Es noticia
Menú
El problema de los incendios forestales no termina cuando la tierra queda devastada
  1. Medioambiente
  2. Clima
CRISIS CLIMÁTICA

El problema de los incendios forestales no termina cuando la tierra queda devastada

El carbono marrón, que libera humo en los incendios, está caldeando nuestro planeta al absorber la radiación solar, concluye una nueva investigación.

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

El carbono marrón, que libera humo en los incendios, está caldeando nuestro planeta al absorber la radiación solar, concluye una nueva investigación.

Los últimos estudios apuntan a que la temporada promedio de incendios forestales no solo es tres meses y medio más larga que hace unas décadas, sino que, en zonas como el oeste de Estados Unidos, la cantidad de incendios anuales de tamaño considerable se ha triplicado, quemando el doble de hectáreas. A esto hay que unir que el calor severo y la sequía alimentan los incendios forestales, condiciones que los científicos han relacionado con el cambio climático. Y es que la temporada de incendios forestales de 2021 batió récords a nivel mundial, dejando múltiples zonas carbonizadas desde California hasta la vasta región gélida de Siberia.

A tenor del último informe de la Organización de las Naciones Unidas, el futuro se vislumbra muy ardiente en todos los sentidos, pudiendo aumentar hasta un 50% los incendios forestales de aquí a 2050. Concretamente, la escalada de la crisis climática y el cambio en el uso de la tierra están impulsando un aumento global de los incendios forestales extremos, con un aumento previsto del 14% para 2030 y un aumento del 30% para 2050, según el documento de la ONU.

El informe es claro al exponer que los gobiernos están invirtiendo en el lugar equivocado al centrarse en el trabajo de los servicios de emergencia cuando lo que hay que hacer es poner el foco en servicios de prevención de incendios más efectivos, dicen los expertos. Por ejemplo, iniciar incendios controlados mediante la quema prescrita, gestionar los paisajes mediante el pastoreo de animales para reducir la cantidad de material inflamable en el paisaje o eliminar árboles demasiado cerca de las casas habitadas. Lo peor de todo es que estos incendios arrasan con todo: hogares, vidas humanas, infraestructuras, vida vegetal y animal a medida que se va extendiendo el fuego..., pero las consecuencias están lejos de quedarse aquí.

"El alza de los aerosoles de carbono marrón conducirá al calentamiento global o regional, lo que aumenta la probabilidad y la frecuencia de los incendios forestales"

¿Qué es lo que nos espera?

Una nueva investigación dirigida por la Universidad de California, Davis, ha descubierto que los aerosoles (esos líquidos en suspensión o partículas que son clave para la formación de nubes) transportados dentro de las columnas de humo de los incendios forestales, pueden tener un impacto significativo en el clima. Más de lo que imaginábamos.

Debido a su composición y propiedades químicas, los aerosoles pueden dispersar o absorber la radiación solar que afecta las temperaturas, sembrar nubes que producen lluvia o nieve, o cambiar la reflectividad (la fracción de radiación incidente reflejada por una superficie) de las nubes. Y cualquiera de estos procesos puede tener un importante impacto en el clima.

Foto: Bosque de hayas de Otzarreta en el Parque Natural de Gorbea (Fuente: iStock)

La contribución de los incendios al clima

Los científicos del estudio se embarcaron en un buque rompehielos con destino el océano Ártico para ver qué tipo de aerosoles flotaban en el prístino aire del Ártico (que suele tener una media de -46 ºC en los meses más fríos). Sus resultados mostraron que el carbono marrón liberado por los incendios forestales estaba contribuyendo al calentamiento más de lo que se pensaba anteriormente.

“Para nuestra sorpresa, los análisis de observación y las simulaciones numéricas muestran que el efecto de calentamiento de los aerosoles de carbono marrón sobre el Ártico es hasta aproximadamente el 30% del carbono negro”, comenta Pingqing Fu, químico atmosférico de la Universidad de Tianjin y coautor del trabajo que recoge la revista One Earth.

placeholder Los incendios forestales exacerban la crisis climática. (EFE)
Los incendios forestales exacerban la crisis climática. (EFE)

Los temidos gases de efecto invernadero

Al igual que el carbono negro (uno de los contaminantes que contribuyen al calentamiento global) y el dióxido de carbono (bien conocido por todos como el principal gas de efecto invernadero), el carbono marrón calienta el planeta al absorber la radiación solar. Y teniendo en cuenta que el aumento de las temperaturas ha sido asociado con el incremento de los incendios forestales en los últimos años, nos lleva a un ciclo de retroalimentación positiva.

“El alza de los aerosoles de carbono marrón conducirá al calentamiento global o regional, lo que aumenta la probabilidad y la frecuencia de los incendios forestales”, dice Fu. “El crecimiento de los eventos de incendios forestales emitirá más aerosoles de carbono marrón, calentando aún más la tierra, lo que hará que los incendios forestales sean más frecuentes”.

Los incendios forestales han exacerbado la crisis climática al destruir ecosistemas ricos en carbono como las turberas, el permafrost y los bosques, lo que hace que el paisaje sea más inflamable.

“Nuestros resultados resaltan la importancia de controlar los incendios forestales”, concluyen los expertos.

El carbono marrón, que libera humo en los incendios, está caldeando nuestro planeta al absorber la radiación solar, concluye una nueva investigación.

Incendios Cambio climático
El redactor recomienda