¿Y si pudiéramos generar gasolina de las algas? El futuro está aquí
  1. Medioambiente
  2. Energía
innovación energética

¿Y si pudiéramos generar gasolina de las algas? El futuro está aquí

Los biocombustibles que utilizamos para mover coches, aviones, barcos y grandes camiones provienen principalmente del maíz y otros cultivos producidos en masa pero, ¿y si los pudiéramos sustituir por algas marinas o kelp?

placeholder Foto: (Unsplash/@profwicks)
(Unsplash/@profwicks)

Llegará un día en el que nuestros océanos podrían convertirse en el hogar de granjas de algas que cubrirían kilómetros y kilómetros de agua con la intención de explotar esta nueva y potencialmente mejor fuente de energía renovable.

Los biocombustibles que hemos mencionado, como el maíz y la madera, son renovables y absorben dióxido de carbono a la atmósfera a través de la fotosíntesis a medida que crecen. Pero, para lograr una descarbonización importante de la economía, muchos análisis han sugerido que el esfuerzo actual no es suficiente: la bioenergía debería constituir al menos el 25% de las fuentes de energía de los países con más requerimientos energéticos del globo. Y, a medida que los terrenos se están volviendo más escasos y más requeridos, es indispensable buscar alternativas.

¿Una solución? Las granjas de mar

Respaldadas económicamente por la Unión Europea, dos empresas holandesas (Oceans of Energy y The Seaweed Company), han creado la primera granja de energía solar y algas marinas en el Mar del Norte, haciendo posible la producción de energía solar y el cultivo de algas en el mismo espacio. La granja se encuentra en North Sea Farmers a 12 km de la costa de Scheveningen, un distrito de La Haya; está fijada sobre 61.000 kg de anclajes de acero con boyas de 11 metros de largo y 2,5 toneladas de peso y está diseñada para soportar olas de hasta 13 metros de altura.

Según la publicación Energy Global, la granja marina generó energía limpia durante un año, resistió el clima y sobrevivió a olas de hasta cuatro metros, así como a las tormentas Ciara y Dennis durante el invierno de 2019.

El proyecto se encuentra en estos momentos bajo supervisión, pues la primera cosecha de algas se espera que pueda realizarse en mayo de 2021. Conforma una de las cinco demostraciones del proyecto UNITED (Multi-Use offshore platforms demoNstrators for boosting cost-effecTive and Eco-friendly proDuction in sustainable marine activities), cuyo objetivo es promover un uso más sostenible y eficiente de los recursos oceánicos. Es una hoja de ruta para futuros lugares de usos múltiples, como este. Los otros cuatro proyectos, que finalizarán en junio de 2023, se están llevando a cabo en aguas de Bélgica, Dinamarca, Alemania y Grecia.

placeholder (Unsplash/@adrian_w_t_craig)
(Unsplash/@adrian_w_t_craig)

Por si esto fuera poco, un nuevo estudio desarrollado por el Instituto Wrigley de Estudios Ambientales de la Universidad del Sur de California en la isla Santa Catalina (EEUU) explora una nueva técnica de acuicultura que aumenta sustancialmente el crecimiento de algas marinas, creando cuatro veces más biomasa que los procesos naturales. Esta novedosa técnica que emplea un artilugio bautizado como “elevador de algas” es capaz de optimizar el crecimiento de las algas flotantes -subiéndolas y bajándolas a distintas profundidades-, moviendo físicamente las macroalgas entre aguas profundas ricas en nutrientes durante la noche y a zonas poco profundas dentro de la zona fótica (en la que penetra la luz del sol) durante el día, algo que, a tenor de los resultados publicados en la revista Renewable and Sustainable Energy Reviews, redunda en un crecimiento de un 5% por día y cuatro veces más biomasa (peso húmedo), ya que las algas exhibieron paredes más gruesas y hojas más grandes. Esto sugiere que podría ser posible contar con cultivos de algas marinas en océano abierto para obtener biocombustible bajo en carbono y de forma increíblemente más masiva de la habitual. Sí, estaríamos hablando de producir y cosechar una gran cantidad de materias primas, pero con bastante menos impacto ambiental.

Foto: El investigador pretende descubrir por qué las nutrias marinas no cumplen siempre con su "cometido" (Universidad de California en Santa Cruz)

No solo buscar nuevas vías para producir biocombustibles es necesario para el escenario del futuro, sino que producirlos como hasta ahora a partir de materias primas como la soja y el maíz puede aumentar la contaminación del agua, con el potencial de infestar también arroyos, lagos y ríos a causa de los fertilizantes y pesticidas empleados en los cultivos. Y estas nuevas fuentes de biocombustible podrían complementar o reemplazar la gasolina, el combustible para aviones, el diesel y el gas natural.

Unas algas para cambiar el mundo

Uno de los motivos por los que estas granjas de algas son beneficiosas es porque también protegen el lecho marino de la pesca comercial y otras prácticas nocivas a la par que crean un santuario para la vida submarina. Además, este tipo de cultivo no requiere de insecticidas, agua dulce o fertilizantes, que crean otros problemas de contaminación e inmovilizan recursos finitos.

También en el menú

Podrían utilizarse como alimento. El mundo necesitará entre un 50% y un 70% más de alimentos para 2050 y con la disminución de la calidad del suelo y el incremento de las sequías, las vitaminas, minerales y micronutrientes esenciales para las proteínas -antioxidantes, sobre todo-, con los que cuentan las algas marinas, se alzarían como una fuente de alimento que podría garantizar la seguridad alimentaria en nuestro planeta.

Energías renovables
El redactor recomienda