Es noticia
Menú
El más que rentable negocio de ser un criminal medioambiental
  1. Medioambiente
  2. Clima
buscados por la policía

El más que rentable negocio de ser un criminal medioambiental

La Europol ha elaborado un informe en el que explica el auge de estas actividades ilegales y cómo el crimen organizado está detrás de la mayor parte de ellas

Foto: El crimen organizado se hace medioambiental. (iStock)
El crimen organizado se hace medioambiental. (iStock)

Muy pocos Robin Hood hay por el mundo. Los criminales que se aprovechan y perjudican a los más ricos y a los poderosos no son, por desgracia, los más habituales. En cambio, aquellos que se aprovechan de la gente más vulnerable e indefensa prosperan (siempre lo han hecho) y, aunque no es un individuo como tal, el medioambiente es una de las 'personas' más vulnerables e indefensas que existen y perjudicarlo engorda las carteras de muchos.

Es por esto que la organización comunitaria Europol, cuyo objetivo es facilitar la cooperación entre las diferentes organizaciones policiales de la Unión Europea, ha elaborado un informe analizando el estado del crimen medioambiental en la Unión Europea. Por supuesto, esta organización no se centra en perseguir a excursionistas que tiran botellas usadas y otros residuos plásticos al campo (aunque esas personas deberían estar en la cárcel por cometer un crimen tan patético como poco cívico) sino de grandes crímenes, que clasifica como:

"Las investigaciones policiales muestran que hay un componente de crimen organizado detrás de gran parte de los delitos medioambientales"

  • La mala recolección, gestión, transporte, recuperación o eliminación de residuos.
  • La operación ilegal de plantas o fábricas en las que una actividad peligrosa es llevada a cabo o en la que sustancias peligrosas son almacenadas.
  • La caza, destrucción, posesión o venta de especies animales o vegetales protegidas.
  • La producción, importación, exportación o comercio de sustancias perjudiciales para la capa de ozono.
  • La pesca ilegal.
  • Los fraudes con los combustibles (como la generación de biocombustibles a partir de la importación de aceites de terceros países que no cumplen con los requisitos de la UE, o la exportación de combustibles de mala calidad —con muy altos niveles de azufre— a países de África Occidental).
  • Los incendios intencionados de los bosques.

Como explica la actual directora de la Europol, Catherine de Bolle, "las investigaciones policiales a lo largo de la UE muestran que hay un componente de crimen organizado detrás de gran parte de los delitos medioambientales, que suelen estar liderados por iniciativas empresariales legales". Además, la directora de la organización comunitaria explica por qué son fundamentales: "Hemos observado un gran aumento del número de casos que tienen lugar en diferentes países de Europa".

placeholder El tráfico ilegal de animales y plantas sigue siendo muy rentable. (iStock)
El tráfico ilegal de animales y plantas sigue siendo muy rentable. (iStock)

En su informe, la Europol explica los principales descubrimientos que ha hecho sobre el estado del crimen medioambiental de la Unión Europea:

  • Los principales criminales son organizaciones o particulares que desarrollan una actividad completamente legal, pero que, en un momento dado, ven la oportunidad de lucrarse masivamente desarrollando prácticas delictivas. La propia organización explica que "estas redes criminales están compuestas, principalmente, por individuos de 'bajo nivel' que operan bajo las órdenes de unos pocos líderes, alejados convenientemente de las prácticas delictivas".
  • El lavado de dinero y el blanqueamiento de los procesos delictivos se suelen realizar dentro de la propia organización (empresas de gestión de residuos, empresas pesqueras, etc.). Para hacerlo, la Europol explica que "el fraude de documentos, el abuso de las discrepancias en la legislación y la corrupción son las piezas clave de la infraestructura del crimen organizado medioambiental".
placeholder Los incendios forestales provocados son muy comunes en España. (iStock)
Los incendios forestales provocados son muy comunes en España. (iStock)
  • Las redes criminales de la UE tienen como objetivo Europa Central y del Este para llevar allí, ilegalmente, basura producida en Europa Occidental. Del mismo modo, el Sureste Asiático es otro de los principales objetivos, principalmente para los plásticos, mientras que África lo es para los residuos electrónicos.
  • Europa es el centro mundial de tráfico de la fauna y flora silvestre. Pero no solo actúa como un nexo, sino que también supone el principal destino mundial de especies protegidas.
  • Los residuos de la producción de drogas y de sus precursores son una de las principales fuentes de daño medioambiental ligadas al crimen organizado.

El crimen organizado medioambiental no es un 'pequeño problema' de relevancia limitada y que no afecta a nadie, sino más bien todo lo contrario. Por ejemplo, diversas fuentes colocan el mercado negro de especies silvestres como el segundo mayor del mundo, por detrás del tráfico de armas, pero por delante del de drogas.

placeholder Un pangolín, especie protegida con la que se trafica. (iStock)
Un pangolín, especie protegida con la que se trafica. (iStock)

Un gran ejemplo de esto tuvo lugar a principios de año, en el mes de enero, cuando la versión internacional de la Europol, la Interpol, llevó a cabo una gigantesca operación para intervenir tráfico de marfil y otras partes de animales. En la operación, cuentan desde la propia Interpol, se intervinieron cuatro toneladas de marfil (en 1.202 piezas), 423 kg de pangolín (incluyendo 78 escamas de este animal), 50 cuernos de rinoceronte, 46 kg de vejiga de corvina, 3.785 unidades de moluscos, 42 dientes de tiburón, 33 corales rojos y también animales protegidos, en concreto tres tortugas (dos marinas y una terrestre) y más de 120 aves.

Foto: Los incendios intencionados son uno de los delitos ambientales más comunes. (iStock)

En España, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil lleva a cabo cada año un gran número de operaciones. De hecho, según los propios datos de la organización policial, en 2021 se investigó o se detuvo a un total de 3.955 personas por 5.752 delitos contra el medio ambiente (siendo el más común el maltrato animal, seguido por la quema intencionada de los montes o los bosques).

Los delitos contra el medio ambiente nos afectan a todos. Nos pertenece, y, a pesar de que las autoridades policiales trabajan para evitarlos, nuestra propia ayuda siempre puede ser útil.

Muy pocos Robin Hood hay por el mundo. Los criminales que se aprovechan y perjudican a los más ricos y a los poderosos no son, por desgracia, los más habituales. En cambio, aquellos que se aprovechan de la gente más vulnerable e indefensa prosperan (siempre lo han hecho) y, aunque no es un individuo como tal, el medioambiente es una de las 'personas' más vulnerables e indefensas que existen y perjudicarlo engorda las carteras de muchos.

Maltrato animal Animales Pesca
El redactor recomienda