¿Qué está pasando en el Mar Menor? La bolsa anóxica que ahoga a miles de peces en Murcia
  1. Medioambiente
  2. Agua
degradación ambiental

¿Qué está pasando en el Mar Menor? La bolsa anóxica que ahoga a miles de peces en Murcia

El ecosistema de rica biodiversidad del Mar Menor, la mayor albufera de Europa, sigue degradándose por los continuos vertidos ricos en nutrientes que cambian las condiciones imperantes en el agua

placeholder Foto: Imagen satelital de la laguna de agua salada del Mar Menor (Sentinel)
Imagen satelital de la laguna de agua salada del Mar Menor (Sentinel)

Las orillas del Mar Menor se tiñen de nuevo de miles de peces muertos dos años después de que en octubre de 2019 'colapsaran' sus aguas por la contaminación extra que supuso el paso de una DANA, pero lo cierto es que no se trata de un episodio aislado, sino de un desastre medioambiental que va haciéndose más grande y evidente con el paso del tiempo hasta el punto de colmar el vaso llegado el momento. A pesar de que el Mar Menor, la que es la albufera de agua salada más grande de Europa, es un espacio donde confluyen hasta "10 figuras de protección ambiental" entre las que se encuentra el estatus de Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM), la calidad del agua de esta laguna que solo está conectada con el mar Mediterráneo en contados puntos suele verse alterada con facilidad debido a diversas causas que han favorecido que la bolsa anóxica que se ha creado bajo el agua sea visible desde las alturas.

La "rica" biodiversidad de especies marinas y terrestres que conviven en el Mar Menor, entre las que destacan por ejemplo el farfet, "un pez exclusivo del Mediterráneo español en serio peligro de extinción", de acuerdo con lo que informa la Región de Murcia en el sitio web Canal Mar Menor, se ve amenazada por diversos factores que alteran cíclicamente la calidad de sus aguas. Las cinco toneladas de peces y crustáceos muertos que se han recogido de forma estimada estos días y que han obligado a cerrar varias playas de Cartagena desde el pasado viernes —arenales que permanecerán blindados hasta que no haya presencia de ejemplares sin vida en sus orillas y los últimos análisis realizados garanticen que "el agua es apta para el baño", informan desde el Ayuntamiento de Cartagena— se deben a la falta de oxígeno en el agua que provoca un exceso de nutrientes por los vertidos continuos de explotaciones de regadío de la agricultura intensiva en el Campo de Cartagena, lo que favorece el crecimiento de algas que consumen mucho más oxígeno, por lo que al resto de especies no les queda forma de vida posible.

Foto: Retirada de peces muertos en el Mar Menor. (Reuters)

En sintonía con lo que muestran los parámetros del servidor de datos científicos del Mar Menor sobre el estado del agua, la turbidez y la clorofila ha aumentado en la albufera durante las últimas semanas al mismo tiempo que han disminuido los niveles de oxígeno. Esas son las primeras causas a las que se ha apuntado para dar explicación a lo ocurrido, aunque desde el Instituto Español de Oceanografía (IEO) no descartaron desde un principio que este nuevo episodio de mortalidad de fauna en el Mar Menor pudiera estar influenciado también por la temperatura del agua. Aunque se conoce que los organismos que habitan en este tipo de ecosistemas lagunares están "especialmente" adaptados a los cambios ambientales bruscos, "la alteración previa que sufre el Mar Menor por una eutrofización, promovida por la entrada de nutrientes a través de aguas superficiales o subterráneas", disminuye la resiliencia de las especies al estrés térmico u a otros factores.

La mayor presencia de algas en las aguas del Mar Menor impide también que la luz pueda viajar hasta el fondo marino con su consiguiente deterioro. "La mortalidad se ha producido en animales pertenecientes a una amplia variedad de especies que desarrollan su actividad en el fondo o muy cerca del mismo, pero de talla predominantemente pequeña con menor capacidad de escape y, por tanto, más vulnerables frente a factores de estrés como la temperatura, la anoxia o la toxicidad de algún tipo de elemento contaminante", explicaron asimismo en el IEO hace unos días en relación con la bolsa anóxica del mar Menor.

Nitratos "para vertir durante 50 años"

A la espera de ver si se producen avances o no en el dragado de la gola de Marchamalo, un pequeño canal artificial de conexión entre el Mar Menor y el Mediterráneo, con la idea de facilitar que se oxigene el agua de la laguna como ha propuesto el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, el Ejecutivo murciano ha prometido que prohibirá por decreto ley los vertidos al Mar Menor por la rambla cartagenera del Albujón, cuyo caudal se descarga en el Mar Menor, para obligar al Gobierno central a eliminarlos. Sin embargo, el enfoque de dragar la gola de Marchamalo es para el Colegio Oficial de Biólogos de la Región de Murcia "contrario a evidencia científica" y una "temeridad", ya que una mayor apertura de esta gola podría modificar aún más las condiciones ambientales imperantes en la albufera en estos momentos, por lo que el Mar Menor dejaría de ser "un mar interior, hipertermo e hipersalino".

A pesar de que la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medioambiente ordenó este domingo la restitución de 940 hectáreas de regadío ilegal en el entorno del Mar Menor, para el Ejecutivo murciano los vertidos que deriva la rambla del Albujón proceden del nivel freático del acuífero de la época cuaternaria al estar ya los agrícolas prohibidos por ley, pues este acuífero "contiene nitratos para estar vertiéndolos durante 50 años", por lo que es necesario sacarle el agua con bombeos, un filtrado que también ha traído polémica estos días a causa de haber estado detenido por una supuesta avería que en teoría fue reparada este lunes.

Según declaraciones de López Miras recogidas por la agencia Efe, ese acuífero vierte cada día 30 millones de litros de agua dulce y 5.000 kilos de nutrientes al Mar Menor, por lo que la única solución es frenar su llegada, dado que están prohibidos los pozos con los que antes se extraía agua para regar los cultivos de la comarca del Campo de Cartagena. Para el Colegio de Biólogos de la Región de Murcia, la degradación ambiental de "tipo eutrófico" que sufre el Mar Menor desde hace décadas es atribuible "sin ninguna duda a la actividad humana, en concreto a la agricultura, minería, pesca y turismo localizada en el entorno del Mar Menor y que es la causa de las modificaciones en la biodiversidad y en la disminución de la calidad ambiental".

Murcia
El redactor recomienda