La aparición de las plantas hace 400 millones de años cambió el clima
  1. Medioambiente
  2. Clima
según un estudio publicado un 'nature'

La aparición de las plantas hace 400 millones de años cambió el clima

Un nuevo estudio aporta evidencia de un cambio dramático en el funcionamiento del sistema de control climático, justo en el momento en que las plantas comenzaron a colonizar la tierra

Foto: La aparición de las plantas hace 400 millones de años cambió el clima (Pexels)
La aparición de las plantas hace 400 millones de años cambió el clima (Pexels)

Un equipo de investigadores del University College London (Reino Unido) y la Universidad de Yale (Estados Unidos) han expuesto en su último trabajo publicado en la revista 'Nature' que la llegada de las primeras plantas terrestres, hace aproximadamente 400 millones de años, podría haber cambiado la forma en que este planeta regula naturalmente su propio clima. Para llegar a esta conclusión, los científicos observaron muestras de rocas que abarcan los últimos tres mil millones de años y encontraron rastros de un cambio dramático en el funcionamiento de este ciclo hace unos 400 millones de años, cuando las plantas comenzaron a surgir y poblar la superficie terrestre.

Concretamente, descubrieron una alteración en la química del agua de mar registrada en la roca que indica una variación importante en la formación global de arcilla, en la "fábrica de minerales de arcilla", de los océanos a la tierra. Según los investigadores, el ciclo del carbono, el proceso a través del que el carbono se mueve entre los océanos, las rocas, los organismos vivos y la atmósfera, actúa como el termostato natural de la Tierra, regulando su temperatura durante largos períodos de tiempo.

Foto: Temporal de frío y nieve en Madrid. (Foto: EFE)

La formación de arcilla es un componente crucial del ciclo carbono-silicio e influye en la proporción de isótopos de litio. Midieron isótopos de litio en 600 muestras de roca tomadas de diferentes lugares del mundo. Descubrieron un cambio relevante relacionado con el funcionamiento del ciclo de carbono. Como hemos comentado, el ciclo del carbono actúa como termostato natural de la Tierra; ayuda a que la temperatura se retenga durante períodos más largos, al igual que hace la arcilla.

La arcilla que se forma en el océano por meteorización inversa conduce a la liberación de dióxido de carbono a la atmósfera, al contrario que sucede con la arcilla en la tierra, que es un subproducto de la meteorización química que elimina el dióxido de carbono del aire —en vez de liberarlo—, lo que reduce la cantidad de carbono en la atmósfera, y por tanto, conduce a un planeta más frío y un clima oscilante de etapas de frío y calor.

Dos cambios: en la vida vegetal y animal marina

Según los autores, el desplazamiento de las "fábricas de arcilla" de los océanos a la tierra fue causado por la propagación de plantas terrestres que mantuvieron —y mantienen— suelos y arcillas en la tierra, impidiendo la formación de arcilla en los océanos, también por el crecimiento de la vida marina que emplea silicio para sus esqueletos y paredes celulares (como las esponjas), provocando una caída de silicio en el agua de mar necesaria para su formación. La llegada de plantas ayudó a que el suelo y la arcilla no fuesen arrastrados al océano y esto también ayudó a mantener un equilibrio entre el dióxido de carbono y otros gases.

placeholder Imagen de esponjas artánticas (Reuters)
Imagen de esponjas artánticas (Reuters)

Así, dos agentes serían responsables de nuestro clima actual: la propagación de las plantas en la tierra y la aparición de la vida marina que utiliza silicio. "El cambio de un estado terrestre precámbrico al estado moderno probablemente puede ser atribuido a las principales innovaciones biológicas: la radiación de esponjas, radiolarios, diatomeas y plantas terrestres", explican los expertos.

Esta transformación, que habría sido gradual, habría tenido lugar hace entre 400 y 500 millones de años. Antes de este momento, el dióxido de carbono atmosférico se habría mantenido alto, lo que condujo a un clima estable de efecto invernadero. El resultado de esta modificación de la regulación climática ha sido evidente desde entonces en la forma de la frecuente alternancia entre períodos glaciares fríos, por un lado, y períodos más cálidos, por otro. Una inestabilidad climática que, a su vez, ayudó a acelerar la evolución.

“Desde entonces, nuestro clima ha ido y venido entre las edades de hielo y los períodos más cálidos. Este tipo de cambio promueve la evolución y durante este período la evolución de complejos la vida se aceleró, con el surgimiento, por primera vez, de animales terrestres ”, comenta Philip Pogge von Strandmann, líder del trabajo, que recibió el apoyo del Consejo Europeo de Investigación y la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA).

Naturaleza Cambio climático
El redactor recomienda