EEUU: los republicanos abandonan el negacionismo y lanzan su programa climático
  1. Medioambiente
  2. Clima
tras décadas de decir no

EEUU: los republicanos abandonan el negacionismo y lanzan su programa climático

Tras defender a capa y espada las industrias más perjudiciales para el medio ambiente durante decenas de años, los conservadores estadounidenses dan por fin un paso al frente movidos por las encuestas

placeholder Foto: El Congreso de EEUU. EFE
El Congreso de EEUU. EFE

Tras décadas de negacionismo climático, postura que aún mantienen algunos conservadores estadounidenses, los congresistas republicanos han diseñado su propio programa para combatir la crisis climática, una plataforma con más de 30 medidas que han llamado 'Agenda de Innovación Energética'.

Liderados por el representante californiano Kevin McCarthy, los republicanos aprovecharon que la Casa Blanca organizaba la reciente cumbre mundial del clima y los demócratas relanzaban su plan de transición ecosocial conocido como Green New Deal —que la oposición califica como “destructor de empleo”—, para presentar su contrapropuesta.

“Al menos están prestando algo de atención al clima, a su manera, y creo que se debe a las encuestas"

Sin embargo, el programa de los conservadores para limitar el calentamiento global no incluye una meta de reducción de emisiones. Tampoco apuesta por la tecnología solar y eólica en el país. Sí incita a “desatar el potencial” de la energía hidráulica, y subraya el papel de la nuclear, del gas natural y del hidrógeno limpio. Reivindica por otro lado los proyectos de infraestructura fósil frustrados en los primeros días de la administración de Biden, como el oleoducto Keystone XL. Como solución principal, defiende los métodos de captura y secuestro de carbono, tecnologías incipientes criticadas por algunos especialistas por no ser eficaces y servir de “excusa” para continuar con la quema de combustibles fósiles.

TEÑIRSE DE VERDE

“El plan en general está desencaminado”, valora Barbara Gottlieb, directora del programa medioambiental de Físicos por la Responsabilidad Social, una organización con sede en Washington DC que moviliza a los científicos hacia la causa climática y la defensa de la salud pública. “En vez de optar por la energía solar o la eólica, que son las más accesibles y asequibles, han apostado por soluciones de secuestro de carbono muy costosas y de alto riesgo, y que aún se han demostrado eficientes ni escalables para considerarse viables a nivel comercial”, arguye. Para esta experta, es la manera de los republicanos de teñirse de verde sin alterar el statu quo. Sobre todo, critica que el plan defienda la energía nuclear y el gas natural, que no incluya una perspectiva de justicia social con la que proteger a las comunidades marginadas.

placeholder Mitch McConnell, senador por Kentucky de EEUU y Líder de la Minoría republicana. EFE
Mitch McConnell, senador por Kentucky de EEUU y Líder de la Minoría republicana. EFE

Por su parte, Daniel Fiorino, director del Centro de Política Ambiental de la American University, considera que la energía nuclear sí es importante en el proceso de descarbonización, pero lamenta que el plan de los republicanos sortee “cualquier tipo de límites a las emisiones”. “No quieren ser demasiado agresivos, ni desplazar los combustibles fósiles. Esa es la principal limitación”, juzga.

En cualquier caso, el mero hecho de que los republicanos hayan salido por fin de la postura negacionista en la que se habían mantenido hasta ahora es, para Fiorino, una “señal positiva”. “Al menos están prestando algo de atención al clima, a su manera, y creo que la razón es que las encuestas muestran que la preocupación entre los votantes está creciendo a medida que la gente ve más pruebas de los efectos del cambio climático, de un clima más extremo, de la subida del nivel del mar en las zonas costeras, las olas de calor, y ese tipo de fenómenos”, explica Fiorino.

DEL PRONÓSTICO A LAS EVIDENCIAS

Coincide que muchos estados de mayoría conservadora, los llamados 'estados rojos' aludiendo al color político de los republicanos, son precisamente zonas muy vulnerables a la crisis climática y donde ya se están percibiendo los impactos. Siete de los diez estados que tendrán que asumir un mayor coste debido al cambio climático son estados donde tradicionalmente ha ganado este partido: Florida, Texas, Louisiana, Tennessee, Arizona, Carolina del Norte y Georgia.

Foto: El presidente Biden en su comparecencia durante la cumbre.

Aún así, el cambio climático sigue considerándose como uno de los asuntos más polarizados en la sociedad estadounidense. Aunque las encuestas reflejan que la crisis del clima es una preocupación creciente en general, la brecha entre la percepción de la magnitud del problema que tienen los votantes demócratas y la de los conservadores sigue siendo amplia, según ponen de manifiesto los análisis del Pew Research Center.

La polarización en materia de clima ha llegado incluso a superar la que se da en torno a cuestiones tan enquistadas como el aborto, tal y como reveló un estudio de 2019. Mientras que los encuestados de inclinación demócrata situaban el calentamiento como su tercer asunto prioritario, los republicanos moderados lo colocaban en el puesto 23º de sus prioridades, y los más conservadores en el 29º.

placeholder Imagen del último temporal de frio en EEUU (EFE)
Imagen del último temporal de frio en EEUU (EFE)

Para Fiorino, la clave para entender este cambio en el discurso de los republicanos sobre el clima está en los independientes y en los jóvenes. Según este experto, el nuevo plan del partido en la oposición no está tan dirigido hacia sus votantes más conservadores sino que más bien intenta apelar a aquellos posibles indecisos, que no se identifican ni con unos ni con otros, así como a las nuevas generaciones, más concienciadas respecto a la crisis climática y sobre la forma en que esta compromete su futuro.

Cambio climático
El redactor recomienda