Francia no llega al corte: planea menos restricciones que el resto de Europa
  1. Medioambiente
  2. Clima
Freno a la reducción de CO2

Francia no llega al corte: planea menos restricciones que el resto de Europa

A pesar del claro perfil ecologista del Gobierno de Macron, sus políticas para reducir las emisiones de carbono se quedan por debajo de los objetivos marcados por la Unión Europea

placeholder Foto: Foto: Reuters
Foto: Reuters

El Gobierno francés ha presentado esta semana su proyecto de Ley del Clima que incluye, entre otras medidas, notables limitaciones a los viajes en avión. Pero su meta de reducir un 40% las emisiones de gases con efecto invernadero (GEI) hasta 2030 queda lejos de los objetivos del 55% marcados por la UE.

Nacida de las propuestas de una asamblea ciudadana impulsada por el presidente francés, Emmanuel Macron, la Ley del Clima debe ser analizada ahora por varias comisiones parlamentarias antes de ser discutida y votada en la Asamblea Nacional.

Se destinarán 30.000 millones de euros para descarbonizar la economía francesa

"Este es un texto de ruptura para cambiar lo que no funciona en nuestro modelo", dijo en rueda de prensa la ministra de Medio Ambiente, Barbara Pompili, al término del Consejo de Ministros. Para Pompili, el documento "actuará sobre cómo nos comportamos, en nuestro modo de vida", al tiempo que dio dos ejemplos concretos.

"Un París-Burdeos (casi 600 kilómetros de distancia) no se hará por avión", indicó la ministra, en alusión a uno de los 65 artículos de la ley en la que propone prohibir rutas aéreas dentro de Francia si hay una conexión ferroviaria disponible de menos de 2 horas y 30 minutos de trayecto.

Asimismo, "quizá debamos comer un poco menos de carne; y, si la comemos, que sea de origen local", expresó.

placeholder Foto: EFE
Foto: EFE

Una de las novedades del proyecto de ley es la puesta en marcha de un etiquetado en los productos para que se mida su "huella climática" (cuántas emisiones de GEI han generado su producción, distribución y uso o consumo). Además, el texto prevé "prohibir la publicidad en favor de las energías fósiles", una medida sobre la que el Ejecutivo galo ha aportado pocos detalles pero que ha generado mucha polémica entre los grupos de presión favorables a estas fuentes.

Otro de los artículos de la norma es la puesta en marcha de un plan de trabajo, hasta el año 2028, para mejorar el aislamiento térmico de las viviendas de alquiler ineficientes y que derrochan demasiada energía (se calcula que hay unos 5 millones de viviendas de este tipo en todo el país).

También figuran en el texto la reducción de las áreas urbanizables en detrimento de zonas agrícolas o espacios naturales y el establecimiento de un delito general sobre la contaminación del agua y del aire, con multas de hasta 4,5 millones de euros y hasta 10 años de prisión. Acerca de los cambios alimenticios, el Ejecutivo propone la opción de un menú diario vegetariano en los comedores escolares.

Lejos de los objetivos de la UE

Pompili aseguró que este proyecto "hará penetrar la ecología en el corazón de la República" y señaló que se destinarán 30.000 millones de euros para descarbonizar la economía.

A pesar de ello, Francia se quedará lejos del compromiso que firmó el pasado octubre junto con otros diez países europeos, en el que los signatarios se comprometieron a reducir las emisiones de gases contaminantes de aquí a 2030 de al menos el 55 % en relación con 1990, como preconiza la Comisión Europea (CE).

Preguntada por esa aparente falta de ambición respecto a los objetivos europeos, Pompili explicó que "hay una parte de la reducción de emisiones (de GEI) que no es cuantificable 'a priori', solo 'a posteriori'".

Foto: Contaminación en Madrid. (EFE)

Asimismo, defendió que sigue vigente la idea de celebrar un referéndum para incluir en la Constitución francesa la preservación del medioambiente y la lucha contra la crisis climática, tal y como defiende el presidente Macron.

La Ley del Clima parte de la creación de una convención ciudadana creada por el propio presidente que estuvo formada por 150 personas elegidas por sorteo, que trabajaron 15 meses junto a representantes políticos, empresariales y de la sociedad civil.

El ecologismo es una tendencia al alza entre el electorado francés, como lo demostraron las elecciones municipales de 2020, con la conquista de la alcaldía en importantes ciudades, como Burdeos, y las europeas de 2019, en las que llegaron al 13 % de los votos.

Cambio climático
El redactor recomienda