Ofrecido por

Objetivo: 2030

El plan de coca-cola para recuperar el 100% del agua que utiliza en sus bebidas

Metodologías propias para la gestión interna de los recursos hídricos y participación en proyectos locales, como el de proteger la cantidad y calidad del agua en el estuario del río Guadalquivir, son algunas de las iniciativas

Por EC Brands

El cambio climático está más que nunca en boca de todos. Las altas temperaturas de este verano y otoño; o la falta de lluvia, y de otros fenómenos meteorológicos extremos que provocan sequías, afectan directamente a la reducción de la disponibilidad de los recursos hídricos y la calidad del agua, además de constituir una amenaza al desarrollo sostenible, a la biodiversidad y a nuestro acceso al agua potable.

Las industrias agroalimentarias y explotaciones ganaderas representan un 17% del consumo total de agua en el mundo. Aparte de este dato, el sector de bebidas incorpora el agua consumida como parte de su producto final, según Aquae. Sin ir más lejos, el 90% de la Coca‑Cola que nos bebemos es agua: además de ser el ingrediente principal de sus bebidas, está el agua que se utiliza en el proceso de fabricación. ¿Cómo reducir, entonces, el impacto del uso del agua por la producción en la naturaleza? Para proteger los recursos hídricos, la empresa ha implantado la nueva estrategia de agua 2030. Una hoja de ruta para reponer el 100% del agua que consume; impulsar una mejora de la eficiencia hídrica en los lugares con problemas de abastecimiento de agua con respecto a 2015 y aplicar planes de salud en las cuencas hidrográficas que más lo necesitan.

Actualmente, para producir un litro de bebida se utilizan

1’83

Litros de agua

Corresponde al agua contenida en la propia botella

1 L

Se utiliza en los procesos de limpieza y mantenimiento

0’83 L

Un nuevo método para la gestión interna del agua

Embases de Coca cola

Para lograr la eficiencia en la gestión del agua internamente, lo primero que hace Coca-Cola antes de construir una fábrica es evaluar el estado de los recursos hídricos del territorio. Así, por ejemplo, se investiga para conocer la cantidad y calidad del agua disponible, la cantidad de lluvia que reciben los acuíferos y manantiales, así como los posibles riesgos derivados de fenómenos meteorológicos extremos o desastres naturales. Esta metodología, denominada Water Risk Assement, se basa en planes específicos de actuación orientados a las necesidades futuras, no solo del negocio, sino de la comunidad local y de los ecosistemas. Estos sirven para las nuevas fábricas, pero también para aquellas que ya están funcionando.

Asimismo, la empresa mide la cantidad de agua que necesita para producir un litro de producto. Su objetivo, según informan, "es reducir el ratio de agua un 20% en 2025 respecto a 2010. En 2021 ya se ha conseguido reducirla en un 15,91% vs. 2010, y el ratio de uso de agua por litro fue de 1,83".

En este sentido, también reconocen que "día a día seguimos innovando en proyectos que permitan la optimización del uso del agua, como los procesos de limpieza de envases, limpieza de los equipos o implantando medidas que permiten optimizar el proceso de tratamiento de aguas: el agua usada en las lavadoras de las botellas se emplea luego para lavar las cajas, reduciendo así el consumo total".

Para el año 2025, el objetivo es reducir en un 20% el consumo de agua por cada litro de bebida con respecto a 2010

Gota de agua

Recuperación de la biodiversidad

Restauración de marismas

Más allá de mejorar la eficiencia en el uso del agua en los procesos internos y de fabricación, la empresa está poniendo el acento en el impulso y la financiación de proyectos locales de reabastecimiento hídrico para lograr ese objetivo de recuperar el 100% del agua que utiliza en sus bebidas.

Estos proyectos con valor ambiental, pero también social y económico en las comunidades locales, van desde la restauración de lagos y lagunas, a la recuperación hidroforestal, pasando por el cuidado de conectores naturales (conectando ecosistemas vulnerables para preservar su biodiversidad). Gracias a estas acciones, en 2021 se devolvieron 3.669 millones de litros de agua a la naturaleza. Esto se traduce en un 242,3% de agua devuelta a la naturaleza respecto a la embotellada en zonas de estrés hídrico en España, de acuerdo a los datos facilitados por la empresa.

Entre estos proyectos, destaca Misión Posible: Desafío Guadalquivir, para proteger la cantidad y calidad del agua en el estuario del río Guadalquivir, de 110 Km de largo, con un doble fin: recuperar la biodiversidad de una marisma en Trebujena, Cádiz, y hacer un uso más eficiente del agua en más de una decena de fincas de cítricos de la provincia de Sevilla. Gracias a la iniciativa, junto al Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), se ha conseguido, desde 2018, un ahorro de 943,2 millones de litros de agua y una reducción en el uso de fertilizantes, lo que se traduce en un beneficio económico para los agricultores.