Qué tiene que ver la cerveza que bebes con cuidar del río Jarama
  1. Medioambiente
  2. Agua
proyecto jarama

Qué tiene que ver la cerveza que bebes con cuidar del río Jarama

La cervecera Heineken pretende devolver a la Cuenca Media del Jarama una cantidad anual de agua cercana a los 500 millones de litros o el equivalente a dos mil millones de cañas de cerveza

Foto:  El Proyecto Jarama llevado a cabo por la cervecera, en colaboración con la Confederación Hidrográfica del Tajo y la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura. (Foto: cortesía)
El Proyecto Jarama llevado a cabo por la cervecera, en colaboración con la Confederación Hidrográfica del Tajo y la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura. (Foto: cortesía)

La Organización Meteorológica Mundial, junto a otras nueve instituciones internacionales, ha hecho un llamamiento urgente para pedir a los líderes políticos una acción integrada por el agua y el clima. La petición se hizo pública días antes de que comenzara la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP26, que tiene lugar estos días en Glasgow (Reino Unido). Por otra parte, la importancia del agua está recogida tanto en el ‘Green Deal’ europeo, así como en los ODS 2030 de la ONU: el número 6 habla de “garantizar la disponibilidad, su gestión sostenible y el saneamiento para todos”. Actualmente, su escasez afecta a más del 40% de la población global y es un problema acuciante en países como España, donde más del 75% del territorio está en riesgo de desertificación. En este sentido, las previsiones del World Resources Institute indican que nuestro país se encuentra en pronóstico de alto estrés hídrico, con posibles recortes agudos en el suministro en 2040.

Los recursos hídricos tienen un rol relevante en el proceso productivo del sector primario. De hecho, es fundamental en el entorno agroalimentario, que depende directamente del ciclo del agua y en el que el cambio de paradigma se hace más necesario que en ningún otro ámbito económico. Para lograrlo, los pasos que marcan las organizaciones especializadas en sostenibilidad son la disminución del consumo en la actividad, el reciclaje y depuración de las corrientes residuales, así como la regeneración, desinfección y recuperación de las mismas para su reutilización o para devolverlas a la naturaleza.

El Proyecto Jarama permite devolver a la Cuenca Media de este río una cantidad anual equivalente a dos mil millones de cañas de cerveza

En los últimos años, numerosas firmas del sector alimentario han impulsado la investigación en aras de preservar el ciclo del agua y han desarrollado sistemas cada vez más eficientes para conseguirlo. Un ejemplo procedente de una industria tan dependiente de este recurso como es la industria cervecera lo encontramos en el Proyecto Jarama desarrollado por Heineken España. Este plan, en colaboración con la Confederación Hidrográfica del Tajo y la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura de la Comunidad de Madrid, permite devolver a la Cuenca Media del Jarama una cantidad anual de agua cercana a los 500 millones de litros o “el equivalente a dos mil millones de cañas de cerveza”, apuntan desde la marca, estimación que cuenta con el aval de la Universidad Complutense de Madrid.

Algunas de las medidas que han permitido restituir el agua al Jarama son la eliminación de un tramo de 140 metros de dique artificial de hormigón que impedía el paso de esta en la margen izquierda del río o la repoblación de la zona con especies de flora autóctona, cedidas por la Consejería y provenientes del Centro Nacional de Recursos Genéticos Forestales El Serranillo, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Asimismo, para completar la reforma, se ha procedido a la retirada y el reciclado de plásticos y metales procedentes de diferentes estructuras, así como la eliminación de la vegetación exótica e invasora que existía en el área.

placeholder De izquierda a derecha: Antonio Yáñez Cidad, presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo; Paloma Martín, consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura de la Comunidad de Madrid; y Carmen Ponce, directora de Relaciones Corporativas de Heineken España. (Foto: cortesía)
De izquierda a derecha: Antonio Yáñez Cidad, presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo; Paloma Martín, consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura de la Comunidad de Madrid; y Carmen Ponce, directora de Relaciones Corporativas de Heineken España. (Foto: cortesía)

Para mejorar las condiciones generales de la zona, el proyecto incluye la creación de refugios para aves insectívoras y otras medidas específicas que benefician la biodiversidad, dado que se ubica en un área de alto valor natural, histórico y cultural de Madrid. Entre sus atractivos destacan restos de patrimonio romano, visigodo y medieval, además de enclaves verdes como las Lagunas de Belvis. En este ecosistema acuático se puede encontrar una amplia muestra de vegetación de ribera, como álamos, chopos, fresnos, sauces o tarayes, además de una rica representación de la fauna autóctona: corzos, garzas reales, aguilucho lagunero, martín pescador o galápago leproso, entre otras.

Similares a la iniciativa emprendida en la capital, la cervecera también ha desarrollado iniciativas de compensación hídrica en Andalucía y la Comunidad Valenciana. En la primera región, el proyecto Doñana consiguió en 2018 que Heineken fuera el primer grupo cervecero en nuestro país, según reconoce la marca, en devolver toda el agua que contienen sus bebidas elaboradas en la comunidad andaluza, cifrada en más de 1.000 millones de litros al año, acreditados por la Universidad de Granada. Mientras que en la región levantina, la cifra es de 400 millones de litros devueltos, que se corresponden con el total utilizado en ese territorio, cifra avalada en este caso por la Universidad Politécnica de Valencia.

Para elaborar un litro de cerveza se emplean 3,37 de agua. Una cifra que Heineken quiere reducir a 2,6 en 2030

Estos planes permiten a la cervecera lograr este mismo año su objetivo de balance hídrico neutro en España. De este modo, "con el Proyecto Jarama conseguiremos devolver toda el agua que contienen nuestras cervezas elaboradas en España, tras haber alcanzado ya estos objetivos en Andalucía y la Comunidad Valenciana, donde se ubican nuestras tres otras fábricas", explican desde Heineken.

Además, el grupo cervecero ha conseguido reducir "más de un 31% su consumo en fábricas respecto al año 2008", según indican fuentes de la empresa. En la actualidad se emplean 3,37 litros de agua para elaborar un litro de cerveza. Una cifra que la compañía se ha comprometido a reducir: “en 2030 queremos que esta cantidad se limite a 2,6 litros”. Desglosando los usos de esa agua, 1,87 litros se emplean para labores de limpieza y mantenimiento, que, según confirman desde Heineken, "ya depuramos el 100% de esta agua para devolverla a su origen". Sin embargo, hay un litro y medio que no puede tratarse: medio litro se evapora y el litro restante se queda dentro de la botella. "Son estos 1,5 litros los que nos hemos comprometido a devolver íntegramente a las cuencas de los ríos que nutren a nuestras cuatro fábricas en España, con soluciones basadas en la naturaleza", concluyen desde la cervecera.

Cerveza Confederación Hidrográfica del Tajo ECBrands