Es noticia
Menú
Agricultura regenerativa: volver a cultivar en alianza con la naturaleza
  1. Medioambiente
  2. Empresa
Conservación de la biodiversidad

Agricultura regenerativa: volver a cultivar en alianza con la naturaleza

Cada vez son más los agricultores que apuestan por desarrollar su actividad en armonía con el entorno, aumentando la calidad y la cantidad de las cosechas, favoreciendo la biodiversidad y contribuyendo a la acción climática

Foto: Campos de cultivo rodeados de naturaleza en La Rioja. (EFE/Gobierno de La Rioja)
Campos de cultivo rodeados de naturaleza en La Rioja. (EFE/Gobierno de La Rioja)

Los suelos agrícolas van perdiendo con el tiempo los nutrientes y la capacidad de retención de agua. El uso de fertilizantes químicos tiene un límite y los suelos empobrecidos no permiten cultivos de calidad. Por eso es necesario cambiar el modelo y pasar de monocultivos de olivar o almendro, por ejemplo, a una agricultura que recupere la biodiversidad. Hablamos hoy de la agricultura regenerativa.

Frente al uso masivo de abonos químicos, la agricultura regenerativa apuesta por el empleo de abonos orgánicos, pastoreo, captaciones sostenibles de agua, siembras alternativas y complementarias y restauración de suelos. No hay una sola fórmula mágica. Hay que tener en cuenta las condiciones locales, el clima y los usos tradicionales.

Foto: La agricultura europea se enfrenta a un proceso de profunda transformación. (Unsplash)

El investigador Joris de Vente, del Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS-CSIC), explica a Planeta A que hay un abanico de acciones y de cambios en el manejo y, cuantos más implementas, mejor. “La agricultura regenerativa empieza con aumentar la calidad del suelo, aumentando la biodiversidad del suelo y que eso ayuda a incrementar la producción y a otros servicios ecosistémicos, como el secuestro de carbono”, expone De Vente.

La agricultura regenerativa pretende revertir la degradación de la tierra y con la mejora del suelo obtener dos tipos de beneficios: por una parte, aumentar la calidad y cantidad de la producción, y por otra, contribuir a la lucha contra el cambio climático, con medidas de mitigación y adaptación, lo que supone un beneficio social.

placeholder La agricultura regenerativa avanza en todo el planeta. (EFE/M. Dueñas)
La agricultura regenerativa avanza en todo el planeta. (EFE/M. Dueñas)

De Vente apunta que también se mejora la capacidad de retención de agua en los suelos agrícolas y esto contribuye a evitar inundaciones, ya que, cuando llueve de forma torrencial al aumentar el efecto de esponja de los suelos, ya no hay riadas. “De la misma forma, cuando hay una sequía prolongada, aumenta la resiliencia de los suelos, ya que son capaces de retener más agua y aguanta en temporadas de sequía”, añade.

Menor labranza y combinación de siembras

Entre las técnicas aplicadas en la agricultura regenerativa se encuentran una menor labranza de los suelos y sembrar en otoño en los campos de olivo o almendro, un abono verde, es decir, plantar cereal y leguminosa que mantienen el suelo verde durante todo el invierno y tienen la capacidad de producir nitrógeno en el suelo y así fertilizarlo. Del monocultivo de olivo y almendro de secano se cambia a la combinación con cereal y leguminosa para abonar los suelos.

placeholder La agricultura industrial erosiona los campos y resta biodiversidad. (EFE/T. Maury)
La agricultura industrial erosiona los campos y resta biodiversidad. (EFE/T. Maury)

De esta forma, se pasa de labrar los suelos cinco veces al año en el caso de los almendros, para eliminar las llamadas malas hierbas, a labrar solo una vez para mantener el suelo cubierto de vegetación, cuanto más tiempo, mejor. También se puede aplicar compost natural una vez al año para aumentar los nutrientes del suelo.

Pastoreo para fertilizar

En otros casos, se emplea el ganado, en vez del abono verde de combinación de cultivos, y los rebaños de ovejas se encargan de abonar el terreno y fertilizarlo con sus excrementos. “Existen diferentes combinaciones prácticas y lo que hay es que implementar la adecuada según las condiciones locales, climáticas, culturales y económicas”, apunta De Vente.

Foto: La agricultura es uno de los grandes responsables. (Unsplash)

En la agricultura regenerativa también se busca optimizar el uso del agua y, para ello, se abren zanjas para infiltrar el agua y que el suelo tenga más disponibilidad de humedad. En una investigación desarrollada en el CEBAS, se implicó a 12 agricultores en el sureste peninsular y se monitorizaron sus cultivos e impactos para generar conocimiento y así que los agricultores, viendo los resultados, se autoconvencieran de los beneficios de la agricultura regenerativa. Los resultados indican que las técnicas implementadas mejoraron la calidad de la producción de los almendros y, mediante la cooperativa la Almendrehesa, de la asociación Alvelal, lo comercializan con un valor añadido.

Los suelos agrícolas van perdiendo con el tiempo los nutrientes y la capacidad de retención de agua. El uso de fertilizantes químicos tiene un límite y los suelos empobrecidos no permiten cultivos de calidad. Por eso es necesario cambiar el modelo y pasar de monocultivos de olivar o almendro, por ejemplo, a una agricultura que recupere la biodiversidad. Hablamos hoy de la agricultura regenerativa.

Agricultura Naturaleza
El redactor recomienda