La cumbre del clima de Glasgow entra en prórroga manteniendo el veto al carbón
  1. Medioambiente
  2. Clima
Podría postergarse hasta el domingo

La cumbre del clima de Glasgow entra en prórroga manteniendo el veto al carbón

China, Arabia Saudi, Rusia y Australia, siguen intentado retirar del texto final las menciones a los combustibles fósiles, lo que es incompatible con los objetivos de reducción de emisiones

Foto: El abandono de las energías fósiles es necesario para recortar las emisiones de CO2 (Reuters/Yves Herman)
El abandono de las energías fósiles es necesario para recortar las emisiones de CO2 (Reuters/Yves Herman)

Glasgow amanece este sábado con un ambiente de resignación. Periodistas, delegados, activistas y otros ciudadanos que esperaban ayer el final de la cumbre del clima de la ONU han aceptado estoicamente la prórroga que han pedido los casi 200 países reunidos en la COP26 para continuar con la cooperación climática multilateral. El texto que debe salir de las negociaciones este fin de semana podría aprobarse esta tarde o incluso a lo largo del domingo, si se endurecen las conversaciones.

De momento, el tercer borrador —posiblemente ya la última versión, según la delegación de Reino Unido que este año preside y acoge la cumbre— mantiene la terminología en puntos que son clave para contener el calentamiento por debajo de los dos grados o el grado y medio que pide la comunidad científica.

El texto tambien se queda corto en cuanto a la financiación de los costes de adaptación y reparación a los países más afectados

Por ejemplo, en la necesidad de abandonar progresivamente el carbón “no procesado” —es decir, el no sometido a medidas de control de contaminación— y de dejar atrás también las ayudas “ineficientes” a los combustibles fósiles, algo que nunca había incluido un documento de negociaciones climáticas tras las cumbres de la ONU. Habrán respirado quienes celebraban ayer que el lenguaje sobre el carbón se salvara en el segundo texto —aunque con matices que se han ido añadiendo como la coletillas de “no reducido” y de “ineficientes”— pero no tenían demasiada esperanza en que sobreviviera a un tercer borrador.

Foto: Mina de carbón en China. (Reuters/Aly Song)

En el centro del tira y afloja sobre el carbón ha estado China, cuya principal fuente de energía se basa en este combustible fósil. El gigante asiático, que prometió lograr su pico de emisiones antes de 2030, ha presionado por flexibilizar el lenguaje del texto en Glasgow también en otros aspectos como la transparencia o rendición de cuentas, según explicó la delegación española. Junto a China, Arabia Saudi, Rusia y Australia, entre otros países, han intentado retirar del texto toda mención a los combustibles fósiles. Por contra, estados como Costa Rica, Belize, Panamá y la UE proponen un lenguaje más duro para rebajar el consumo de estas energías sucias.

Según los especialistas del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio, los acuerdos y compromisos expresados a lo largo de estos días en la ciudad escocesa podrían traducirse en el cierre de hasta 370 centrales de carbón (290 GW) más en el mundo, y otros 130 nuevos proyectos (165 GW) podrían abortarse “por no cumplir los nuevos objetivos de cero emisiones de carbono”.

placeholder La delegación china sigue aferrándose al uso del carbón (EFE)
La delegación china sigue aferrándose al uso del carbón (EFE)

“El 95% de las centrales de carbón del mundo están ahora cubiertas por objetivos de neutralidad de carbono, objetivos que no pueden cumplirse sin cerrar prácticamente todas las centrales de carbón”, señaló Lauri Myllyvirta, analista de CREA, en declaraciones a medios.

Algunos avances desde París

Este nuevo borrador, todavía pendiente de aprobarse por consenso, llama a las partes a revisar sus compromisos de reducción de emisiones en 2022, en vez de 2025, como proponía el Acuerdo de París. Esto supone un ligero aumento en la ambición climática. Sin embargo, el texto se queda corto, según los analistas, en cuanto a la financiación de la mitigación del cambio climático, así como de la adaptación y de la reparación a los países más afectados por las “pérdidas y daños” que ya ha ocasionado el calentamiento producido en su mayoría por potencias como EEUU, China y la Unión Europea.

Foto: El presidente francés, en la cumbre de Glasgow. (Reuters/Andy Buchanan)

Entre los estados más vulnerables ante los efectos de la crisis climática, las islas del pacífico han pedido a los gobiernos del G20 que se comprometan a aumentar su aportación a los fondos con los que los países en vías de desarrollo pueden, de un lado, prepararse para lo que se les viene encima (olas de calor más intensas y frecuentes, huracanes, sequías, subida del nivel del mar, etc), y, del otro, transitar hacia una economía baja en carbono que les permita cumplir con el Acuerdo de París.

Combustibles fósiles G20
El redactor recomienda