Por qué se convertirá España en un horno durante el fin de semana
  1. Medioambiente
  2. Clima
En alerta algunas capitales de provincia

Por qué se convertirá España en un horno durante el fin de semana

A pesar de este episodio de "calor extremo" (como la propia AEMET lo denomina), informan que tiene fecha de caducidad

placeholder Foto: Se superarán los 45 °C en el valle del Guadalquivir. (EFE)
Se superarán los 45 °C en el valle del Guadalquivir. (EFE)

Incluso para nuestros estándares, las temperaturas que van a tener lugar este fin de semana se alejan de la normalidad. Según informa la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), durante este sábado y domingo las temperaturas en gran parte de la mitad sur de la península oscilarán entre los 40 °C y los 45 °C.

Se espera que la temperatura alcance máximos en Córdoba, Sevilla, Guadalajara, Madrid, Murcia y Toledo. Además, por las noches, como informan desde la AEMET, "las temperaturas mínimas serán también elevadas, superando los 24 °C". La portavoz de la AEMET, Bea Hervella, ha apuntado que "el día más caluroso será el domingo, menos en el este peninsular y en las Baleares, donde se prevé para el lunes"

"Hemos comprendido los riesgos durante décadas, y no hemos hecho nada"

A pesar de que este episodio de "calor extremo" (como la propia AEMET lo denomina) tiene fecha de caducidad, dado que la aproximación por el noroeste de un centro de bajas presiones dará lugar al desplazamiento de la masa de calor africana (la principal culpable del aumento anormal de las temperaturas) el lunes 12, estos episodios se suceden cada vez con mayor frecuencia.

Lo que va a ocurrir este fin de semana, a pesar de tratarse de unas temperaturas inusualmente elevadas, no es considerado una ola de calor, pues para ser así las temperaturas excesivas deben mantenerse al menos cinco días.

Los peligros del calor extremo

Que las temperaturas aumenten tanto tiene sus consecuencias. Por una parte está el riesgo para los habitantes, dado que las muertes repentinas debidas al calor aumentan durante estos episodios. La semana pasada, con la denominada 'cúpula de calor' que marcó récords históricos de temperatura en la costa oeste de Canadá y en el noroeste de EEUU, la cantidad de fallecidos a causa del calor se disparó, así como lo hicieron los incendios forestales de la localidad canadiense de Lytton, que fue, en gran medida, calcinada.

De hecho, como explican desde Naciones Unidas, los eventos de este tipo alrededor del mundo "matan a miles de personas cada año y, a menudo, desencadenan eventos secundarios, como incendios forestales y fallos en las redes eléctricas".

El riesgo de incendios forestales se dispara según aumentan las temperaturas. De hecho, en España, el programa de observación terrestre de la UE, Copernicus, ha elaborado un mapa de riesgo de incendio en Europa, y España estará en los próximos días en una situación más que comprometida.

Es por esto que, a pesar de que nuestra vigilancia y responsabilidad debería ser absoluta todo el año, la facilidad para que se produzcan incendios forestales durante las próximas 48 horas en nuestro país nos obliga a preocuparnos más de lo habitual para evitar que se produzcan desastres naturales.

La ciencia avisa, desde hace tiempo

Hace justo una semana se publicaba en 'Nature Comunications' un nuevo estudio sobre los episodios de calor extremo y las olas de calor que avisaba de que esto podía ocurrir. En el trabajo científico, investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, observaron la evolución de las temperaturas en la cuenca del Mediterráneo analizando los patrones climáticos entre 1950 y 2017. En este periodo, la zona experimentó un aumento de las olas de calor y de los episodios de calor extremo (como el que sufrimos ahora) de dos días por década. Pero esta tendencia se aceleraba sobremanera entre 1980 y 2017, donde la media alcanzaba los 6,4 días.

"El dramático cambio en los episodios de calor que hemos presenciado en los últimos 70 años, y el rápido aumento del número de estos eventos, son indicadores inequívocos de que el calentamiento global está ahora con nosotros y se está acelerando", explica Sarah Perkins Kirkpatrick, la autora principal del estudio de la universidad australiana.

Foto: Las llamas devorando el pueblo de Lytton durante la ola de calor. Reuters

El experto en cambio climático Sir David King, ex consejero científico del Gobierno del Reino Unido, tiene una opinión similar: "Hemos comprendido los riesgos durante décadas, y no hemos hecho nada. Ahora tenemos muy poco tiempo para solucionar el problema".

De ahora en adelante, como toda la comunidad científica apunta, los episodios de calor extremo como el que vamos a sufrir durante este fin de semana se harán más frecuentes. La eliminación de las emisiones de gases de efecto invernadero es una de las prioridades, pero la otra es tener cuidado y prepararnos para lo que está por llegar.

Clima Agencia Estatal de Meteorología (AEMET)
El redactor recomienda