Los salmones luchan por volver a los ríos de los Picos de Europa
  1. Medioambiente
  2. Agua
Ante el obstáculo de las presas

Los salmones luchan por volver a los ríos de los Picos de Europa

Los saltos de agua y las presas frenan a estos peces en su largo viaje desde el mar a las cabeceras de los ríos donde nacieron para intentar reproducirse allí

Foto: Un salmón intentando superar un salto de agua. (EFE)
Un salmón intentando superar un salto de agua. (EFE)

El salmón Atlántico es una especie marina y de aguas dulces. En esta época, entre octubre y noviembre, los adultos regresan a las aguas donde nacieron para desovar. Cada año, en Unquera, al oeste de Cantabria, los salmones recuerdan su camino aguas arriba del río Deva hasta su nacimiento en Fuente Dé, dentro del Parque Nacional de Picos de Europa.

Estos peces remontan las aguas del Deva hasta que a 40 kilómetros alcanzan unas presas que les impiden el paso y les obligan a desovar muy lejos de donde solían hacerlo sus antepasados. Las presas de Potes y Ojedo se demolieron la semana pasada, facilitando el paso de los salmones, truchas, reos y anguilas que prefieren las aguas de alta montaña para poner los huevos de la siguiente generación.

Además de a los salmones, los obstáculos también afectan a otros peces como truchas y reos que remontan los ríos para reproducirse

Los nuevos alevines de salmón nacidos en primavera estarán dos años en el río, creciendo y cogiendo fuerzas para volver al mar y emprender el largo viaje que le llevará hasta el Mar del Norte donde viven entre cuatro y cinco años, momento en el que regresan a las aguas dulces del Deva y del Cares, su principal afluente, para desovar donde nacieron. En España hay 32 cuencas salmoneras, y las dos con mayor riqueza de ejemplares son las del Sella y Deva-Cares, en Picos de Europa.

Foto: Truchas que, isn saberlo, podrían estar ingiriendo metanfetamina. (Unsplash/@johnwernerphotography)

El salmón atlántico es una especie catalogada como prioritaria dentro de la Red Natura 2000. Las cuencas del norte peninsular son la zona más al sur del límite de su distribución, y al ser una especie que migra de agua dulce a agua salada, uno de sus principales problemas son los obstáculos, como azudes o presas, nos cuenta Pepe Barquín, profesor del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria. “Los obstáculos marcan en el límite de distribución en el río, porque si hay una presa o azud con más de un metro de altura, el salmón no va a poder pasarlos”, explica.

placeholder Los saltos de agua se elevan en el río como muros infranqueables. (EFE)
Los saltos de agua se elevan en el río como muros infranqueables. (EFE)

En algunas de las presas ya se han habilitado pasos para peces y escalas por las que pueden subir. “Algunas se hicieron hace muchos años y se han quedado obsoletas y no funcionan”, añade Barquín, que participa en el proyecto Life Divaqua, que contempla el derribo de presas en desuso que se empleaban en ferrerías o molinos y la mejora de los pasos de peces en las que todavía se utilizan para riego o para producción hidráulica.

El cambio climático: un problema añadido

Otra de las amenazas a las que se enfrenta el salmón son los cambios en los ciclos del agua, por sequía, olas de calor con subidas de la temperatura del agua, o crecidas de agua en invierno que provocan la pérdida de huevos. “Una población pequeña es más vulnerable a estos cambios, y por eso es muy importante el ajuste entre el ciclo de vida del salmón y el ciclo hidrológico y climático. El cambio climático nos preocupa muchísimo, porque desajusta el tiempo del salmón para crecer y desovar, con los regímenes de perturbaciones de sequías y crecidas que ya les está afectando y les va a afectar más en el futuro”, comenta Barquín.

Foto: Los sonidos del bosque junto a los cauces de agua son únicos. (Unsplash)

“Al estar en el límite de distribución sur, son las poblaciones más vulnerables al cambio climático y deberíamos cuidarlas muchísimo más en el norte de España”, añade el profesor del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria. “Es nuestra pequeña joya de los ríos”, apunta.

Las poblaciones de salmón presentan datos dramáticos de descenso continuado. La Unión Europea considera la situación del salmón “desfavorable”. En 1991 se capturaron 602 salmones en los ríos cántabros, y 10 años después la cifra había caído hasta los 261. Salvo años excepcionales como en 2008, cuando se registraron 316 capturas, todos los años van a la baja. En 2020 solo hubo 57 capturas de salmón en los ríos cántabros.

placeholder Captura de salmones para su posterior suelta aguas arriba. (Life Divaqua)
Captura de salmones para su posterior suelta aguas arriba. (Life Divaqua)

“Probablemente veremos extinguirse al salmón atlántico en nuestros ríos, si no hacemos nada”, advierte Barquín. Además de los obstáculos, tenemos problemas de calidad del agua y de sedimentos para que los huevos no se pierdan, ya que toda la vegetación de ribera, la agricultura y la ganadería influyen en las especies acuáticas.

Noel Quevedo, de Red Cambera, nos cuenta que desde el proyecto Life Divaqua trabajan en los ríos Duje, Deva, Cares y Sella, así como en turberas, abrevaderos, bebederos, lagos y lagunas de montaña y manantiales del entorno de Picos de Europa, para primero conocer la distribución de especies de interés comunitario entre las que se encuentra el salmón atlántico, así como de especies patógenas y especies invasoras.

En el proyecto participan el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria, el Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC, los Gobiernos de Asturias, Cantabria y la Junta de Castilla y León y Red Cambera, entre otros.

placeholder Desbordamiento del río Sella a su paso por Santianes, en Asturias. (EFE)
Desbordamiento del río Sella a su paso por Santianes, en Asturias. (EFE)

El objetivo final del proyecto es la restauración de los ecosistemas acuáticos de la Red Natura 2000 en el Parque Nacional de los Picos de Europa y su entorno, mejorando el estado de conservación de los hábitats acuáticos y especies de interés comunitario, explica Quevedo. Después de las demoliciones de los azudes situados en los ríos Deva y Bullón, la siguiente intervención será la permeabilización y mejora de las escalas para peces en los ríos Sella y Deva.

Foto: Foto: Unsplash/@snowscat

Además, en primavera y en verano, se han realizado caracterizaciones de los ecosistemas acuáticos para determinar la calidad de agua, inventariado infraestructuras y obstáculos en el agua, y muestreos para inventariar todos los seres vivos y bacterias presentes. Mucho trabajo para conservar una especie emblemática de nuestros ríos: el salmón atlántico.

Agua
El redactor recomienda