Barniol: "Madrid podría tener el clima de Las Vegas en 2070 con mínimas de 30 grados"
  1. Medioambiente
  2. Clima
DESCARBONIZAR EL PLANETA

Barniol: "Madrid podría tener el clima de Las Vegas en 2070 con mínimas de 30 grados"

Los pronósticos a medio-largo plazo indican que los fenómenos extremos cada vez serán más frecuentes y prolongados. En España se traduce en olas de calor y desertificación

Desertificación, olas de calor frecuentes, temporales con nombres propios… El clima está cambiando a pasos agigantados y la emergencia climática es ya una prioridad. Poco a poco este mensaje va calando en la sociedad, y gobiernos y empresas van haciendo suyo el discurso verde. Un ejemplo de ello es la primera Ley de Cambio Climático aprobada en España recientemente. Sin embargo, ¿es suficiente? ¿Estamos a tiempo de revertir el cambio climático? Y lo más importante, ¿se están transmitiendo de forma clara al ciudadano de a pie las implicaciones de sus hábitos?

Estas y otras cuestiones se debatieron en el encuentro digital ‘El desafío del Cambio Climático’, tercero del ciclo 'Descarbonizar el planeta' organizado por El Confidencial de la mano de Acciona. En esta ocasión, el debate contó con la participación de Albert Barniol, responsable del departamento de meteorología y del tiempo de TVE; y José Luis Blasco, director de Sostenibilidad de Acciona.

[Vídeo | Encuentro completo]

“Atribuir un fenómeno concreto al cambio climático todavía es complejo, pero sí vemos de una forma muy clara que sigue unos patrones y estos son los que determinan la alteración de condiciones climáticas que estamos viviendo”, explicó Albert Barniol, responsable del departamento de meteorología y del tiempo de TVE. Es el caso de Gloria, el temporal marítimo que arrasó buena parte del Mediterráneo hace apenas dos años o el medio metro de nieve que dejó Filomena a principios de este 2021. Y también los episodios de temperaturas extremas más prolongados, el hecho de que el verano cada vez empiece antes o que en la región de Murcia, el sur de Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid o el norte y el este de Andalucía hayan aumentado la superficie terrestre con climas áridos y semiáridos un 20% en las últimas décadas. “Todas estas pistas nos indican que el cambio climático ya está sobre nosotros y que es evidente no solo en los polos, sino también en nuestro país”.

placeholder Albert Barniol, responsable del departamento de meteorología y del tiempo de TVE.
Albert Barniol, responsable del departamento de meteorología y del tiempo de TVE.

Las previsiones de los próximos cinco/diez años no son nada halagüeñas si no reducimos la emisión de gases de efecto invernadero. Un estudio realizado por el equipo de servicios meteorológicos de la cadena pública concluyó que el clima de Madrid podría en 2070 equipararse al de Las Vegas. “En verano puedes tener temperaturas máximas diurnas de entre 44 y 45 grados y mínimas nocturnas de 30”.

El director de sostenibilidad de Acciona, José Luis Blasco, además, apuntó que “tenemos sectores económicos muy expuestos a este cambio. Hablamos del turismo, en el que el medio natural es su principal activo o la industria agroalimentaria, donde las Denominaciones de Origen pueden verse modificadas si nuestro clima varía”. En su opinión, “existe un riesgo de transformación al que tenemos que adaptarnos, además de multitud de oportunidades para hacerlo rápidamente”. Entre ellas se encuentran los 140.000 millones de euros procedentes de los fondos europeos que deben emplearse en los próximos seis años y que están destinados principalmente a transición energética y digitalización. “Hace unos años era imposible pensar que un porcentaje tan alto de unas ayudas tras una crisis se destinaran a estos aspectos”, reconoció Blasco.

La simbiosis entre ciudadanía y políticas públicas

Para Barniol es “necesario cambiar nuestra forma de vivir para que nuestros hijos puedan seguir disfrutando de los mismos lugares donde nosotros lo hicimos con nuestros abuelos”. Sin embargo, lamentó que “si no conseguimos que esto sea un camino entre todos, no avanzaremos. Tenemos la capacidad tecnológica, intelectual y científica para actuar. Falta a veces la voluntad política y económica, aunque incluso eso está cambiando”.

Uno de los retos reside precisamente en la capacidad del tejido empresarial para transmitir a los ciudadanos de una forma clara las prácticas sostenibles que ya se están realizando. “Hay una confusión que tenemos las personas de una cierta edad: el consumo es una conquista y eso es lo que no nos permite imaginarnos un futuro diferente. Es cierto que hemos generado una capacidad de bienestar enorme, pero nos hemos olvidado del planeta. Ahora tenemos que pagar la deuda que hemos adquirido durante todo este tiempo. Y esta no tiene que ser a costa del bienestar, sino de un cambio de modelo”, apuntó Banco.

placeholder José Luis Blasco, director de Sostenibilidad de Acciona.
José Luis Blasco, director de Sostenibilidad de Acciona.

Ambos ponentes incidieron en que la combinación de políticas públicas y la concienciación de la sociedad es la simbiosis perfecta en esta lucha contra el cambio climático. “Nosotros como ciudadanos podemos votar a partidos que apoyen estas ideas o que estas sean una parte importante de su acción política, pero también necesitamos que los políticos hagan su trabajo y que marquen unas leyes que vayan en esta dirección. También que las empresas continúen avanzando sin penalizar a la ciudadanía y que los productos que menos contaminan sean los más caros”, afirmó Albert Barniol.

A nivel estatal, el Gobierno ha aprobado recientemente Ley de Cambio Climático. “En 2019, las empresas ya estábamos pidiendo una regulación en este sentido: objetivos, un marco claro y rigurosidad y seriedad para poder llevar a cabo dicha transformación. La ley nos está pidiendo reducir al año ocho millones de toneladas de gases de efecto invernadero hasta 2030. Para poder cumplir con el objetivo de Europa vamos a tener que pasar de ocho a 11 millones”, explicó José Luis Blasco. Ese controvertido 23% para un sector de la población es insuficiente y para otro, el ritmo adecuado que permite la adaptación de todos los sectores sin que ninguno quede rezagado. “En cualquier caso, la ley merece una felicitación”, reconoció el representante de Acciona.

“Nosotros como ciudadanos podemos votar a partidos que apoyen la lucha contra el cambio climático" (Barniol)

Para el meteorólogo de TVE, “la ley de Cambio Climático era muy necesaria y en este sentido es una buena noticia. Yo me imagino que una regulación de este tipo tiene mucha complejidad. Quizá podría haber sido mejor, pero es fundamental un marco en el que nos empecemos a regular. Lo que me cuesta más entender es que no todo el mundo se ponga de acuerdo en algo tan urgente”, expuso.

Consenso mundial

Al igual que ha ocurrido con la pandemia del coronavirus, la emergencia climática supone un problema global y como tal implica consenso y cooperación. “El cambio climático muchas veces se ve desde una perspectiva norte-occidental y todavía nos estamos olvidando de que buena parte del planeta necesita estar a bordo en esa transformación”, reconoció Blanco, quien incidió en que “el déficit de infraestructuras de los países más pobres es cuatro veces el PIB español, por lo que además de transferencias de fondos, es fundamental que el capital privado sea capaz de invertir en esos países”.

Esta perspectiva occidental también se produce a la hora de comunicar los efectos del cambio climático. Según explicó el hombre del tiempo de la cadena pública, “se realiza desde un punto de vista anglosajón. Los mensajes lanzados desde EEUU no calan demasiado en Chile o Argentina. Es más, en países como Colombia, Venezuela o Ecuador apenas existe información climática y meteorológica, por lo que es muy difícil que la ciudadanía llegue a enterarse de esta problemática”.

"El cambio climático muchas veces se ve desde una perspectiva norte-occidental" (Blasco)

Si a esto añadimos que el calentamiento global afecta, especialmente, a los más vulnerables y que estos acostumbran a vivir en lugares donde la incidencia es todavía mayor, nos encontramos con que otro de los efectos a medio-largo plazo de la crisis climática será social, con movimientos migratorios masivos. “Tenemos que minimizar la población que vaya a estar afectada de forma directa a través de las tecnologías de las que ya disponemos para generar riqueza in situ en los países en vías de desarrollo. En el caso de España, cultivos hidropónicos —un método que no necesita utilizar la tierra en sus plantaciones, sino que disuelve directamente en el agua los nutrientes y elementos químicos esenciales para el desarrollo de cada planta— o energía solar. Es una oportunidad de innovación global”, afirmó José Luis.

A modo de conclusión, los ponentes incurrieron en la urgencia a la hora de actuar y que la lucha contra el cambio climático se sitúa en la dirección del progreso. En el caso empresarial, José Luis Blanco insistió en que “si esta urgencia es parte de los negocios, debe estar integrada en la toma de decisiones de inversión. Las compañías que piensan en el largo plazo tienen que remangarse y empezar a actuar en la parte del impacto positivo”.

Albert Barniol quiso terminar el encuentro con la idea de que “para cambiar lo que hacemos habitualmente es necesario que nos expliquen el porqué y qué influencia tiene para que nos cueste menos hacerlo. Los servicios meteorológicos somos un buen vehículo para explicar algo tan complejo como el cambio climático; para que el ciudadano de a pie se haga una mejor idea de la situación en la que nos encontramos y el cambio de sus costumbres en relación con esta problemática”.

Eventos EC Meteorología Cambio climático
El redactor recomienda