BOGA: el principio del fin de los combustibles fósiles se firma en la COP26
  1. Medioambiente
  2. Clima
sin el apoyo de noruega, EEUU y Canadá

BOGA: el principio del fin de los combustibles fósiles se firma en la COP26

En los últimos días de la COP26 12 países han conseguido llegar a un acuerdo por el que se comprometen a abandonar en el futuro próximo estos combustibles tan contaminantes. España no ha firmado, pero su ley ya contemplaba este escenario

Foto: Muestra de petróleo para pruebas de calidad. (Reuters/Carlos Garcia Rawlins)
Muestra de petróleo para pruebas de calidad. (Reuters/Carlos Garcia Rawlins)

Dinamarca y Costa Rica han presentado formalmente en la COP26 de Glasgow la Beyond Oil & Gas Alliance (BOGA), una iniciativa con la que una docena de países se han aliado para poner fin en la próxima década a las nuevas concesiones para la exploración y producción de petróleo y gas.

BOGA cuenta por el momento con el apoyo de Suecia, Italia, Francia, Portugal, Groenlandia, Irlanda, Nueva Zelanda, California (EEUU), Quebec (Canadá) y Gales (Reino Unido). Sin embargo, ni Reino Unido como estado, que además preside y acoge la vigesimosexta cumbre del clima de Naciones Unidas, ni otros principales productores de combustibles fósiles como Noruega, EEUU o Canadá, se han unido a BOGA.

La falta de apoyo de grandes productores de petróleo como Noruega, EEUU o Canadá ha hecho cuestionar la capacidad real de BOGA

“Nuestro objetivo no es pequeño: esperamos que hoy marque el principio del fin para el petróleo y el gas”, señaló el ministro de clima y energía danés, Dan Jørgensen, en declaraciones a los medios en la cumbre del clima de Naciones Unidas que tiene lugar en la ciudad escocesa de Glasgow hasta el 12 de noviembre.

Los ministros de medio ambiente y clima de estos países fundadores de BOGA han posado para la foto de familia, y han comentado —vagamente— los compromisos nacionales con los que prevén paralizar la exploración o producción de combustibles fósiles en sus territorios. Cada uno se ha fijado su propio deadline: Suecia, por ejemplo, no permitirá extraer o siquiera explorar crudo o gas en tierra o aguas suecas a partir del próximo verano. Algunos socios de la alianza, como Portugal, tomarán medidas para restringir los combustibles fósiles, pero no han adoptado todavía un plan concreto para prohibir las concesiones. Estas políticas pasan por dejar de inyectar fondos públicos internacionales en la extracción de combustibles fósiles, o poner fin a las ayudas de innovación y desarrollo en esta industria.

placeholder Plataforma petrolífera en escocia. Foto: (Reuters/Andy Buchanan)
Plataforma petrolífera en escocia. Foto: (Reuters/Andy Buchanan)

La decisión de prohibir la exploración y explotación de hidrocarburos es “difícil y costosa”, como la definió Jørgensen, sin embargo ya es una realidad en Dinamarca, que en su día fue uno de los principales productores de petróleo de la Unión Europea gracias a sus reservas en el Mar del Norte. Ahora la transición ecológica en el país escandinavo requiere “educación y entrenamiento” para redirigir a los empleados del sector de combustibles fósiles hacia las renovables. Cada gigavatio de energía eólica marina instalada allí genera empleo a jornada completa para unos 15.000 trabajadores, aseguró el ministro.

En Costa Rica el panorama es muy diferente, pues este país ya cuenta con una larga historia de rechazo a las exploraciones de hidrocarburos, en estos momentos prohibidas por decreto presidencial hasta 2050. Según Andrea Meza, ministra de Medio Ambiente de Costa Rica, se trata de “ser coherentes con el objetivo de 1,5 grados centígrados” que propone la comunidad científica para paliar los efectos de la crisis climática. “Estamos elevando el listón sobre lo que significa la ambición”, recalcó.

Los combustibles fósiles en la COP26

El abandono de los combustibles fósiles está por primera vez incluido en el texto que resulta de las negociaciones de una cumbre del clima de Naciones Unidas (ni siquiera el Acuerdo de París aborda esta cuestión). El borrador de la presidencia de Reino Unido de la cumbre, hecho público este miércoles, insta explícitamente a las partes a acabar progresivamente con el carbón y con los subsidios al petróleo y el gas. Es una de las principales demandas de los grupos ecologistas y la comunidad científica, pero incluso la Agencia Internacional de la Energía —poco sospechosa de posicionarse ideológicamente en el ecologismo “anti progreso”— aseveró en mayo que el mundo debía frenar en seco la producción de combustibles fósiles si quiere sortear los peores impactos de la crisis climática.

España no forma parte de BOGA pero su Ley de Cambio Climático, aprobada en mayo de este año, ya contempla no conceder nuevas licencias para explorar y producir hidrocarburos en el territorio nacional.

placeholder Pozos petrolíferos en EEUU. Foto: Reuters/Nick Oxford
Pozos petrolíferos en EEUU. Foto: Reuters/Nick Oxford

En general, las organizaciones ambientalistas han celebrado la llegada de esta alianza, que a su juicio muestra “verdadero liderazgo climático”, aunque la falta de apoyo de grandes productores de petróleo como Noruega, EEUU (a nivel federal) o Canadá ha hecho cuestionar la capacidad real de BOGA para detener el calentamiento global.

“La creación de esta alianza pone en evidencia las pretensiones de liderazgo climático de países como el Reino Unido, Noruega, Estados Unidos y Canadá, todos los cuales aún no han respondido a esta sencilla pregunta: ¿Dónde está su plan para dejar de producir los combustibles fósiles que impulsan la crisis climática?”, señaló en declaraciones ofrecidas a los medios Romain Ioualalen, desde Oil Change International.

Foto: La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, tras la aprobación de la nueva Ley de Cambio Climático. (EFE)

También Jørgensen afeó que algunos países en la COP26 hayan prometido lograr la neutralidad climática en 2050 sin comprometerse a dejar atrás las energías fósiles: “Todos aquí estamos camino del cero neto. ¿Cómo puedes defender ser neutro en carbono en 2050 y al mismo tiempo producir petróleo y gas y venderlo a otros países? No tiene sentido”.

Para Kierán Suckling , director del Centro de Diversidad Biológica (una influyente ONG en EEUU), BOGA es una buena noticia, pero es importante que Joe Biden se sume también a este “club de pioneros” para mantener estos combustibles bajo tierra y que así “utilice sus poderes ejecutivos para detener la extracción en tierras públicas y parar las exportaciones de combustibles fósiles inmediatamente”.

El redactor recomienda