Así funciona la Lotería del Niño, un poco más aburrida, un poco más de reintegros
  1. Lotería Niño
6 de enero, día de Reyes

Así funciona la Lotería del Niño, un poco más aburrida, un poco más de reintegros

Se celebra cada año el 6 de enero, día de Reyes, pero no levanta tanta pasión como lo hace el sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad. Aun así, es el segundo sorteo en importancia de la Lotería Nacional

Foto: Tradicional sorteo extraordinario del niño (EFE)
Tradicional sorteo extraordinario del niño (EFE)

"Le diste una segunda oportunidad al yoga... a las nuevas tecnologías... a tu cuñado (...). ¿Cómo no se la ibas a dar a tus sueños?". Este año, el sorteo de la Lotería del Niño viene bajo el lema de las 'segundas oportunidades', como dicen en el anuncio especial de Loterías y Apuestas del Estado. Y lo cierto es que para muchos este sorteo sirve como esa segunda oportunidad, esa segunda bala para intentar llevarse un puñado de euros al bolsillo con el que 'tapar agujeros'. Tras la Lotería de Navidad, los que ganaron celebran, los que no lo hicimos... esperamos. Y muchos depositan la esperanza que les queda en los juegos de azar en el sorteo extraordinario que se celebra cada año el día de Reyes, el 6 de enero: el sorteo del Niño.

Ahora bien, para los amantes de la Lotería de Navidad este sorteo puede sonar un poco 'marciano', porque poco o nada tiene que ver con el del día 22 de diciembre. El sorteo navideño funciona con dos bombos, uno grande y otro pequeño: en el grande están las bolas de los 100.000 números que pueden salir premiados; en el pequeño, los más de 1.800 premios que se reparten, entre Gordo, otros grandes premios y pedrea. Las bolas salen de los bombos, los niños de San Ildefonso las recogen... y las cantan. Y ahí es cuando suenan los tan repetidos "¡Mil euros!", o el ansiadísimo "¡Cuatro millones de euros!" que, este año, hizo llorar a las encargadas de sacarlo, Yanisse y Paula, antes de tener un emotivo y espontáneo diálogo en el que acabaron declarándose su amor de amigas.

No obstante, el sorteo del Niño no funciona igual. En este caso, se emplean un total de cinco bombos, uno para cada una de las cinco cifras que componen el número afortunado. De cada bombo se extrae una bola, que se corresponde con, respectivamente, la decena de millar, unidad de millar, centena, decena y unidad, así hasta formar las combinaciones afortunadas. Es decir, en cada uno de los cinco bombos solo hay diez posibilidades: cualquier número entre el 0 y el 9. Sin embargo, en este sorteo no solo se extraen combinaciones de cinco cifras, sino que hay algunas con menos cifras.

El sorteo arranca con las extracciones de dos cifras, para seguir con las de tres y las de cuatro. Una vez terminadas, se cantan el tercero, segundo y primer premio, en este orden, de modo que el 'gordo' del sorteo es el último en conocerse. A este se le suman otros dos números, de un solo dígito cada uno, los reintegros, que se suman al reintegro que implica ya el primer premio, es decir, su terminación. La terminación 0 es, por alguna razón inexplicable, la más repetida en la historia de este sorteo.

Foto: El primer premio del niño, el 19.570, vendido en Gran Canaria y Tenerife (EFE)

¿Cuáles son los premios de la Lotería del Niño?

Los grandes de este día son tres, frente a los cinco premios importantes de la Lotería de Navidad: el tercero, el menos jugoso de los grandes, reparte 25.000 euros por décimo premiado; el segundo, por su parte, es el triple de este y cada boleto con la numeración que corresponda a éste se lleva 75.000 euros. El mayor de los tres, el Gordo del Niño, entrega un total de 200.000 euros por cada décimo. A estos se les suman las extracciones de dos, tres y cuatro cifras, que se llevan premios mucho menores, por debajo de los mil euros, y también las aproximaciones y los reintegros, que también reparten al estilo de la pedrea.

Si bien suelen ser niños los que cantan también estos premios, a causa de la pandemia en 2021 es modificó esta tradición y la Lotería del Niño fue cantada exclusivamente por adultos, enfundados en guantes de látex y sin quitarse la mascarilla en el pequeño salón de sorteos Loterías y Apuestas del Estado. Teniendo en cuesta y esto y la duración del mismo, que roza la media hora, frente a las cerca de cuatro horas del sorteo de la Lotería de Navidad, el sorteo del día de Reyes es mucho menos entretenido que el del 22 de diciembre, sin apenas incidencias, ni anécdotas que recordar, ni nerviosas criaturas riéndose de los nervios, llorando y declarándose amor fraternal a sus compañeros al cantar los premios. Un poco más aburrido, sí. ¿Pero con más premios?

Técnicamente no, el número de premios y el dinero que se reparte es inferior a lo que se entrega en la Lotería de Navidad... pero sí es más fácil que a uno le toque algo, aunque sea mínimamente, en este sorteo. Y aquí la responsabilidad es de los reintegros: el Sorteo del Niño triplica la cantidad de premios destinados a los reintegros, 37.812 números entre los 100.000 de cada serie, mientras que en Navidad es mucho menor. ¿Qué se necesita entonces para ganar? Como en todo, algo de suerte.

El redactor recomienda