su generación, transporte, distribución y fabricación de equipos, y luego la parte de los usos. Se tienen muy claras dos o tres áreas donde el hidrógeno verde va a ayudar a estos procesos de descarbonización, sobre todo en la industria petroquímica y el transporte [aeroespacial y combustibles sintéticos para aviación], pero se le van a dar muchísimos más usos”, explicó Sergio Merelo de Barberá, director de Renovables del Grupo Applus+. Es en estos últimos casos, sin embargo, donde los diferentes representantes del sector privado difieren, al considerar que la dispersión de fondos 2021-2023 hacia proyectos y usos con una rentabilidad a largo plazo podría llegar a ser contraproducente.

Principales proyectos en España

La industria que utiliza hidrógeno como materia prima (refino de petróleo, fertilizantes y productos químicos, entre otros) tiene un gran potencial para impulsar la producción de hidrógeno renovable a corto plazo. Matilde García, gerente sénior de Desarrollo Industrial en la Dirección de Hidrógeno de Repsol, destacó que el hidrógeno sostenible “es un pilar fundamental para su estrategia y prevemos instalar una capacidad [de hidrógeno renovable] de 252 MW con distintas tecnologías en 2025 y alcanzar los 1,9 GW en 2030 en torno a los polos industriales donde desarrollamos nuestra actividad, anclando oferta y demanda”. Entre sus principales proyectos, destaca un primer electrolizador de 2,5 MW en la refinería de Petronor (Bilbao). Y otro de 10 MW en el Corredor Vasco del Hidrógeno, en el puerto de Bilbao, para dar servicio a una planta de combustibles sintéticos para la aviación y ayudar cumplir los objetivos de Sustainable Aviation Fuel (SAF) establecidos en el Plan Fit for 55 de la UE. Solo las refinerías de Petronor, Cartagena y Tarragona suman proyectos de 100 MW en total.

placeholder Matilde García, gerente sénior de Desarrollo Industrial en la Dirección de Hidrógeno de Repsol.
Matilde García, gerente sénior de Desarrollo Industrial en la Dirección de Hidrógeno de Repsol.

Iberdrola y Endesa, por su parte, han iniciado proyectos de hidrógeno verde con la industria química y de fertilizantes. En el caso de Endesa, en los polos químicos de Huelva y Tarragona y otros proyectos presentados en las zonas donde está previsto el cierre de las plantas térmicas de carbón. Mientras que Iberdrola cuenta con una planta de 20 MW para suministrar hidrógeno renovable a las instalaciones de Fertiberia en Puertollano (Ciudad Real), además de una fábrica de electrolizadores en Guadalajara con la estadounidense Cummins.

“Es importante atender la demanda de hidrógeno en los polos químicos de Huelva y Tarragona, y también con proyectos 'ad hoc' con clientes particulares, que buscan una descarbonización de sus procesos y la electrificación no es una solución viable”, señaló el responsable de Desarrollo Hidrógeno Verde Iberia de Endesa.

Para García-Tola, la “colaboración entre empresas” para el desarrollo de proyectos conjuntos es fundamental. Solo así “el hidrógeno renovable será una realidad”.

Sinergias entre empresas

En línea con estas sinergias de colaboración, la apuesta de Naturgy en hidrógeno renovable se concentra en la producción de hidrógeno verde con un electrolizador de 60 MW en La Robla (León), donde operaba una planta de carbón hasta su cierre en junio de 2020. Este proyecto, en el que también participa Enagás, ya ha sido presentado a los IPCEI de la Unión Europea.

placeholder Antón Martínez, director general de Renovables y Servicios de Enagás.
Antón Martínez, director general de Renovables y Servicios de Enagás.

“Nuestra estrategia es la que más se asemeja a la de Enagás con una apuesta para traccionar la demanda. Además del paso de hidrógeno gris a verde, hay muchos sectores en la industria que necesitan el 'blending' [inyectar hidrógeno al gas] para que puedan cumplir sus objetivos de descarbonización en el corto plazo”, señaló la responsable de Desarrollo de Nuevos Negocios de Naturgy.

Además del de La Robla, Naturgy cuenta con proyectos 'in situ' "para ofrecer soluciones a la industria o a los grandes consumidores de energía”, y junto a Enagás también ha presentado un plan de despliegue de hidrogeneras para autobuses y el transporte pesado.

“Desde 2018, Enagás está impulsando más de 50 proyectos en cartera (más de 30 son proyectos de hidrógeno verde y el resto, de biometano y biogás), algunos de ellos con Repsol, como el proyecto que aplica la tecnología de fotoelectrocatálisis en la refinería de Puertollano, y otros con Naturgy, como el mencionado anteriormente”, dijo el director general de Renovables y Servicios de Enagás.

La gasífera también cuenta con diferentes “proyectos demostrativos a escala industrial”, como el de “hidrogeneras con 12 vehículos Toyota Mirai circulando por Madrid” y el de Mallorca —junto a Acciona, Cemex y el IDAE— con 10 millones de euros de una convocatoria de la UE “para desarrollar un ecosistema de hidrógeno a menor escala en una isla”, dijo Maceiras.

placeholder Javier Maceiras, responsable de Desarrollo Hidrógeno Verde Iberia de Endesa.
Javier Maceiras, responsable de Desarrollo Hidrógeno Verde Iberia de Endesa.

Además de los incentivos, fondos públicos y el mercado de compensación de CO2, los participantes incidieron en la necesidad de fomentar normas comunes y claras en el etiquetado y garantías de origen del hidrógeno renovable para evitar imposturas o ‘greenwashing’ e informar del ciclo de vida de las emisiones generadas en su producción.

“Son muy importantes los aspectos regulatorios y un marco claro, ya no solo en el ámbito de producción, sino en el de distribución y usos finales, para que toda esta cartera que está encima de la mesa pueda ayudar a desarrollarse más en el corto plazo en unos sectores y más en el largo plazo en otros”, apuntó la representante de Naturgy. “Al menos los primeros proyectos van a necesitar unas palancas regulatorias temporales que habiliten y no sean una barrera”, añadió García, de Repsol.

Eventos EC Energía
El redactor recomienda