Trabajar al aire libre será cada vez más difícil por el calentamiento global
  1. Medioambiente
  2. Clima
África, el continente más afectado

Trabajar al aire libre será cada vez más difícil por el calentamiento global

En un mundo donde el calor y la humedad seguirán aumentando cada vez durante el día debido al cambio climático, las opciones para trabajar al aire libre se reducirán drásticamente

Foto: Los trabajadores de la agricultura y la construcción serán los más afectados. (Unsplash)
Los trabajadores de la agricultura y la construcción serán los más afectados. (Unsplash)

Si la Tierra se calienta otros dos grados centígrados ya no será seguro realizar ningún tipo de trabajo al aire libre en las tardes de verano en muchas regiones del planeta. Así lo atestigua un reciente estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Duke en Carolina del Norte (EEUU). Esta situación en un planeta con más humedad y calor durante las horas del día disminuirá la cantidad de horas aptas para los trabajos en el exterior y provocará importantes pérdidas de mano de obra en todo el mundo, expone el estudio publicado en la revista 'Nature Communications'.

Las pérdidas económicas asociadas con esa restricción del rendimiento alcanzarán hasta los 1,6 billones de dólares anuales (de los españoles, no de los anglosajones).

¿Qué naciones serán las más afectadas?

Los países donde más golpeará esta crisis auspiciada por el cambio climático serán todos los ubicados en Asia, Oriente Medio, África y el Pacífico occidental, ya que hará demasiado calor. De hecho, con cada grado de calentamiento global, la capacidad de los trabajadores para adaptarse a las temperaturas disminuirá a medida que los días se vuelvan mucho más calurosos para el trabajo continuo al aire libre.

Lo peor es que las personas que se verán más afectadas por esta productividad perdida, actuales y futuras, no son responsables de la mayoría de gases de efecto invernadero, como el CO₂, que son los principales actores del cambio climático que nos azota.

placeholder Los agricultores, durante las olas de calor, serían población de riesgo. (Unsplash)
Los agricultores, durante las olas de calor, serían población de riesgo. (Unsplash)

"Lamentablemente, muchos de los países y personas más afectados por las pérdidas laborales actuales y futuras no son responsables de la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero", comenta Luke Parsons, investigador climático de la Escuela de Medio Ambiente Nicholas de Duke, quien dirigió el estudio. "Muchos trabajadores en los trópicos ya están dejando de trabajar por la tarde porque hace demasiado calor. Afortunadamente, alrededor del 30% de este trabajo perdido aún se puede recuperar al trasladarlo a la madrugada. Pero, con cada grado adicional de calentamiento global, la capacidad de los trabajadores para adaptarse de esta manera disminuirá rápidamente, incluso en las horas más frías del día".

El exceso de calor obligará a paralizar las actividades locales

Naciones como India, China, Pakistán e Indonesia, donde una gran parte la población trabaja al aire libre, experimentarán las mayores pérdidas en general, proyecta el estudio, pero otros países menos poblados podrían experimentar una reducción per cápita aún más considerable. Países tales como Bangladés, Tailandia, Gambia, Senegal, Camboya, Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Qatar, Brunéi Darusalam, Ghana, Togo, Benin, Sri Lanka o Nauru.

Los trabajadores al aire libre ya tienen un riesgo 35 veces mayor de morir por exposición al calor que la población en general

Y es que el calor puede hacer bastante más que simplemente representar una mera incomodidad por estar al aire libre. Una combinación de mucho calor, humedad, poco viento y otras condiciones climáticas puede provocar que ni siquiera sea seguro realizar algunos trabajos, como la agricultura y la construcción. La salud de los trabajadores puede verse afectada en estas condiciones; esos trabajadores ya tienen un riesgo 35 veces mayor de morir por exposición al calor que la población en general y ese riesgo aumentará a medida que el clima se calienta. Y es que el trabajo físico pesado aumenta el calor generado dentro del cuerpo humano, que, cuando se combina con ambientes cálidos y húmedos, aumenta el riesgo de tensión por calor y enfermedades relacionadas con el calor, incluido el golpe de calor, que puede ser fatal.

Foto: Los escenarios climáticos nos abocan a la incertidumbre (Foto: iStock) Opinión

Y, como hemos adelantado, también tendrá un eco en los ingresos familiares. Si el estrés por calor impide que las personas trabajen, no podrán ganar dinero. Y las consecuencias de esa pérdida de productividad pueden afectar a toda la economía de un país.

La deforestación no ayuda

De la misma forma, otro estudio publicado en la revista 'One Earth' y liderado también por el científico Luke A. Parsons muestra que los trópicos se están volviendo más cálidos debido a una combinación de calentamiento asociado con la deforestación y el cambio climático, lo que también puede reducir la capacidad de los trabajadores al aire libre para realizar sus funciones de manera segura. Los investigadores han estimado cuántas horas de trabajo seguras han perdido las personas que viven en los trópicos debido al cambio de temperatura local asociado con la pérdida de árboles durante los últimos 15 años: al menos media hora de tiempo de trabajo seguro al día. Entre ellos, al menos 2,8 millones de personas son trabajadores al aire libre que realizan trabajos físicos pesados en los sectores de la agricultura y la construcción.

Foto: Parque del Retiro en Madrid. (Pixabay)

"Hay una enorme disminución desproporcionada en las horas de trabajo seguras asociadas con la exposición al calor para las personas en lugares deforestados en comparación con las personas en lugares forestados en los últimos 15 o 20 años", dice Parsons.

"Los árboles en los trópicos parecen limitar las temperaturas máximas que puede alcanzar el aire. Una vez que cortamos esos árboles, perdemos el servicio de enfriamiento de los árboles y puede hacer mucho calor. En la Amazonía brasileña, por ejemplo, donde se han talado grandes extensiones de selva tropical en los últimos 20 años, las tardes pueden ser hasta 10 grados centígrados más cálidas que en las regiones boscosas", concluye el experto.

Cambio climático
El redactor recomienda