Es noticia
Menú
La nueva víctima del calentamiento global: tu capacidad para enfriarte
  1. Medioambiente
Limitar la temperatura 1,5 grados

La nueva víctima del calentamiento global: tu capacidad para enfriarte

Los lugares más afectados están en el sur, sureste y este de Asia, zonas donde proliferan deltas en proceso de hundimiento y llanuras costeras aluviales

Foto: Las regiones tropicales podrían alcanzar en los próximos años “eventos de calor extremo” que excederían el límite de seguridad (Unsplash)
Las regiones tropicales podrían alcanzar en los próximos años “eventos de calor extremo” que excederían el límite de seguridad (Unsplash)

La regulación de la temperatura corporal, tanto de animales como vegetales, es fundamental para nuestra supervivencia. Cambios minúsculos pueden hacer que poblaciones enteras de determinadas especies desaparezcan (un ejemplo muy claro es el coral, cada día más escaso). Queramos o no, nosotros también somos animales, y logramos llevar a cabo este control de nuestra temperatura gracias, por una parte, a las prendas de abrigo cuando hace frío y a la segregación de sudor cuando hace calor.

Aunque es una explicación muy básica, el proceso de enfriamiento gracias al sudor se basa en que el líquido 'desea' evaporarse y cambiar de estado, y para ello absorbe calor de un material más denso (nuestra piel). Es lo mismo que si nos ponemos colonia y soplamos o, a grandes rasgos, cómo funciona una nevera.

Pero ahora un trabajo de la Universidad de Princeton en Estados Unidos advierte de que la habilidad del ser humano para “refrigerar” su cuerpo está influenciada por una serie de condiciones determinadas de temperatura y humedad. Los expertos abogan por la existencia de un límite de supervivencia, más allá del cual una persona es incapaz de regular correctamente su temperatura corporal. Este umbral se supera cuando el llamado Termómetro de Globo de Bulbo Húmedo (WBGT) señala que la temperatura y humedad del aire está por encima de los 35 grados.

Debido al contexto actual de calentamiento global, los autores del informe advierten de que las regiones tropicales podrían alcanzar en los próximos años “eventos de calor extremo” que excederían el límite de seguridad. Esto podría evitarse si se consiguiera controlar la subida de la temperatura del planeta a un máximo de 1,5 grados, lo que frenaría el ascenso del nivel del mar, tan peligroso para las zonas costeras.

Foto: Foto: NASA.

Una serie de simulaciones de modelos numéricos y observaciones encabezadas por el experto Yi Zhang, comprobaron de qué forma influiría el aumento de temperatura en el futuro, sobre los límites que sobrepasaran el WBGT. A raíz de esta valoración concluyeron que los trópicos no deberían sufrir episodios de “calor extremo” que “excedan el límite de supervivencia humana”.

Superando el registro del IPCC

Un aumento menor de esa temperatura de 1,5 que habría que mantener, podría provocar, en palabras de los investigadores recogidas por EFE, “serias consecuencias” para la salud. Por ello, recomiendan la puesta en marcha de más estudios que respalden el de la Universidad de Princeton.

Los trópicos no deberían sufrir episodios de calor extremo

De momento, hay una segunda investigación, encabezada por la Universidad de East Anglia (Reino Unido), que advierte que las poblaciones costeras están registrando un crecimiento relativo del nivel del mar cuatro veces superior al de la media global. Estas cuentas superan las cifras referidas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), ya que, por primera vez, han combinado el estudio del aumento global del nivel del mar con datos sobre la velocidad del hundimiento terrestre.

El informe arroja que el nivel del mar en las zonas costeras habitadas ha aumentado entre 7,8 y 9,9 milímetros de media al año en los últimos veinte años, frente a los 2,6 milímetros de media global. De estos lugares, los más afectados se localizan en el sur, sureste y este de Asia, zonas donde proliferan deltas en proceso de hundimiento y llanuras costeras aluviales.

La regulación de la temperatura corporal, tanto de animales como vegetales, es fundamental para nuestra supervivencia. Cambios minúsculos pueden hacer que poblaciones enteras de determinadas especies desaparezcan (un ejemplo muy claro es el coral, cada día más escaso). Queramos o no, nosotros también somos animales, y logramos llevar a cabo este control de nuestra temperatura gracias, por una parte, a las prendas de abrigo cuando hace frío y a la segregación de sudor cuando hace calor.

El redactor recomienda