Es noticia
Menú
Cómo lograr ciudades con desplazamientos de 15 minutos y territorios de 45
  1. Medioambiente
  2. Ciudad
Andando o en bicicleta

Cómo lograr ciudades con desplazamientos de 15 minutos y territorios de 45

El reto de la sostenibilidad urbana es lograr un entorno sano, seguro y confortable en el que la mayor parte de los servicios básicos estén a un cuarto de hora de desplazamiento

Foto: La movilidad sostenible contribuye a pacificar el tránsito (EFE/A.Ruiz)
La movilidad sostenible contribuye a pacificar el tránsito (EFE/A.Ruiz)

Ciudades cada vez más grandes, pensadas para circular en coche, fuente de contaminación y estrés que afectan a la salud de sus ciudadanos. Ollas que se calientan durante tórridos veranos. Ese modelo tiene una alternativa real y más saludable para sus habitantes y el medio ambiente. Son las ciudades de 15 minutos y los territorios de 45.

Las ciudades de 15 minutos son las que proporcionan y facilitan la vida de los ciudadanos. Ciudades descarbonizadas, de proximidad, en las que a 15 minutos andando o en bicicleta se tiene acceso a las seis necesidades básicas: habitar, trabajar, aprovisionarse, cuidarse, aprender y descansar.

Además de la proximidad para reducir el tiempo de sus quehaceres diarios, en el modelo de ciudad de 15 minutos se disminuyen las emisiones de CO2 originadas por el tráfico, los efectos nocivos de una vida sedentaria y la soledad no deseada.

Foto: La gran vÍa de Madrid (EFE)

En el modelo de ciudad pensada para las personas, el urbanismo se diseña para una vida más calmada, se reutilizan espacios públicos, la ciudad es para el uso y disfrute de los ciudadanos y hay interrelación con la naturaleza.

Además de cambiar el modelo de ciudad para que sea más habitable y sostenible, la dispersión de pequeños municipios en España ha llevado a plantear los Territorios de 45 minutos, en los que el acceso a las necesidades básicas se realice en ese tiempo.

Ciudades sostenibles: ciudades sanas

El Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social ha elaborado, con la participación de 50 expertos, una guía para hacer de las ciudades, lugares sostenibles diseñados para las personas.

Para lograr que el modelo de ciudad de 15 minutos tenga éxito y se mantengan en el tiempo es necesaria la sensibilización dentro del municipio, involucrar a distintos departamentos del ayuntamiento y a la ciudadanía y al final llegar a un Pacto Ciudad firmado por todos los partidos políticos locales.

Por eso, es necesario elaborar un mapa de la accesibilidad de los ciudadanos a sus funciones urbanas básicas, en el que se refleje qué zonas cumplen ya los requisitos de las ciudades de 15 minutos o territorios de 45 minutos y cuáles no.

El modelo no tiene una receta única, ya que cada ciudad parte de una situación diferente y requiere distintos ajustes

Una vez conocida la situación, mediante talleres mixtos con ciudadanos y técnicos se pueden analizar las necesidades, oportunidades y retos locales para implementar el modelo de manera local.

Para poner en marcha iniciativas que transformen la ciudad se aconseja empezar por proyectos piloto en aquellos lugares que más lo necesitan según el diagnóstico, para evitar generar o incrementar desigualdades en el territorio con la mejora de determinadas áreas. Hay que contar siempre con la participación activa de la ciudadanía y crear planes antidesplazamiento, que eviten posibles problemas de gentrificación. Y a partir de los proyectos piloto, establecer un plan de despliegue del modelo en el municipio.

placeholder Zona peatonal en el centro de Madrid (EFE/R.Jiménez)
Zona peatonal en el centro de Madrid (EFE/R.Jiménez)

En la guía se recogen proyectos ya en funcionamiento en ciudades como Melbourne (Australia), Portland (EEUU), París (Francia) o Singapur. Y ejemplos en España como Valencia, Vitoria o Alfaro (La Rioja).

Para que el modelo de 15 minutos funcione, las claves del éxito son tener una visión convincente y bien comunicada; la participación de las comunidades locales; poner el foco en evitar y disminuir las desigualdades; realizar inversiones y compaginar medidas duras y blandas.

En la planificación urbanística de este modelo de ciudad pensada para el ciudadano, se contemplan los usos mixtos del suelo, el uso flexible de espacios y edificios a lo largo del día y semana, la renaturalización y fomento de la biodiversidad, la igualdad y cohesión social, la reactivación de la economía local y la búsqueda del equilibrio territorial.

Foto: La arquitectura sostenible es una de las grandes protagonistas de la ciudad circular. (EFE) Opinión

Las ciudades de 15 minutos buscan también reverdecer los espacios públicos mediante zonas verdes de proximidad, recuperar parcelas vacías y espacios infrautilizados, y liberar espacio público ocupado por el automóvil privado para usos peatonales y el comercio local.

Numerosos estudios avalan la necesidad de contacto con la naturaleza para un correcto desarrollo vital de los niños y mayores, para la reducción del estrés o para fomentar la movilidad activa y uso del espacio público.

Sin embargo, las ciudades se han estructurado en torno a dos cuestiones fundamentales: la vivienda y el trabajo. Otras funciones como la educación, la salud física y mental, el ocio o la recreación aparecen como elementos secundarios. En pequeños municipios rurales, el acceso a estas funciones requiere además el uso del coche, lo que limita a determinados grupos de población.

Ciudades cada vez más grandes, pensadas para circular en coche, fuente de contaminación y estrés que afectan a la salud de sus ciudadanos. Ollas que se calientan durante tórridos veranos. Ese modelo tiene una alternativa real y más saludable para sus habitantes y el medio ambiente. Son las ciudades de 15 minutos y los territorios de 45.

Bicicleta Movilidad del futuro Descarbonizar ciudades
El redactor recomienda