Es noticia
Menú
Los árboles tropicales mueren el doble de rápido debido al cambio climático
  1. Medioambiente
  2. Clima
EMERGENCIA CLIMÁTICA

Los árboles tropicales mueren el doble de rápido debido al cambio climático

Un estudio, publicado en la revista 'Nature', sobre árboles tropicales en las selvas de Australia indica que podríamos estar pavimentando el principio del fin de este recurso

Foto: Desconocemos por completo los efectos detallados del cambio climático en nuestro planeta (Fuente: iStock)
Desconocemos por completo los efectos detallados del cambio climático en nuestro planeta (Fuente: iStock)

Durante mucho tiempo se ha considerado que los bosques actúan como sumideros de carbono, lugares donde el carbono de la atmósfera puede almacenarse en forma de moléculas orgánicas y secuestrarlo de la circulación. Sin embargo, a pesar de su importancia, sobre todo a medida que siguen aumentando los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre debido a las actividades humanas, la investigación nos alerta de que estamos saboteando este importantísimo proceso natural.

El estudio, publicado en la revista Nature, sobre árboles tropicales en las selvas de Australia, indican que podríamos estar pavimentando el principio del fin de este recurso y que los bosques no podrán seguir cumpliendo con este cometido en el futuro si todo sigue como hasta ahora.

50 años de datos

Los investigadores, dirigidos por la Universidad de Oxford (Reino Unido), monitorearon más de 8.300 árboles en bosques tropicales húmedos permanentes en las selvas tropicales australianas. El conjunto de datos se remonta a más de 50 años y, por lo tanto, puede rastrear los detalles demográficos de estos árboles tan longevos. Concretamente, recolectaron más de 70.000 puntos de datos de los registros existentes para armar el estudio, con 24 diagramas de bosque diferentes incluidos. La información más antigua se remonta a 1971, lo que permitió al equipo rastrear las muertes de árboles durante un período bastante prolongado.

Foto: Fuente: iStock

"Se necesitan muchas décadas de datos para detectar cambios a largo plazo en organismos longevos, y la señal de un cambio puede verse superada por el ruido de muchos procesos", aclaró Sean McMahon, líder del estudio.

Una conclusión oscura

Los árboles mueren más rápido que antes. Los resultados muestran que los árboles tropicales han estado muriendo a un ritmo dos veces mayor que antes desde la década de 1980, presumiblemente debido a los efectos del cambio climático. Los autores explican que, medida que aumenta el efecto de sequía del medio ambiente debido al calentamiento global, las tasas de mortalidad de los árboles tropicales se han duplicado en los últimos 35 años.

Y las consecuencias de esta aciaga conclusión van mucho más allá de la muerte de los árboles. Estas prístinas selvas tropicales absorben alrededor del 12% de las emisiones de dióxido de carbono causadas por el hombre. Cuando los árboles del bosque mueren, dejan de absorber CO2 de la atmósfera y ya no pueden actuar como sumideros de carbono. El deterioro de dichos bosques reduce el almacenamiento de biomasa y carbono, lo que dificulta el cumplimiento del requisito del Acuerdo de París de mantener las temperaturas máximas globales muy por debajo del objetivo de 2 °C. Las consecuencias para el planeta pueden ser devastadoras.

placeholder Los bosques tropicales sanos son importantes sumideros de carbono, eliminan el carbono de la atmósfera a través del proceso de fotosíntesis y almacenándolo en los tejidos vivos de los árboles (Pexels).
Los bosques tropicales sanos son importantes sumideros de carbono, eliminan el carbono de la atmósfera a través del proceso de fotosíntesis y almacenándolo en los tejidos vivos de los árboles (Pexels).

"Fue impactante detectar un aumento tan marcado en la mortalidad de los árboles, y mucho más una tendencia constante en la diversidad de especies y sitios que estudiamos", dijo el autor principal David Bauman, ecólogo de bosques tropicales en el Centro Smithsonian de Investigación Ambiental (SERC) y la Universidad de Oxford. “Una duplicación sostenida del riesgo de mortalidad implicaría que el carbono almacenado en los árboles regresa dos veces más rápido a la atmósfera”.

S.O.S árboles

Los signos del aumento de la tasa de mortalidad se remontan a la década de 1980, lo que sugiere que los sistemas naturales de la Tierra han respondido a los cambios en la temperatura y la atmósfera durante más tiempo del que podríamos haber imaginado.

“Nuestro trabajo muestra que si miras hacia la costa desde el Arrecife, las famosas selvas tropicales de Australia también están cambiando rápidamente. Además, el factor impulsor probable que identificamos, el creciente poder de secado de la atmósfera causado por el calentamiento global, sugiere que pueden estar ocurriendo aumentos similares en las tasas de muerte de árboles en los bosques tropicales del mundo. Si ese es el caso, los bosques tropicales pronto pueden convertirse en fuentes de carbono, y el desafío de limitar el calentamiento global muy por debajo de los 2 °C se vuelve más urgente y más difícil”, expone Yadvinder Malhi, coautor del estudio.

"Los sistemas naturales de la Tierra podrían llevar respondiendo al cambio climático desde hace décadas"

Y es que la pérdida de biomasa por el aumento de la mortalidad de los árboles en las últimas décadas no ha sido compensada por las ganancias de biomasa por el crecimiento de los árboles vivos o por el nacimiento de nuevos árboles. Esto implica que el aumento de la mortalidad se ha traducido en una disminución neta del potencial de estos bosques para compensar las emisiones de carbono.

Si el cambio climático y la disminución asociada de la humedad del aire y el aumento de las temperaturas no se revierten, podría significar que las selvas tropicales se reducirán aún más y, en el futuro, acabarán siendo sustituidas por bosques de eucaliptos, por ejemplo, que son más resilientes para lidiar con condiciones climatológicas más cálidas y secas. Pero esto no es, ni de lejos, una buena noticia.

Durante mucho tiempo se ha considerado que los bosques actúan como sumideros de carbono, lugares donde el carbono de la atmósfera puede almacenarse en forma de moléculas orgánicas y secuestrarlo de la circulación. Sin embargo, a pesar de su importancia, sobre todo a medida que siguen aumentando los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre debido a las actividades humanas, la investigación nos alerta de que estamos saboteando este importantísimo proceso natural.

Cambio climático Naturaleza
El redactor recomienda