El Pentágono enseña a sus soldados a actuar en condiciones climáticas extremas
  1. Medioambiente
  2. Clima
ejércitos 'verdes'

El Pentágono enseña a sus soldados a actuar en condiciones climáticas extremas

El Departamento de Defensa de EEUU afronta la crisis climática desde dos puntos: intentar evitarla al mismo tiempo que acepta que va a ocurrir y debe prepararse para operar en las peores condiciones imaginables

Foto: Un avión C-17 Globemaster III de la Fuerza Aérea de EEUU. (Foto: US Air Force)
Un avión C-17 Globemaster III de la Fuerza Aérea de EEUU. (Foto: US Air Force)

A principios del mes de septiembre, el Departamento de Defensa de EEUU (DOD por sus siglas en inglés) publicó su 'Climate Adaptation Plan', un documento en el que establecía una serie de frentes esenciales necesarios para adaptar al Pentágono y a las diferentes ramas de las Fuerzas Armadas de EEUU al cambio climático. Estas vías de acción no solo comprendían reducir su huella de carbono (por ejemplo, "acelerar el despliegue de tecnologías necesarias para mejorar tanto la adaptación a las nuevas condiciones climáticas como para mitigar el cambio climático"), sino que también planeaban prepararse para luchar en condiciones climáticas jamás vistas en nuestro planeta.

El texto establecía una serie de puntos clave:

  • Monitorización continua y análisis de datos climáticos en tiempo real.
  • Incentivar y premiar la innovación climática
  • Educar a los componentes del ejército sobre el cambio climático
  • Políticas ambientalmente justas

"No puedo recordar ningún otro conflicto donde hayamos tenido este nivel de certeza científica sobre qué va a pasar. Sabemos qué está por venir"

A pesar de que gran parte del informe hacía hincapié en afrontar el cambio climático con el objetivo de detenerlo, por desgracia también se preparaba para lo peor: tener que desempeñar su trabajo en un escenario en el que el cambio climático ya haya ocurrido. Tanto es así que, como informan desde el DOD, "debemos tener fuerzas de combate preparadas, capaces de operar en las condiciones climatológicas más extremas y adversas".

Esto cobra especial importancia teniendo en cuenta que uno de los principales efectos que conlleva la actual crisis medioambiental son las migraciones climáticas, que aumentarán en intensidad según el cambio climático se acentúe. Esto provocará, explican desde el DOD, que las Fuerzas Armadas tengan que afrontar problemas vinculados directamente con este fenómeno.

placeholder Dos soldados estadounidenses en California. Foto: Army Spc. Steven Alger
Dos soldados estadounidenses en California. Foto: Army Spc. Steven Alger

Del mismo modo, desde el Pentágono prestan especial atención al aumento de fenómenos climáticos extremos y las situaciones de emergencia que estos provocan (y provocarán, cada vez con mayor intensidad), y cómo su ejército debe aprender a afrontarlo.

Esto es de especial relevancia en España, donde la Unidad Militar de Emergencias (UME) tiene que actuar cada año más, debido a que se baten sin cesar el número de emergencias vinculadas al cambio climático como megaincendios forestales (según datos del Ministerio de Transición Ecológica y Reto demográfico, 2021 está siendo uno de los peores años de la década), grandes temporales de frío (como Filomena) o graves inundaciones, (a las que habría que añadir en 2020 y 2021, una pandemia y una erupción volcánica). No es solo el ejército estadounidense el que debe adaptarse, el nuestro también.

placeholder Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias luchando contra un incendio. Foto: EFE/Eliseo Trigo
Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias luchando contra un incendio. Foto: EFE/Eliseo Trigo

De hecho, Tom Middendorp, ex-jefe de defensa de los Países Bajos y consejero del 'International Military Council' explicaba hace unas semanas su postura: "No puedo recordar ningún otro conflicto en mi experiencia militar donde hayamos tenido este nivel de certeza científica sobre qué va a pasar. Sabemos lo que está viniendo". De hecho, aclara que el país europeo dedica gran parte de su presupuesto de defensa anual a "protegernos del mar", que debido a que gran parte del país vive por debajo de su nivel, lo considera 'un enemigo'.

Por su parte, Shafqat Munir, jefe del Centro de Investigación Antiterrorista de Bangladés explicaba hace unas semanas que "el calor excesivo va a inutilizar gran parte del material militar actual". Y no es un vaticinio: "las tropas de paz de la ONU en Mali han sido incapaces de usar sus dispositivos de comunicación hasta la tarde, cuando las temperaturas bajaban lo suficiente como para que volvieran a funcionar", explica Munir. Es por esto, explica, que es necesaria una rápida adaptación.

El sector privado también se prepara

No son solo las instituciones militares las que se adaptan al cambio climático, sino que también lo hacen las empresas privadas que proporcionan a los ejércitos sus materiales. Uno de los mejores ejemplos de esto es la empresa europea Airbus (cuya rama militar es Airbus Military).

Como explican a Planeta A, "como industria, tenemos por delante un reto considerable: seguir invirtiendo en la descarbonización y la innovación, además de realizar las transiciones operativas necesarias". Para lograr estos objetivos, desde Airbus explican que tienen planeado tener desarrollar nuevas tecnologías basadas en la electrificación y el hidrógeno verde, con "el objetivo de lograr poner en servicio el primer avión comercial de cero emisiones para 2035".

Foto: Crece la preocupación del Departamento de Defensa de EEUU por el cambio climatico (Reuters)

Pero los avances no solo ocurren a largo plazo. El programa de aviones militares de Airbus ya colabora con el programa europeo CleanSky2 y utiliza el avión C295, que Airbus España fabrica en Sevilla, para desarrollar y demostrar nuevas tecnologías sostenibles. Los nuevos materiales y sistemas de propulsión que se desarrollen para los aviones de defensa en los próximos años podrían definir también la próxima generación de aviones civiles de bajas emisiones.

Estas nuevas circunstancias, como ya ha ocurrido anteriormente a lo largo de la historia de la humanidad, permitirá que buena parte de las tecnologías desarrolladas con fines militares se apliquen en el sector civil.

Fuerzas Armadas Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda